Economía en cuarentena: cuánto suman las deudas de las familias



Según un relevamiento, las obligaciones bancarias suman $1337 mil millones y las no bancarias, $779 mil millones Fuente: LA NACION

Según un relevamiento, a septiembre las obligaciones bancarias sumaban 1337 mil millones y las no bancarias, $779 mil millones; qué y a quién se debe

CÓRDOBA.- En el contexto de la pandemia y la cuarentena el Gobierno desplegó una política de asistencia con subsidios y créditos para los sectores más golpeados por la falta o la caída de la actividad. Y, a la vez, dispuso postergaciones de pagos y de aumentos en diferentes ámbitos. La gran incógnita es cómo se saldrá de esta situación en la que miles de hogares argentinos acumulan deudas. Según un relevamiento del Centro de Economía Regional y Experimental (Cerx), a setiembre las familias tenían $1.337.064 millones en deudas bancarias y más de $779.324 millones en no bancarias; el endeudamiento alcanza al 76% de los hogares: casi 10,5 millones. En algunos rubros hubo una leve caída desde el inicio del aislamiento lo que indicaría que lo peor pasó, aunque la solución del tema está lejos.

Por las medidas tomadas, las empresas de telefonía, gas, agua, internet y otros servicios no pueden cortar sus suministros por falta de pago hasta que se acumulen siete facturas; además, quedaron suspendidos los aumentos de tarifas en tecnologías de la información y la comunicación; hasta el 31 de enero están congeladas las cuotas de los créditos UVA, que luego subirán según un “plan de convergencia”; a los suscriptores de planes de ahorro de autos se les dio la opción de diferir 12 meses el pago de cuotas y cargas administrativas. Y hasta el 31 de enero se congelaron alquileres y se suspendieron desalojos.

Por el lado de los impuestos, la AFIP suspendió la baja de monotributistas por falta de pago y, además, se aprobaron moratorias. En las administraciones provinciales y municipales, hay postergaciones de pagos a los sectores comerciales e industriales más golpeados. Y el Banco Central estableció reglas para el refinanciamiento de tarjetas de crédito

“Todas las jurisdicciones aportan al endeudamiento -dice Victoria Giarrizzo, directora del Cerx- sea con postergaciones de pagos o con créditos subsidiados. La deuda no bancaria es la típica de quienes no tienen o perdieron ingresos y dejaron de pagar. Las primeras víctimas fueron servicios e impuestos. En el último relevamiento se registra que la de servicios dejó de crecer, porque también se termina la posibilidad de seguir empujándola para adelante”.

Las estimaciones del Cerx surgen de extrapolar los resultados de 6900 encuestas online, que se hacen desde marzo. El stock promedio por hogar es de $176.316 en deudas bancarias y $74.372 en las no bancarias.

El 19,7% de las deudascorresponde a servicios (el volumen cayó 11,5% entre julio y setiembre); 31,4%, a impuestos (hubo una suba de 7,3% entre esos meses); 10,1%, a prestamistas (hubo una fuerte baja de 31,8%) y 16%, a préstamos pedidos a amigos y familiares (se redujo un 14,6%). Además, hay deudas de cuotas y seguros de autos (6%); de alquiler y expensas (7,9%); de servicios educativos (4,6%) y de comercios y prestaciones (4,3%).

Entre las deudas bancarias, $699.300 millones son por tarjetas de crédito (27% más que en junio); $54.890 millones, por préstamos prendarios (crecimiento del 21,5%); $411.135 millones, por créditos personales (subió 2,7%) y $171.739 millones por deudas hipotecarias. En este caso, los datos son del Banco Central.

En una presentación sobre telecomunicaciones, Telecom señaló que acumulaba 600.000 clientes, sobre un total de 29 millones, en situación de mora; las cooperativas -que dan servicios de cable, telefonía y electricidad a unas 9 millones de personas- admiten que, por su estructura, se les complica la posibilidad de que se acumulen meses sin cancelar. Desde la Federación Argentina de Cooperativas Eléctricas y Otros Servicios Públicos señalan que en Santa Fe y Córdoba el atraso en el segmento residencial que era de entre 5% y 10% está ahora entre 15% y 20%. “Subió más en los últimos dos meses”, indicaron, y reconocieron que “el mayor consumo por estar en la casa también tiene que ver con el atraso, porque las facturas vienen más abultadas”. Hay intimaciones y planes de pagos, pero no cortes.

Según dijo el secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez, en enero volverán a ajustarse las tarifas de luz y gas. El objetivo es que, en general, sean en línea con la inflación.

Giarrizzo señala que lo “peor” del endeudamiento de las familias ya pasó, porque entre abril y junio se alcanzó el pico del 87% de los hogares: “Hay una parte que se intenta acomodar, pero hay otra que no puede achicar deuda ni gastos y sigue esperando a ver ?qué pasará’. Ahí es donde el endeudamiento crece y la solución dependerá, en buena medida, de cómo y cuándo se reactive la economía. El problema de fondo es que si hay congelamiento alguien lo tiene que pagar; se podría haber sido más selectivo en a quién permitirle la mora”.

Damián Di Pace, titular de la consultora Focus Market, dice que el endeudamiento afecta el consumo; menciona a quienes, por refinanciar saldos de tarjetas y tener cuotas por delante, restringen su uso. “Los ingresos para la mayoría de los trabajadores están frenados; cobrando algunas sumas a cuenta y con endeudamiento, no hay capacidad de consumo”, dice.

En Ecolatina describen así la dinámica: en el inicio de la pandemia los sectores no esenciales fueron los más afectados, mientras que el aislamiento impactó positivamente en el consumo masivo (en marzo, las ventas treparon 15% interanual según los datos de Kantar Wordpanel). Ese boom empezó a menguar con el paso de los meses. Con la disparada de la brecha cambiaria, la escasez de opciones de ahorro en un escenario de exceso de liquidez, los temores de devaluación y la posibilidad de “comprar dólares oficiales” mediante el acceso a bienes importados, tomó impulso el consumo de productos durables. De consumir para estoquearse, se pasó a consumir por temor a la devaluación.

El economista Jorge Colina apunta que hay deudas “explicitadas” como la de los monotributistas, que saben que tendrán que pagar y, entonces, deberán ajustar consumo. En el caso de los servicios públicos, entiende que se deberán armar planes de pago porque a lo adeudado se le sumaría el ajuste. A su entender, el Gobierno debería haber actuado de otra manera. Para empezar, no con una cuarentena “tan extrema y tan temprana”, sino con distanciamiento social para mantener lo que se pudiera de la actividad económica. “E ir avanzando con las restricciones cuando el número de contagios de Covid-19 creciera. Se cerró todo, se tomó como una gesta y se dijo ?no se preocupen por las cuentas, vemos en setiembre’. Llegó setiembre y estuvimos peor”, afirma.

Di Pace evalúa que el congelamiento de alquileres y la imposibilidad de desalojos sin segmentación terminó complicando a propietarios que usaban esos recursos para pagar otro alquiler o para vivir: “Muchos terminaron peor que los que alquilan. Y es difícil pensar que quienes no pagaron lo vayan a hacer después sin problemas; ir a la Justicia incluye costos y tiempo. El Gobierno resolvió que si la deuda involucra a un privado, se congela y se puede demorar el pago. En cambio, con el sector público actúa diferente. YPF puede aumentar precios. No espero que vaya a existir una solución ordenada”.

La pandemia profundizó la crisis que la Argentina ya arrastraba y hay coincidencia en que la salida será lenta. Un informe de la consultora PxQ del economista Emmanuel Álvarez Agis, exviceministro de Economía en el segundo mandato de Cristina de Kirchner, la caída del PBI relacionada con el Covid-19 es “mucho más profunda que la crisis de deuda de 2001”. Giarrizzo sostiene que en ese escenario complicado para el empleo y la actividad, las deudas y las moras son complejas de gestionar.

Para Di Pace, hay un problema de fondo: la Argentina se acostumbró a que “todo es aplazable y a que el acreedor es condenable y el deudor es perdonable”.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *