Cuarentena. Cuánto cayó este año el número de nuevos jubilados



En el primer semestre de 2020 se dieron de alta la mitad de las prestaciones que en los años anteriores Fuente: LA NACION – Crédito: Marcelo Manera

En el primer semestre de este año 58.074 personas recibieron el alta de su jubilación en el sistema previsional que gestiona la Anses. El promedio mensual, de 9679 casos, equivale a apenas un poco más de la mitad del número de nuevos jubilados que hubo por mes durante los últimos dos años, según la estadística publicada por la Secretaría de Seguridad Social.

Los datos oficiales indican que en 2019 hubo 224.435 altas (18.703 mensuales, en promedio) y en 2018, 215.199 (17.933 por mes), de las cuales 106.272 se dieron en el primer semestre de ese año. Los números muestran el efecto de la pandemia y la cuarentena dispuesta por el Poder Ejecutivo en cuanto al acceso a los cobros del sistema previsional. Si se mira el número de nuevas pensiones contributivas, hubo 33.708 altas en medio año, mientras que en todo 2018 habían sido 100.587 (47.241 en el primer semestre) y en todo 2019, 99.893.

Cuando empezó el aislamiento social obligatorio, el 20 de marzo, las oficinas de atención al público de la Anses cerraron sus puertas y se suspendieron los turnos que se habían asignado para hacer trámites, como el de solicitud de jubilaciones y pensiones. A mediados de mayo comenzó una reapertura progresiva de las unidades de atención del organismo (más allá de que en algunos casos se trabajaba a puertas cerradas), a las que se puede ir solo con un turno asignado previamente. Esa reapertura comenzó en localidades del interior del país, mientras que fue bastante más tardía para el área de la ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense. Solo en junio, en tanto, se habilitó la solicitud virtual del alta de beneficios, a través de la página www.anses.gob.ar.

Según un comunicado del organismo de la seguridad social, entre el 20 de marzo y fines de agosto se dieron de alta 49.250 prestaciones, lo cual indica una mejora de la asignación de altas en los últimos meses, pero sin alcanzarse los niveles de los años previos. Los números de la Secretaría de Seguridad Social muestran que en el primer trimestre del año hubo 40.252 altas de jubilaciones, mientras que en los tres meses siguientes los casos fueron 17.822. En cuanto a las pensiones, hubo 23.454 altas entre enero y marzo y 10.254 entre abril y junio.

Por una medida que rige desde hace unos años, cuando alguien pide su jubilación, la prestación que se cobrará empieza a calcularse desde el momento en que se consigue un turno para concretar el trámite de solicitud. Entonces, cuando la persona percibe su primer haber mensual se le agrega a lo que cobra el retroactivo por el tiempo que pasó desde el principio de la gestión. Pero ese monto no recibe actualización alguna, por lo cual va perdiendo valor real frente a la inflación a medida que pasa el tiempo. Además, durante la cuarentena hubo períodos en los que directamente no se otorgaron turnos a quienes intentaban obtenerlos, con lo cual esas personas vieron demorado el momento desde el cual se empiezan a calcular sus haberes.

La atención virtual hoy permite pedir el alta de jubilaciones y pensiones del sistema general de la Anses y ya hubo prestaciones otorgadas bajo ese tipo de atención. En cambio, las personas que están incluidas en regímenes especiales, como el caso de trabajadores docentes, deben pedir turno para la atención presencial en una oficina.Las gestiones tendientes a acceder a retiros por invalidez, en tanto, no fueron habilitadas bajo ninguna modalidad.

A la falta de posibilidad de iniciar solicitudes de altas que hubo durante un período (porque no había oficinas abiertas y no se había habilitado el trámite virtual) se suma que hay quienes prefieren no iniciar su gestión de manera no presencial. “Tenemos casos de empresas que nos piden que los trámites no se hagan virtualmente; prefieren esperar. Y tenemos casos de empresas que tratan de acordar desvinculaciones otorgando beneficios [antes de la edad en la que se puede intimar a un trabajador para que pida su prestación previsional]”, cuenta Clara Estevarena, directora de Wealth de la consultora Mercer, que da servicios a compañías vinculados con estos temas.

“Tanto a mujeres como a varones, los empleadores pueden intimarlos a iniciar los trámites de la jubilación recién a los 70 años de edad, si además son personas que tienen 30 años de servicios con aportes”, recuerda Ana María Weisz, consultora en temas previsionales. Esa condición, de hecho, rige a partir de la ley de cambios en el sistema jubilatorio que fue aprobada a fines de 2017 (hasta entonces, la intimación podía hacerse antes). Según agrega Weisz, en la práctica las empresas suelen armar planes de retiro voluntario para quienes no llegan a esa edad, ofreciendo beneficios que incluyen, por ejemplo, mantener los planes de salud durante un período.

Con respecto a la tramitación de beneficios bajo la modalidad virtual, Weisz explica que hay algunos casos que se resuelven bastante rápido y, por tanto, hay altas que ya fueron otorgadas. Ello, siempre que se trate de personas del régimen general, que exige tener 60 años de edad a las mujeres y 65 años a los varones.

A la vez, la asesora advierte que no se están reconociendo pagos retroactivos contados a partir del momento en que se obtuvo un primer turno para la atención presencial, en referencia a casos en los cuales los turnos fueron reprogramados varias veces y en los que, finalmente, se terminó recurriendo a la atención online. En esos casos, según explica, tras obtenerse el alta se reclama el pago de las diferencias que surjan según el período transcurrido entre el primer pedido y la fecha considerada por la Anses.

Los abogados y consultores en materia previsional coinciden en que entre mediados de marzo y fines de mayo, con los lugares de atención presencial cerrados y los trámites de inicio no habilitados en la página web, la gestión por nuevas jubilaciones estuvo prácticamente paralizada. “Lo que se está trabajando ahora no compensa lo de esos meses previos”, afirma el abogado Adrián Tróccoli, quien sostiene que hasta ahora la Anses “no instituyó un método simple o automatizado para la atención virtual”, mientras que la atención presencial se hace habilitando muy pocos turnos, en comparación con los que se daban antes de la pandemia.

En línea con lo que venía ocurriendo en los últimos años, la mayor parte de las jubilaciones otorgadas en el primer semestre son de personas que adhirieron a un plan de moratoria, por no tener los aportes suficientes que exige la ley para acceder a la prestación, un dato que refleja los altos índices de informalidad laboral. Concretamente, el 58,5% de las nuevas jubilaciones son con moratoria, siempre según la estadística de la Secretaría de Seguridad Social.

De las 6.698.802 jubilaciones y pensiones vigentes al mes de junio, el 52,9% incluye un plan de moratoria de aportes previsionales, un porcentaje que asciende a 64,8% si se consideran solo las prestaciones jubilatorias (sin las pensiones). El número total de beneficios puestos actualmente al pago es inferior al promedio mensual de 2019. Concretamente, el promedio fue el año pasado de 6.732.461. La cantidad de beneficiarios, en tanto, es inferior a la de beneficios (ya que hay personas con más de una prestación). Al mes de junio de este año había 5.529.238 jubilados y pensionados, mientras que en 2019 había un promedio mensual de 5.560.902.

Los datos también indican que, del total de pagos, el 68,5% era en el mes de junio de hasta $20.000 (con la suba de 7,5% aplicada a partir de este mes, ese monto aumenta a $21.500).

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2