Dilema inversor: ¿llegó la hora de dolarizarse?


Empieza a ser momento de pensar en nuevas estrategias para las carteras de inversión. El tipo de cambio planchado que dio lugar a que muchos inversores aprovechen tasas de interés en pesos ajustadas por inflación para hacer una diferencia a favor de sus bolsillos -lo que los especialistas denominan carry trade- entra en terreno dudoso, o riesgoso.

“Hubo un tiempo prolongado para hacer carry trade aprovechando la estabilidad del dólar. Ahora estamos en un punto en el que esa calma en el tipo de cambio se está tensando y los bonos en pesos ajustados por CER empiezan a tener rendimiento negativo en términos reales”, dice Nicolás Chiesa, director de PPI.

De inmediato le prende una luz amarilla a los inversores: “Es tiempo de ser muy cauteloso, y si uno sigue apostando a la tasa hay que mantener el ojo bien fijo en el movimiento del dólar porque, si se dispara, en un momento te borra todas las utilidades que puedas haber acumulado”.

“Creemos que se agotaron los instrumentos en pesos, principalmente los que ajustan por UVA y por CER”, plantea sin rodeos Ramiro Marra, director de Bull Market.

José Ignacio Bano, gerente de Research de InvertirOnline (IOL), deja claro cuál es el camino para los que no quieren sobresaltos: “Hoy en día, para una persona conservadora en la Argentina, lo ideal sería seguir con dólares. Aprovecharía este momento para comprar más moneda extranjera, ya que el dólar MEP está $18 por debajo del dólar solidario. Eso es mucho. El dólar luce barato y hay que aprovechar esta situación para tomar posesión de ellos”.

¿Cuánto tiempo más aprovechar las tasas en pesos y cuál es el momento exacto para saltar de vereda?. Nadie puede precisarlo con exactitud y el tiempo que el inversor se quede en uno u otro instrumento tienen mucho que ver con su perfil y tolerancia al riesgo. El riesgo está en que mientras esperamos “sentados” sobre la tasa de interés algo dispare de repente el tipo de cambio de forma brusca.

“Nuestra recomendación es reducir a la mitad la exposición en instrumentos en pesos de renta variable, Badlar o PASE (tasa a 7 días de política monetaria), especialmente en los bonos como el PBA25, PMJ21 o TB21 y PR15 (estos dos últimos soberanos)”, recomienda Marra y deja sobre la mesa dos estrategias: “Para la gente que necesita de una renta mensual en pesos estamos sugiriendo fondos que negocian plazos fijos mayoristas mejor que un individuo, como el Bull Market Smart Money y el Quinquela Ahorro”. La segunda es aún más concreta: “Si no viven de esos ahorros mensualmente, la sugerencia es migrar durante todo abril hacia instrumentos que ajusten a MEP o CCL (los dólares de la Bolsa)”.

Los analistas advierten que es hora de dolarizarse a través de instrumentos como los CedearArchivo

Las alternativas para migrar a dólar financiero van desde comprar billetes MEP (con un título público que cotiza en pesos y dólares -se suele usar el AL30- se compra en pesos, se hace un parking de 24 hs y se vende en la especie D, y los dólares ya pueden transferirse a la caja de ahorro), hasta dolarizarse vía Cedear o algunos Fondos Comunes de Inversión (FCI) que son en dólares o bien que están invertidos en instrumentos vinculados al dólar financiero. No los fondos dólar linked porque esos siguen la cotización del dólar oficial.

“Teniendo en cuenta el contexto de la Argentina de economía deteriorada, más pandemia y nuevos cierres por contagios, la alternativa que veo más recomendable (además del dólar MEP directo) es comprar Cedear de empresas norteamericanas: por un lado son una manera de dolarizarse y por el otro protegen nuestro capital”, propone Chiesa.

Desde Balanz, Diego Demarchi, gerente de Wealth Management, cree que es momento de aprovechar a tomar posiciones en activos en dólares. “Recomendamos mantener una posición de largo plazo en instrumentos muy atractivos que hay en el mundo a través de FCI, ETF´s y Cedear ligados a nuevas tecnologías como 5G, el gran avance del e-commerce, la biotecnología y la inteligencia artificial”, enumera. “En el caso concreto de los Cedear nos inclinamos por Nvidia, Taiwan Semiconductors y Square”.

Marra recomienda también Cedear, y sugiere empresas como Brasil Foods (BRFS), Barrick Gold (GOLD) y Bioceres (BIOX).

En IOL sugieren a los inversores conservadores tres Cedear: General Electric, Bank of America y Coca Cola. Para agregar una cuota más de riesgo (perfiles moderados) suman al gigante del e-commerce, Amazon.

Para dolarizarse bajo el paraguas de algún FCI algunos de los más recomendados son: Galileo Premium (vinculado al dólar Bolsa); Balanz Ahorro Dólares y Megainver Renta Fija Dólares.

¿Qué es lo que los analistas empiezan a percibir que podría romper con la quietud del dólar?, ¿qué podría ponerle fin a la pax cambiaria y cuáles son las proyecciones de inflación a las que el inversor debe ganarle? “Creemos que se viene el momento del dólar financiero por tres motivos, ya no hay sobre oferta por el impuesto a la riqueza, estimamos que cerca de US$100 millones se liquidaron en MEP para pagar este impuesto, hay un shock de pesos por la liquidación de la cosecha gruesa y muchos productores no sembrarán trigo y se volcarán al dólar MEP, y por el efecto de la cuarentena el Gobierno deberá volver a crear facilidades de crédito que genere otra avalancha de emisión”, opina Marra.

Quienes por necesidad de cash en moneda local o por estrategia personal quieren quedarse invertidos en pesos, la sugerencia es escaparle, obviamente a los activos tipo plazo fijo o ajustados por tasa Badlar cuyo rendimiento es negativo en términos reales. Se ubica en 34% anual, frente a una inflación proyectada por el Relevamiento de Expectativas de Mercado -REM- de 48,1% y aún más para muchos analistas.

Javier Casabal, estratega de renta fija senior de AdCap, pone primero en contexto y luego recomienda: “con la mira puesta en las elecciones legislativas, el Banco Central redujo sensiblemente el ritmo diario de devaluaciones del tipo de cambio oficial (al 20% anualizado) y al mismo tiempo, dispone de dólares frescos provenientes de la liquidación de exportaciones que utiliza como herramienta para intervenir sobre el nivel del Dólar Contado con Liquidación (CCL)”. “En este escenario de ambos tipos de cambio bajo control, pero que no consiguen moderar las expectativas de inflación futura, creemos que tiene sentido hacer carry trade a través de los bonos linkeados a la inflación. Puntualmente, el Boncer 2024 (TX24) para los más conservadores y el Discount en Pesos (DICP) para los inversores más arriesgados son buenas herramientas, ya que rinden 5,9% y 9,4% en tasas reales”.

Las alternativas de inversiones en pesos empiezan a ser más riesgosas a medidas que pasan los meses y el tipo de cambio acumula meses de retrasoarchivo – LA NACION

“Para el Discount en Pesos -agrega- una compresión moderada al 8% puede significar un retorno en dólares del 23,5% si la brecha se mantuviera en el nivel actual hacia fin de este año y el Dólar Contado con Liquidación llegara a $184”.

“La dinámica del dólar en las últimas semanas evidenció que el mercado cree en el poder de fuego del equipo económico para mantener una baja tasa de devaluación en el dólar mayorista y una brecha cambiaria relativamente controlada, algo que se vio favorecido tanto por el incremento en los precios de las commodities (con liquidaciones de exportaciones récord) como por la potencial asignación especial de Derechos Especiales de Giro del FMI”, explican técnicamente desde Grupo SBS. Ahora bien, avanza, la estrategia a tomar debe estar acorde al apetito por el riesgo. “Hacer tasa en pesos mediante bonos CER (cuyo capital se ajusta por inflación) apostando a la estabilidad del dólar puede ser atractivo para quienes toman riesgo”, advierten. Una alternativa para este tipo de inversores es el FCI SBS Renta Pesos, un fondo de renta fija discrecional que se posiciona en distintas tasas según el view del mercado en cada momento”.

Para inversores en pesos Bano de IOL propone como alternativa asumir mayor volatilidad, en busca de mejores ganancias. “Lo que observamos es que, aparentemente, la inflación va a ser más difícil de controlar que el dólar. Entonces, lo ideal sería posicionarse en un activo indexado por inflación. Por ejemplo, el Boncer 2022 (TX22), un bono que vence en marzo del año que viene. Es un bono que en este momento rinde inflación +1,7%. Es decir, te devuelve toda la inflación que habrá +1,7%: si hay un 50% de inflación, este bono te devuelve el 51,7%”, explica el ejecutivo.

Más información



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *