Crisis laboral. La mitad de los ocupados gana menos de $27.000 y se amplió la desigualdad social



En los datos de la distribución del ingreso influyó la fuerte caída del empleo que dio a conocer ayer el Indec Fuente: Archivo

La mitad de las personas que en el segundo trimestre del año tuvieron trabajo percibió por su ocupación principal un monto mensual de hasta $27.000, mientras que el ingreso promedio de los ocupados fue de $31.868. Los datos están consignados en el informe sobre distribución del ingreso del Indec y surgen de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH).

La estadística muestra también que el ingreso total de fuente laboral obtenido por la población aumentó nominalmente apenas un 15% en relación con el segundo trimestre de 2019, es decir, muy por debajo de la inflación, con una caída fuerte en términos reales. Ese es uno de los datos que permite anticipar un fuerte incremento de los niveles de pobreza e indigencia. Y a eso se suma que, según se desprende del informe difundido por el organismo oficial de estadística, se amplió la desigualdad social, según el total de ingresos que llegan a las familias de cada segmento de la población.

Las cifras muestran los efectos que tuvo sobre los ingresos el deterioro del mercado laboral. De hecho, surgen del mismo relevamiento oficial que mostró que entre abril y junio -el período en el que se vivió de forma más estricta la cuarentena decretada por el Gobierno-, la cantidad de ocupados cayó fuertemente: hubo 2.527.000 menos que en igual período de 2019 solo si se consideran los 31 centros urbanos en los que se realiza la encuesta, en tanto que la cifra se eleva a casi 4 millones si se extrapolan los índices a la población total de la Argentina.

Esa fuerte pérdida de puestos influye en los datos de distribución de los ingresos de los ocupados: en el segundo trimestre de este año, el 40% con menores recursos se quedó con el 15,3% de la torta, en tanto que el 20% mejor posicionado, con el 46,6%. Un año atrás, el primer grupo había percibido el 14,8% y el segundo, el 43,2%. Leídos los números a la luz de los efectos de la cuarentena, la diferencia entre un año y otro tiene su explicación no en una mejora del cuadro social, sino en la salida de muchas personas del universo de los ocupados, algo que se dio con mayor fuerza en los deciles más desfavorecidos.

Según la EPH, de hecho, bajó de manera pronunciada la tasa de asalariados sin aportes (se ubicó en el 23,8%), porque es el segmento en el que más empleo se perdió.

Si se mira el dato del ingreso per cápita familiar, es decir cuánto dinero llega a cada hogar por cada uno de sus integrantes más allá de cuál sea la fuente de los recursos, se observa que en el segundo trimestre de este año la mitad de las personas recibió hasta $11.667 mensuales, mientras que el promedio general fue de $16.174. Las cifras desagregadas muestran que el 40% peor posicionado recibió $5509 por mes per cápita en promedio, en tanto que en la franja media, otro 40% percibió $14.698 y el 20% mejor ubicado, $40.460 mensuales. La brecha entre el ingreso promedio en el decil más alto ($54.178) respecto del más bajo ($2147) es de 25,2 veces. El año pasado esa diferencia fue de 20,4 veces.

En este caso, el de los ingresos laborales y no laborales per cápita de toda la población, se observa un agravamiento de la desigualdad. Mientras que en 2019 el 40% menos favorecido se quedaba con el 14,5% de la torta, este año recibió el 13,6%. Y el 20% mejor posicionado por niveles de ingresos pasó de una participación de 48,6% a una de 50,1%. Eso muestra la falta de ingresos laborales en muchos hogares y/o la sustitución por ayudas estatales, que no llegan a compensar las pérdidas.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1