Dejan sin efecto los 600 despidos en Vaca Muerta



Las empresas acordaron con los sindicatos y con el Ministerio de Trabajo suspender el envío de telegramas Fuente: AFP – Crédito: Emiliano Lasalvia

Luego de “arduas, maduras y extensas negociaciones”, finalmente ayer las empresas petroleras, los sindicatos y funcionarios del Ministerio de Trabajo firmaron un acuerdo de compromiso para dejar sin efecto los despidos de fines de noviembre pasado. El objetivo es que no haya conflicto mientras el Gobierno envía el proyecto de ley de producción de hidrocarburos al Congreso para su tratamiento en sesiones extraordinarias.

Esto se definió luego de que ayer se volvieron a reunir las cámaras de servicios petroleros -que representan a Schlumberger, Halliburton y Baker Hughes, entre otras empresas- y los sindicatos.

“Las cámaras ofrecen retrotraer los despidos. Las empresas en cuestión hacen expresa reserva de derechos y supeditan el mantenimiento de la decisión a los resultados de las mesas de diálogo”, aclararon en el documento firmado por todos los actores.

En noviembre pasado, las empresas de servicios, que dependen de las inversiones y actividades que demanden las petroleras, comenzaron a enviar telegramas de despido. Según el sector, sumaban 600 empleados. Ayer, aceptaron suspender las desvinculaciones, pero esperan conocer el detalle del proyecto de ley, el cual señalan que “está blindado y bajo siete llaves”.

“Poco se sabe del proyecto, que se espera que genere los incentivos para que inviertan las empresas presentes en la Argentina y que atraiga a otras petroleras”, indicó uno de los empresarios presentes ayer en la reunión.

“La baja actividad se viene dando desde hace un año y medio, no solo hay que echarle la culpa al decreto del congelamiento de combustibles. Y cada vez la situación es más crítica”, advirtió.

La situación en el sector de hidrocarburos -y de Vaca Muerta en particular- comenzó a deteriorarse desde que el gobierno anterior modificó la interpretación de la resolución 46, que ofrecía incentivos a la producción de gas. Sumado a una mayor sobreoferta, las empresas comenzaron a trasladar sus equipos para la producción de petróleo.

Pero la crisis económica obligó además al Gobierno a aumentar las retenciones y después llegó el congelamiento de precios de los combustibles.

La falta de certidumbre sobre el futuro -que se suma a los cambios de reglas- también desincentivó las inversiones, en un sector donde los países compiten por atraer financiamiento.

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *