El Gobierno busca un acuerdo de precios con las grandes empresas de insumos, pero encuentra resistencias


En el Gobierno dicen que la posibilidad de cerrar un acuerdo de precios con las empresas más grandes del país, aquellas dedicadas a producir insumos como el acero, el cemento, el aluminio o el plástico, está avanzada. Tanto, que aseguran que esta semana se sellaría.

Hay apuro. La secretaria de Comercio Interior, Paula Español, llamó en las últimas horas a las cementeras para buscar consenso. Incluso pidió que pusieran en las bolsas de cemento el precio sugerido, algo que ya había reclamado a las alimenticias semanas atrás en otro convenio que pretende cerrar: el de 100 alimentos básicos.

Entre las cámaras sectoriales, e incluso entre sus firmas, dicen que esa posibilidad no está todavía muy pulida. Nadie niega que el Gobierno tocara sus puertas, pero no hay –aún– definiciones sobre el congelamiento, dicen. En las grandes empresas de insumos aparece la buena voluntad de acompañar, pero dudan sobre la eficacia de la herramienta, sobre todo a la hora de hablar del consumidor final.

Un borrador al que accedió LA NACION ya recorre las manos de las firmas privadas de estos sectores hace días. “Compromiso productivo sobre estabilidad de precios”, lleva como título. “Atentos a las presiones sobre los precios que impone la recuperación económica, sumada a la tensión que acompaña un escenario internacional marcado por el alza de precios de insumos difundidos en todas las cadenas de valor y considerando la importancia que estos productos tienen en el desempeño y potencial de la industria nacional, las cámaras y empresas y el ministerio firman el compromiso que establece que una serie de bienes intermedios como el acero, el aluminio, la madera, el papel, el cuero, los textiles, piezas metalmecánicas y maquinaria, entre otros detallados en el anexo que acompaña este compromiso, mantendrán los precios que tenían al 31/03/2021 y los sostendrán hasta el 31/10/2021”, se lee en el borrador que vio este medio.

El anexo no contiene los insumos, pero fuentes oficiales, en cambio, contaron que el foco está principalmente en cemento, acero, aluminio y petroquímica (plástico). El congelamiento es similar al firmado la semana pasada con los electrónicos y electrodomésticos. Con precios de abril y hasta después de las elecciones. El borrador, como en ese acuerdo, incluye que haya “ajustes mensuales” desde junio sobre la base de modificaciones del tipo de cambio.

“A su vez, las cámaras asumen el compromiso de arbitrar los esfuerzos para garantizar la provisión plena de estos bienes en los meses subsiguientes, cuidando cantidades y calidades de la oferta demandada”, estima, y agrega: “A estos efectos, las cámaras y el ministerio se comprometen a evaluar mensualmente la evolución de precios de estos productos cuidando el compromiso asumido en el presente documento”.

En el mundo del acero dos fuentes negaron que hubiera avances precisos para cerrar un acuerdo de precios en breve, cuestionaron la fuerte suba en los últimos meses del mineral de hierro y dijeron que no hubo aún una comunicación clara con las empresas. Sin embargo, las compañías más grandes del sector no negaron que hubiera “conversaciones” con el Gobierno por este tema. “Nada cerrado”, aclararon rápido.

“No hay nada concreto. No hay una convocatoria”, afirman desde el mundo del aluminio, donde aceptaron que el borrador circula hace días, pero sin definiciones. Allí pusieron el foco en que el factor que distorsiona los precios es el comercial y en que no se puede garantizar en la industria de insumos difundidos que –una vez en la cadena– no haya remarcaciones. Allí, más que un congelamiento, promueven una mesa sectorial.

Cuestionaron además los aumentos salariales a los que hubo que hacer frente, diferentes –dicen– a lo prometido por el ministro de Economía, Martín Guzmán, al presentar su plan antiinflacionario. “No hay reticencia en firmar nada. Hay buena voluntad para acompañar, pero no podemos asegurar que un acuerdo así tenga efectividad”, estiman.

Algo similar piensan en el sector textil, donde aclaran que la oferta de insumos es mayor, aseguran que no hubo alzas, y que las subas se registraron en el eslabón comercial ante la baja de ventas en pandemia. En la petroquímica aceptan las conversaciones, pero dicen que nadie firma hasta saber quién firma.

Conocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *