Deuda. Massa y Galuccio, dos puentes con BlackRock en los peores momentos



Cuando se rompió el diálogo, Massa fue un interlocutor con Blackrock y con otros fondos de inversión Crédito: Frente de Todos

A principios de mayo, el ministro de Economía, Martín Guzmán, publicó la única oferta de un fondo de inversión que había recibido hasta ese entonces para solucionar el problema de la deuda. Pero no sólo la subió a la web del Ministerio de Economía, sino que calificó la propuesta de BlackRock de “incompatible”. Ese mes, el Gobierno y el fondo de inversión más grande del mundo, conducido por Larry Fink y sin el que era imposible un acuerdo, astillaron sus puentes.

Entonces, Gerardo Rodríguez, jefe de mercados emergentes de BlackRock, y exministro de Economía de México, conducía el diálogo con la Argentina. Pero ese diálogo se rompió. BlackRock no sólo era una importante referencia para los demás fondos de inversión (conducía el grupo AdHoc de acreedores) sino que tenía -y aún tiene- fuertes vínculos con el gobierno de los Estados Unidos. Sin ese fondo, el acuerdo que buscaba el presidente Alberto Fernández para salir del default de la deuda era difícil (una vez alineados todos los grupos, imposible).

La reanudación de los diálogos estuvo facilitada, según contaron a LA NACION, por dos figuras -una política y otra empresarial- que sirvieron para reconstruir esos puentes: el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y el presidente de Vista Oil y expresidente de YPF, Miguel Galuccio. Este medio consultó a BlackRock sobre esos aportes, pero no obtuvo una respuesta de sus voceros.

Massa se apoyó apoyó en su cercanía con David Martínez, cara visible del fondo Fintech, que alguna vez, incluso, visitó a Alberto Fernández. Ese fondo, con importantes intereses accionarios en la Argentina, siempre impulsó un acuerdo rápido de la renegociación de la deuda. Pero atrás de Massa trabajaron otras figuras: Marcelo Blanco (con diálogo directo con Rodríguez en BlackRock), Daniel Marx (quien participó con Guzmán del comité de expertos de renegociación de la deuda), Martín Redrado, Miguel Peirano, Gabriel Delgado, Diego Bossio, Santiago Montoya, y el “Vasco” José Ignacio de Mendiguren (hoy presidente del BICE).

Con el diálogo roto, Massa fue un interlocutor con BlackRock y con otros fondos de inversión, que querían llegar al presidente Alberto Fernández. Esta situación fue un factor de tensión entre Guzmán y el tigrense. En el Ministerio de Economía sintieron varias veces la presión política por cerrar antes de lo que el ministro consideraba un proceso por etapas. Esto derivó en que Fernández debiera salir a aclarar que Guzmán era quién encabezaba la negociación. Cerca de Massa creen este acuerdo -al mismo valor- ya estaba disponible hace meses.

“Massa apaciguó las aguas, ayudó a descomprimir la mala relación de Guzmán con BlackRock y otros fondos y a encaminar la política interna”, contó un negociador. “Fue alguien que ayudó al Presidente y al ministro en los momentos que por ahí percibía que se podía caer el acuerdo”, afirman cerca del tigrense, donde, sin embargo, reconocen la “exitosa” gestión de Guzmán.

Galuccio fue quien, junto con el sacerdote jesuita Rodrigo Zarazaga, gestó la reunión de Guzmán con los principales dueños de empresas en la Argentina, a fines de mayo.

Galuccio no sólo es uno de los empresarios más cercanos a Cristina Kirchner, quien lo llevó a YPF, sino que tiene vínculo con Guzmán. Fue él, junto con el sacerdote jesuita Rodrigo Zarazaga, el que gestó la reunión del ministro con los principales dueños de empresas en la Argentina, a fines de mayo. Galuccio además tiene otro activo: conoce a Larry Fink.

El vínculo con Fink, hombre fuerte de BlackRock, nació cuando el ingeniero en petróleo nacido en Paraná vivía en México años atrás y trabajaba para Schlumberger, antes de su llegada a la empresa estatal argentina. Pero creció cuando Galuccio buscó tener a BlackRock como inversor en su actual emprendimiento, Vista Oil, algo que nunca llegó finalmente a concretarse.

El expresidente de YPF también intercedió para ahuyentar los coletazos que hubo entre Guzmán y Rodríguez, mejorando la interlocución entre el grupo y el ministro. Además, puso en el radar de Fink el problema de reestructuración de la deuda de la Argentina, lo que, creen, ayudó a empujar una resolución del canje que finalmente se anunció hoy a la madrugada.

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2