El FMI dijo que el Gobierno deberá calibrar un plan para restaurar la confianza



WASHINGTON.- El Fondo Monetario Internacional ( FMI ) trazó un diagnóstico lúgubre sobre la coyuntura al afirmar que la economía argentina enfrenta “complejas dificultades”, que no existen soluciones fáciles y que para capear la que se avizora como la peor recesión de la historia deberá calibrar “con mucho cuidado” un conjunto completo de políticas para intentar restaurar la confianza.

“La Argentina enfrenta dificultades económicas y sociales complejas, en el contexto de una crisis de salud sin precedentes. La profunda recesión ha provocado un aumento de los ya elevados niveles de pobreza y desempleo, cuyos efectos se ven agravados por importantes presiones en el mercado cambiario”, dijo el FMI en un comunicado oficial.

“Estos son desafíos excepcionalmente difíciles sin soluciones fáciles. Un conjunto completo de políticas podría respaldar el restablecimiento de la confianza, pero deberá calibrarse con mucho cuidado para promover la recuperación y asegurar la estabilidad macroeconómica”, indicó el FMI en un comunicado.

Durante una semana, la directora adjunta del Departamento del Hemisferio Occidental, Julie Kozack; el jefe de la misión para la Argentina, Luis Cubeddu, y el representante del FMI en la Argentina, Trevor Alleyne se reunieron con funcionarios del Gobierno, empresarios, líderes sindicales, con los movimientos sociales y con miembros de la sociedad economistas, entre ellos, el expresidente del Banco Central (BCRA), Martín Redrado, y el expresidente del Banco Nación, Carlos Melconian.

“El personal obtuvo una comprensión más profunda de los planes políticos de las autoridades para estabilizar la economía y ponerla en una senda de crecimiento más sostenible e inclusiva. El personal recibió con agrado el compromiso de las autoridades con las políticas para asegurar una consolidación fiscal favorable al crecimiento y al mismo tiempo proteger a los más vulnerables, permitir una reducción gradual de la inflación e impulsar la creación de empleo, la inversión y las exportaciones”, puntualizó el comunicado del FMI.

La primera misión del FMI marcó el puntapié formal de la renegociación para refinanciar el acuerdo stand-by firmado por el gobierno de Mauricio Macri. El gobierno argentino aspira a reprogramar pagos por US$ 44.000 millones para aliviar los pagos de la deuda y conseguir un poco más de oxígeno fiscal para timonear la recuperación de la economía, que atraviesa su

En el gobierno no hay apuro, pese a que entienden que un acuerdo veloz con el Fondo podría dar el marco de previsibilidad que no pudieron generar la reestructuración de la deuda o el proyecto de Presupuesto 2021. Sin embargo, una de las fuentes que vio al FMI señalaba ayer que la interlocución centralizada con el FMI le aseguraba más tiempo a Guzmán en el Ministerio de Economía en medio de los saltos cambiarios. Esto contribuiría a extender el proceso.

Según pudo recopilar LA NACION de distintas fuentes que se vieron con Cubeddu y Kozack, los expertos se mostraros preocupados por los niveles de reservas, la inestabilidad cambiaria. Pero las dudas también se extendían a una falta de confianza existente en los actores económicos locales, ya más vinculada a la descoordinación en el Gobierno y al instrumental usado por el equipo económico, pero también por las señales políticas que entrega la política nacional al sector privado y, sobre todo, a los ruidos al interior de la coalición gobernante.

Fuente: Archivo

Desde el comienzo de la misión, en el organismo dejaron trascender que la llegada de los técnicos era en “modo escucha” y que, pese al envío de la carta de Guzmán y del presidente del BRCA, Miguel Pesce, semanas atrás no había todavía un proceso formal iniciado para un nuevo programa. Además, Georgieva, antes de que llegaran sus técnicos, buscó bajar los decibeles a un nuevo pedido del organismo por más ajuste en las cuentas públicas.

Es que el Fondo busca hacer equilibrio entre la necesidad de recuperar los US$44.000 millones desembolsados a través del Stand-By Agreement en tiempos de Mauricio Macri y, al mismo tiempo, no convertirse otra vez en el “chivo expiatorio” de una nueva crisis argentina.

El sábado, por caso, Melconian les aclaró que, según su visión, el problema del dólar se trata de un conflicto macroeconómico que termina afectando el mercado cambiario. Con Redrado se charló de los temores de que se “ensucie” el balance del sistema financiero y, sobre todo, por la inflación a mediano plazo si no puede contenerse la expectativa de devaluación. Unas horas antes, el diputado y economista Luciando Laspina había señalado frente a los enviados del Fondo, según supo LA NACION, “el enorme desequilibrio fiscal y monetario” y se manifestó la necesidad de “hacer correcciones inevitables en un escenario social muy vulnerable”.

La CGT, en una línea similar a la del Gobierno, pidió un programa sustentable que no genere más “sacrificios” a los argentinos. Los movimientos sociales pidieron hacer una autocrítica del programa impulsado en tiempos de Mauricio Macri, algo que el Fondo estaría preparando, y además indicaron que es necesario generar más empleos en la economía popular. La UIA pidió bajar impuestos para exportar más y remarcó las dudas políticas que genera el oficialismo.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1