Criptoarte, Picasso y el mercado que viene


Profecía cumplida: un criptoemprendedor compró en Christie’s el 23 de marzo un Picasso por 20 millones de dólares. El combo arte y bitcoins apunta a las grandes firmas. Picando alto. Nada como el poder legitimador de un maestro. El comprador se llama Justin Sun (31) conocido como Sun, fundador y director ejecutivo de Tron Foundation, creador al mismo tiempo del protocolo Tron, un sistema operativo basado en blockchain. Nació en Xining, China, se formó en la universidad de Hupan. Integra el grupo de operadores de criptomonedas que ha fijado su atención en el arte.

Fue el underbidder de Everydays, the first 5000 days, la obra digital de Beeple subastada en US$69 millones, piedra de toque para este nueva alianza bitcoins- arte-NFT. Sun declaró públicamente que no pudo comprar la obra de Beeple, porque en la última media hora había una “cola” de dos millones de personas esperando para pujar online. El cambio de objetivo no estuvo mal. Del arte digital pasó a un retrato de Picasso inspirado en su amante, la joven y dorada Marie Thérèse Walter. Pagó US$20 millones, precio discreto para un Picasso, que es el artista más caro del mundo, el que más cuadros arriba de los US$100 millones ha vendido y un cheque al portador: siempre habrá alguien que quiera comprar un Picasso. La pintura Femme nue coucher au collier es de la misma serie de El sueño, cuadro icónico comprado por el coleccionista y gestor de fondos de cobertura Steve Cohen (64) en US$155 millones.

En la misma subasta, Justin Sun compró Tres autorretratos, de Andy Warhol, fechado en 1986, por US$2 millones. Al chino Sun le gusta el perfil alto, pagó años atrás US$4,57 millones para comer a solas con Warren Buffett. Según fuentes de la rematadora, Mr. Sun llamó a Christie’s interesado en más obras digitales garantizadas con NFT (non fungible token), pero no había nada disponible. La experta de la rematadora Giovanna Bertazzoni le comentó que tenían un buen remate con obras de Renoir, Picasso, Warhol y Basquiat.

Las “marcas” sedujeron al criptomanager quien picó el anzuelo y compró el retrato de Picasso. Al hacerlo concretó un crossover entre el mercado de los NFT y el mercado de obras maestras. Ahora vuelve a crecer la expectativa en torno al mundo criptomonedas, porque Christie’s tiene en las gateras otro retrato de Marie Thérèse Mujer sentada junto a la ventana. Será subastado el 11 de mayo con un estimado de US$55 millones. Queda claro que un cuadro de Picasso es la mejor ancla para una moneda virtual, que vale fortunas pero no se ve. Y no hay nada más físico, concreto y tangible que un cuadro de Picasso. Estuvo colgado en el Museo Picasso del Marais, París, y de allí viajó a la Tate de Londres, integrando la muestra “1932”, el mejor año en la vida del artista que cambió la historia del arte del siglo XX.

El próximo capítulo del criptoarte deberá indagar en la relación entre los NFT y el cambio climático: crear obras digitales requiere cantidades colosales de energía y esto tendrá efecto en los gases de efecto invernadero. O, si se quiere, cómo los NFT pueden influir en el cambio climático.

Conocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *