Dólar. La estrategia de Guzmán para bajar la tensión cambiaria esta semana



El ministro dará mañana los detalles de la colocación de deuda que hará el martes,atada a la evolución del dólar; el objetivo, captar pesos para financiarse menos con el BCRA y quitar presión del mercado cambiario

Tras dos semanas calientes en materia cambiaria, el Ministerio de Economía dará a conocer el detalle de los títulos con los cuales buscará el martes emitir deuda para calmar una de las mayores preocupaciones del Gobierno y del mercado financiero: cómo se cubrirá el agujero fiscal de 8% del PBI que dejará la pandemia.

El viernes pasado, el ministro Martín Guzmán anticipó que dependerá menos de la impresión de billetes del Banco Central y más de la colocación de deuda, pero todavía los analistas económicos y los fondos de inversión exigen mayores precisiones sobre las proyecciones de gastos e ingresos para los próximos seis meses, de forma tal de generar credibilidad y contener la expectativa de devaluación.

Con reservas líquidas del Banco Central en niveles críticos y con “ruidos” políticos que generan mayor desconfianza (como las tomas de tierras y la tensión con la Justicia), en las últimas semanas se aceleró la ampliación de la brecha cambiaria entre los distintos tipos de dólar, que cerraron el viernes a $78,13 por dólar el oficial, a $195 el blue, a $169 el CCL y a $155 el MEP, estos dos últimos a los que se accede a través de operaciones bursátiles.

“Para moderar las tensiones cambiarias, el mercado ya avisó que no sirven las medidas tibias. El combo está claro: sendero fiscal sostenible, absorber pesos excedentes y ajustar la política monetaria. Todo esto de la mano de un plan consistente, creíble y posible de ser llevado a cabo en las condiciones actuales de la economía argentina”, indicó Lorena Giorgio, economista de Econviews.

Detalles de la licitación

Por lo pronto, hoy el Tesoro dará detalles sobre la licitación de deuda dólar-linked (los bonos se emiten en pesos atados a la evolución del tipo de cambio) que hará mañana, para cubrir un vencimiento de $125.000 millones y, si es posible, obtener pesos extras para cubrir el déficit fiscal. Según indicaron fuentes del Ministerio, la colocación tendrá una duración de 18 meses y se hará junto a varios instrumentos más (pueden ser atados a la inflación o a la tasa de interés, por ejemplo).

“Este tipo de títulos son apetecibles porque son bonos ajustados por el tipo de cambio oficial, que es el que tiene más riesgo de devaluarse, pero también tienen sus riesgos porque, si sucede una devaluación, los tenedores de esos bonos pueden llegar a tener dudas sobre si los van a cobrar o no, como en su momento ocurrió con las letras del Tesoro (LETE) o con el bono AF20. Es un arma de doble filo”, explicó Gabriel Rubinstein, director de la consultora GRA.

Leonardo Chialva, analista financiero de Delphos Investment, indicó que “por ahora el nivel de deuda de corto plazo es bajo”, del orden de 4% del PBI, pero advirtió que la capacidad de endeudarse en el mercado doméstico no es ilimitada. “Por eso hay que anunciar un programa monetario y financiero dentro de una pauta fiscal. Ya no alcanza el presupuesto del año que viene, se necesita un programa de acá a marzo, en el cual se explique cómo se financiará el gasto y, si no es con emisión monetaria, con qué tipo de instrumentos y a qué plazos”, indicó.

El presidente Alberto Fernández “empoderó” a Guzmán para bajar la tensión cambiaria desatada tras las medidas restrictivas en materia económica a mediados de septiembre Fuente: Archivo – Crédito: Fabián Marelli / LA NACION

“La licuación y el cierre de la brecha cambiaria se darán, la pregunta que nos hacemos es de qué forma, cómo y cuándo, no si va a pasar. Hay que terminar con medidas cortoplacistas, como sacar pesos de la plaza emitiendo títulos. El mercado proyecta un 50% de riesgo de hiperinflación, por eso ya no alcanza el presupuesto 2021. El Tesoro debe convencer a los actores económicos de que dejará de financiarse con el Banco Central, pero tampoco alcanza hacerlo todo con deuda. Por eso hay que bajar el gasto, salir de la cuarentena y habilitar sectores a funcionar, que es lo que se empieza a ver con la apertura de shoppings y fronteras”, agregó Chialva.

Nery Persichini, economista de GMA Capital, comentó que a medida que el Gobierno empieza a tener posiciones de corto plazo abultadas muy atadas a la evolución del dólar, “empieza a tener atractivo la idea de romper la promesa de no desdoblar”. Y detalló que el Banco Central tiene vendidos contratos de futuros por US$5600 millones y el Ministerio de Economía emitió US$1700 millones en bonos dólar-linked, que colocó hace tres semanas.

“El bono atado al dólar del Gobierno cotiza a tasa negativa de 4,6%, porque la expectativa de devaluación es muy grande y porque el mercado se está empezando a empachar de este instrumento. Solo este mes ya licitó el 160% de todo lo que se había colocado de deuda dólar-linked en el año”, dijo.

“Por más que el Gobierno tenga una buena licitación, seguirán los pesos en la economía, porque no es un instrumento de absorción. La crisis de confianza no se para con una colocación de deuda, y todavía sigue habiendo presión sobre los tipos de cambios paralelos”, agregó Persichini.

En este mismo sentido coincidió Giorgio, quien también contradijo el discurso oficial de que la licitación servirá para “secar la plaza” de pesos y así evitar que sumen presión extra a la brecha cambiaria. “El problema es que gran parte de las adjudicaciones de la próxima licitación seguramente sean por desarme de Leliq [letras de liquidez] de los bancos,que tiene detrás una emisión monetaria ‘más camuflada’ porque requiere de los pesos para pagarles a los bancos, aumentando la base monetaria. Y gran parte de esos pesos muy posiblemente vuelvan a la calle a través de gasto corriente. Es una ‘falsa esterilización’. Esta emisión en realidad no está resolviendo el problema de fondo, que es el excedente de pesos”, dijo la economista de Econviews.

Deuda en dólares

El mercado también mira con expectativa la licitación de deuda en dólares por US$750 millones que hará Guzmán el 9 y 10 de noviembre, con la cual se busca darles a los fondos de inversión extranjeros (Pimco y Templeton, entre los más importantes) una salida ordenada del país, sin que generen mayor presión sobre el dólar CCL. Aunque, según los analistas, este monto queda chico con los US$13.000 millones que tienen en bonos en pesos aproximadamente los no residentes.

“En esta licitación hay un tema con la paridad de los bonos, que tienen una tasa de retorno muy alta, con lo cual colocar deuda en dólares es totalmente contrario a la filosofía del Gobierno y de Guzmán, quien dijo que endeudarse al 7% había sido irresponsable, y ahora se estaría endeudando al doble. Todavía igual hay que ver cómo toman los coeficientes de canje entre los bonos en pesos y los de dólares. Todos estos instrumentos ayudan, pero no cambian la esencia del problema de fondo”, concluyó Rubinstein.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *