Eduardo Costantini: “Cuando uno regula mucho la economía, es difícil de manejar”


El empresario Eduardo Costantini se refirió a la actualidad económica y dijo que “cuando se regula mucho la economía, es difícil de manejar”. También comparó la situación con “la de un paciente intubado al que le falla un órgano y complica al resto”.

Consultado por la meta de inflación del Gobierno en un zoom organizado por el Rotary Club, Costantini dijo que es poco probable que se cumpla el objetivo del 29%, si bien el ministro de Economía, Martín Guzmán, dijo que la tasa mensual va a empezar a bajar.

“El Gobierno apuesta a que esta fue la inflación inicial y que luego la tasa bajará y la de devaluación, pero cuando uno regula mucho la economía, es difícil de manejar. Es como un paciente intubado. Si falla un órgano, complica al resto. El gobierno de 2011 a 2015 tuvo una economía regulada. Estamos en esa dinámica. Hay que emitir para financiar el déficit porque el mercado en pesos no alcanza, entonces la inflación va a continuar”, afirmó.

Por otro lado, dijo que no se ve una escapada del dólar como la suba que tuvo el año pasado, lo que “no quiere decir que los problemas económicos no existan”. “Este año, la Argentina tendrá una recuperación un poco menor frente a una caída muy mayor el año pasado. A fin de año estaremos peor que en 2019 y, en 2022, tampoco llegaríamos a cómo estábamos en 2019 y está el peligro de recrudecimiento de los contagios”, analizó.

En este sentido, manifestó que no cree que el Gobierno llegue a tomar las medidas sanitarias que tomó el año pasado por “el costo social”. “Me parece que la pandemia se quedará muchos meses y un gobierno así de regulador va a tener una frazada chica como para satisfacer distintas necesidades. Creo que no va a haber una gran crisis, pero sí una situación no deseada en términos del crecimiento que necesitamos para empezar a atacar el enorme problema de la pobreza”, continuó.

En cuanto al ánimo del empresariado, Costantini consideró que las expectativas no son buenas lo que se ve en el valor de los activos argentinos. “Una economía regulada con impuestos crecientes genera un clima adverso a la inversión y después hay más inseguridad jurídica e institucional como el ataque a la justicia. Son situaciones que aumentan la incertidumbre del empresario inversor que piensa a mediano plazo. En este país, la ley se puede ir para un lado o para el otro y eso no es bueno para dar estabilidad”, aseguró.

Por último, consultado por aquellos contribuyentes que recurrieron a la Justicia para no pagar el impuesto a la riqueza, dijo que cada persona tiene derecho a hacerlo y que le parece correcto que así lo hagan quienes tienen argumentos a su favor.

“Fue un impuesto sorpresivo, no dialogado, muy cercano al aumento de la alícuota del impuesto a los bienes personales y después tiene cuestiones técnicas que, a mi juicio, están mal como que legisla hacia atrás y es confiscatorio en algunos casos”, cerró.

Más información



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *