En alza. Un aluvión de compras chinas en EE.UU. llevó al precio del maíz a lo más alto en 7 años y medio



El valor del cereal trepó más del 2% en el mercado estadounidense Fuente: AP – Crédito: Richard Drew

Si bien buena parte de los operadores daba por descontado que China seguiría activo en la compra de maíz estadounidense, ninguno hubiera dado crédito en el inicio de la semana a la posibilidad de llegar al viernes con negocios confirmados hacia ese destino por 5.848.000 toneladas, sobre un total de nuevas ventas relevadas desde el martes por 6.164.400 toneladas.

Pues, eso fue lo que sucedió. En forma sucesiva desde la segunda rueda de la semana, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) confirmó ventas a China por 1.360.000 toneladas; por 680.000 toneladas; por 1.700.000 toneladas, y por 2.108.000 toneladas.

Esa última operación reportada hoy resultó la segunda más importante histórica para una jornada, solo detrás de una compra de la Unión Soviética del 1º de septiembre de 1991 -pocos meses antes de la disolución del bloque- por 3,72 millones de toneladas, según señaló Karen Braun, columnista sobre el mercado agrícola de la agencia Thomson Reuters.

La noticia impactó en las volátiles pizarras de la Bolsa de Chicago, donde el precio del maíz marcó un nuevo pico desde mediados de julio de 2013, al ganar un 2,4% luego de pasar de 210,42 a 215,34 dólares por tonelada. Así, en la semana el contrato marzo del cereal aumentó un 9,3% desde los 197,04 dólares vigentes el viernes anterior. Vale recordar que el valor récord del maíz es de 327,25 dólares por tonelada y se alcanzó el 21 de agosto de 2012.

Con el abundante volumen de maíz comercializado durante la semana, el mercado cuenta con más fundamentos propios (los fondos de inversión especuladores no siempre van detrás de las lógicas del mercado agrícola) para prolongar la firmeza de las cotizaciones internacionales del cereal.

Ayer, en su informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos -contemplaron el período del 15 al 21 de enero-, el USDA relevó negocios por 1.850.300 toneladas de maíz. Con ese volumen, que resultó un 61% mayor al promedio de las cuatro semanas precedentes, el volumen total comercializado en lo que va del ciclo comercial 2020/2021 (comenzó el 1º de septiembre) totalizó 48.670.000 toneladas.

Pero si se le suman las 6.164.400 toneladas confirmadas por el organismo entre el martes y hoy, lo comprometido crece hasta las 54.834.400 toneladas, equivalentes al 84,7% del objetivo de ventas externas estimado para la campaña que finaliza el 31 de agosto, de 64,77 millones de toneladas.

Con las compras hechas esta semana se estima que China adquirió poco más de 17,70 millones de toneladas de maíz 2020/2021 de los Estados Unidos. Y más allá de que dicha cifra pueda variar por eventuales cancelaciones o por negocios nominados hacia “destinos desconocidos” que podrían terminar en puertos chinos, ese volumen ya supera los 17,50 millones de toneladas que el USDA proyectó en enero como importaciones de China -desde todos los orígenes- para el actual ciclo comercial. Inexorablemente, el organismo deberá recalcular esa cifra en su próximo informe mensual de estimaciones agrícolas, que será publicado el 9 de febrero.

Esta nueva faceta de China como gran importador de maíz -ya supera en volumen a clásicos referentes de las compras como México y Japón- fue anticipada a LA NACION en noviembre último por Charlie Sernatinger, jefe global de Futuros de Granos de ED&M Man Capital Markets, cuando explicó que desde hace unos cinco años el gobierno chino se planteó la necesidad de reducir las reservas estratégicas del cereal, que habían llegado a un nivel muy elevado, y lo hizo mediante una mayor demanda de su incipiente industria de etanol y con medidas de fomento para que los agricultores sembraran soja en lugar de maíz. “Parece que tuvieron éxito, pero deprimieron sus existencias más allá de lo conveniente. Al mismo tiempo, se da la recomposición de su rodeo de cerdos, lo que genera una mayor demanda de alimento. Considero que China será importador de maíz durante varios años”, estimó entonces el especialista.

Cabe tener en cuenta que durante la campaña anterior las compras chinas de maíz totalizaron 7,60 millones de toneladas, por lo que el salto hasta los más de 17 millones actuales resulta notorio y no pasa desapercibido para los precios que, además de subir en Chicago, también crecen en el mercado doméstico, donde la posición abril en el Matba Rofex, que marca la entrada de la nueva cosecha en el circuito comercial cerró hoy en 204,10 dólares por tonelada, un 38,4% arriba de los 147,50 dólares vigentes un año atrás.

En una campaña gruesa que en el nivel local evoluciona con sensaciones encontradas, por la bonanza de los precios y por las complejidades aportadas por el clima, la oportunidad de capturar valores a través de las herramientas del mercado de futuros y opciones -permiten fijar pisos y quedar abiertos para usufructuar eventuales mayores subas- aparece como una chance a no desaprovechar por los productores. Para los que tuvieron la gracia del clima en sus regiones agrícolas, los valores actuales, impensados pocos meses atrás, brindan la posibilidad de cerrar números positivos para el ciclo comercial 2020/2021. Mientras que para aquellos que padecieron la sequía y los rindes de sus cultivos serán irremediablemente inferiores a los esperados, los precios vigentes les permitirán asegurar márgenes similares a los que proyectaron pese a esa caída en los volúmenes estimados.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *