EEUU anuncia restricción de visas a funcionarios del Gobierno de Etiopía y de Eritrea por la crisis en Tigray


El Departamento de Estado de Estados Unidos ha anunciado este domingo una nueva política de restricción de visas a “cualquier funcionario del Gobierno actual o anterior de Etiopía o Eritrea”, así como a miembros de fuerzas de seguridad y fuerzas regionales irregulares, por la crisis en la región de Tigray.

Tras precisar que “Estados Unidos tiene una preocupación cada vez mayor” por esta crisis, así como por otras “amenazas a la soberanía, la unidad nacional y la integridad territorial de Etiopía”, ha restringido las visas a los “responsables o cómplices de socavar la resolución de la crisis en Tigray”.

En este sentido, sanciona a quienes han cometido actos de violencia indebida u otros abusos contra personas en la región de Tigray, así como a quienes han obstaculizado el acceso de asistencia humanitaria.

Las personas que a partir de ahora verán sus visados restringidos son “cualquier funcionario del gobierno actual o anterior de Etiopía o Eritrea, miembros de las fuerzas de seguridad o otras personas, incluidas las fuerzas regionales e irregulares de Amhara y miembros del Frente de Liberación del Pueblo de Tigray (TPLF)”, así como sus familias.

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, ha advertido que “si los responsables de socavar la resolución de la crisis en Tigray no cambian de rumbo, deben anticipar nuevas acciones de Estados Unidos y la comunidad internacional”, tras hacer un llamado a otros gobiernos para que se unan a Washington y adopten estas acciones.

Por otro lado, también ha impuesto “amplias restricciones” a la asistencia económica y de seguridad a Etiopía, por lo que alinearán su política de control del comercio de defensa con ellas. No obstante, Blinken ha remarcado que continuarán proporcionando asistencia humanitaria y algunas otras “ayudas críticas” en áreas como salud, seguridad alimentaria, educación básica, apoyo a mujeres y niñas, Derechos Humanos y democracia, entre otros.

El secretario de Estado ha añadido que continuarán con “las amplias restricciones existentes a la asistencia a Eritrea”.

Frente a esta situación, Estados Unidos ha reiterado su llamamiento a “una solución política duradera a la crisis”, a la vez que ha denunciado que “la gente de Tigray sigue sufriendo violaciones de Derechos Humanos, abusos y atrocidades, y los ejércitos etíopes y eritreos, así como otros actores armados, están bloqueando la ayuda humanitaria que se necesita con urgencia”.

En Tigray, a pesar de un importante compromiso diplomático, las partes en el conflicto “no han tomado medidas significativas para poner fin a las hostilidades o buscar una resolución pacífica de la crisis política”, y se han continuado notificando asesinatos, traslados forzosos, violencia sexual sistémica y otras violaciones y abusos de los Derechos Humanos.

Por eso, ha vuelto a hacer un llamado al Gobierno etíope para que “cumpla los compromisos públicos de responsabilizar a todos los responsables” de la violencia, mientras que ha exigido al Gobierno de Eritrea que cumpla con su compromiso público y devuelva inmediatamente sus tropas al territorio eritreo reconocido internacionalmente.

Todo esto con el riesgo de fondo de que “sin un cese inmediato de las hostilidades y una rápida expansión del acceso humanitario, la inseguridad alimentaria actual y significativa podría conducir a la hambruna”.

Europa PressConocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *