El Gobierno espera una gran cantidad de vacunas y se prepara para “exigir” al plan de vacunación



El presidente Alberto Fernández anunciará mañana junto a su par mexicano, Andrés Manuel López Obrador, la salida del primer embarque de vacunas de AstraZeneca rumbo a la Argentina. Así, antes de que termine la semana, se completará el arribo de aproximadamente 4.000.000 de dosis.

En medio de la preocupación por el crecimiento sostenido de contagios –hoy se registran 417 nuevas muertes y 22.651 casos–, por primera vez desde que comenzó la pandemia, según advirtió un importante funcionario con despacho en la Casa Rosada, el Gobierno estará en condiciones de “exigir” al plan de vacunación que está en marcha.

Cerca de las 9, el Presidente participará de la conferencia de prensa que todos los días protagoniza el mandatario mexicano, conocidas como “las mañaneras”. Será, según dijeron fuentes oficiales, el momento en el que contarán que las vacunas, cuyo principio activo se produjo en nuestro país según el contrato que se firmó en noviembre último, están “liberadas”, según la palabra que eligieron cerca del Presidente.

Vizzotti y Nicolini

En México se encuentran la ministra de Salud, Carla Vizzotti, y la asesora presidencial Cecilia Nicolini –las dos funcionarias responsables de la provisión de vacunas–, quienes viajaron hace dos días para hacer un seguimiento del proceso de liberación de dosis AstraZeneca.

Si bien no se informó oficialmente, el número de dosis en el primer embarque podría ser de dos millones. Se suman a las dos partidas que hoy llegará al Aeropuerto Internacional de Ezeiza: una, de 843.600 dosis de AstraZeneca desde Estados Unidos, y otra, desde Rusia, con 609.965 dosis del componente 1 de la Sputnik V.

Ayer arribaron otras 204.000 dosis de AstraZeneca distribuidas a través del mecanismo Covax. Además, hoy se anunció que despegó un nuevo avión rumbo a Moscú que traerá unas 500.000 vacunas más. “Con esto le vamos a dar un fuerte impulso al plan de vacunación”, explicaron fuentes oficiales.

“Esta semana estamos llegando al 20% de la población vacunada al menos con una dosis. Se está haciendo una tarea muy importante, no solo el Gobierno encabezando las negociaciones y trayendo vacunas, sino la comunidad en su conjunto, que en su mayoría respeta las tareas de cuidado”, resaltó el jefe de gabinete, Santiago Cafiero.

La llegada de las nuevas dosis se da tras una semana en la que se alcanzó el récord de 1.146.638 vacunaciones aplicadas en todo el país. Según datos oficiales, el lunes 17 de mayo se realizaron 190.538 inoculaciones; el martes, 190.557; el miércoles, 165.596; el jueves, 209.261; el viernes, 199.877; el sábado, 108.891; y ayer, domingo, 81.918.

“Podemos vacunar a más de 4.000.000 de personas por mes”, anticiparon cerca del jefe del Estado. En la Casa Rosada se ilusionan con la posibilidad de “inundar” de dosis las provincias y así dejar atrás las críticas por los magros resultados que consiguieron hasta ahora.

Mientras, tanto el Presidente como los principales funcionarios del gabinete siguieron atentamente el comportamiento social en el comienzo de la nueva cuarentena durante el fin de semana extralargo por los feriados. La evaluación de los primeros días fue “positiva”.

Desde temprano, desde la quinta presidencial de Olivos, Fernández se comunicó con Cafiero, con la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, y con el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello, entre otros, para monitorear el cumplimiento de las restricciones. Un dato que buscaron resaltar desde temprano fue que en la ciudad y el Gran Buenos Aires la circulación cayó el 60 por ciento.

Sabina Frederic y Alberto Fernández

En esto tuvieron mucho que ver los retenes en los ingresos y egresos de la Capital, que desalentaron cualquier movimiento entre jurisdicciones.

Si bien aún es muy pronto para definir cómo seguirá la cuarentena, en el gobierno nacional analizan la posibilidad de continuar con las restricciones más fuertes durante los fines de semana. La cercanía del invierno, aseguraron en el entorno del Presidente, complicará aún más la situación sanitaria.

“Lo que viene para adelante no lo sabe nadie, pero lo que queremos es cerrar siempre lo menos posible y que menos afecte la economía”, se sinceró uno de los hombres de máxima confianza del mandatario.

Es por eso que los fines de semana aparecen como la opción “menos mala”, ya que no se afecta la actividad productiva y ataca directamente el principal foco de contagio, las reuniones sociales. Por ahora, todo se mantiene como está previsto. El 30 finalizará el aislamiento estricto y comenzará una nueva etapa con mayores libertades. Entre ellas, el regreso a clases de los alumnos.

Conocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *