Cuarentena: más de la mitad de los que cobraron el primer IFE se bancarizaron



La automatización de pagos a que obligó la cuarentena dio un fuerte impulso a la inclusión financiera Fuente: Archivo – Crédito: Shutterstock

El 53% de los 8,9 millones de personas que cobraron la primera liquidación del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), programa de ayuda creado para asistir a familias que quedaron sin ingresos por las restricciones que imponía la cuarentena, lo hizo a través de una cuenta bancaria que precisamente se abrió para que lo reciba.

El dato sobresale del Informe de Inclusión Financiera, con datos consolidados al primer semestre del año, que difundió hoy el Banco Central (BCRA), trabajo que precisamente destaca que en el marco de la emergencia se abrieron 4,8 millones de nuevas cuentas de depósito en pesos durante el segundo trimestre de 2020 en el sistema financiero local.

“La cobertura disponible de cuentas posibilitó la canalización de ayuda social! destacó el BCRA para quien “la posibilidad de realizar aperturas remotas” y “la obligación de las entidades financieras de ofrecer la Cuenta Gratuita Universal (CGU)”, permitieron dar respuesta a la mayor demanda de cuentas bancarias y medios de pago electrónicos facilitando los pagos del IFE y el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción a quienes carecían de una cuenta bancaria.

El informe señala que de la mitad restante de beneficiarios “el 54% ya poseía una cuenta al momento del cobro”, lo que le permite concluir que “un 78% de las personas con mayor grado de vulnerabilidad socioeconómica del país poseía al menos una cuenta bancaria”.

El estudio resalta que los dispositivos electrónicos y los puntos de extracción extrabancarios tuvieron un rol fundamental en la provisión de efectivo a la población durante el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO). “Se incorporaron más de 11.000 agencias complementarias de servicios financieros”, en relación a distintos puntos de cobro aunque reconoce que la mayoría de ellos “tendieron a ubicarse mayormente en localidades que ya disponían de puntos de acceso”.

Señala además que, como ya es sabido, la pandemia y el consecuente ASPO potenciaron el uso de los medios de pago electrónicos y los canales electrónicos, razón por la cual “las transferencias electrónicas acumularon de marzo a agosto incrementos del 61% y 93%, en montos reales y cantidades por adulto, respectivamente”.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *