Covid-19. ¿Qué alumnos podrán regresar el lunes a las aulas porteñas?



El lunes próximo, cuando finalicen las restricciones impuestas por el DNU presidencial, la ciudad de Buenos Aires volverá a retomar las clases presenciales en los niveles inicial, primaria y de educación especial, según confirmaron a LA NACION fuentes del gobierno porteño. En cuanto al secundario, el primer y segundo año mantendrían un esquema bimodal y el resto (3º, 4º, 5º y 6º año) cursará de manera virtual. En cuando al nivel superior y terciario también está decidido que se cursará de manera virtual.

María José Navajas, miembro de la organización Padres Organizados de la Ciudad, está conforme con el regreso a las aulas de la próxima semana. Ella tiene una hija en sala de cinco y un hijo que cursa el cuarto año del secundario, aunque este último no volvería de manera presencial.

“Por un lado estoy conforme porque se cumpla con el compromiso que había anunciado Rodríguez Larreta, y queda la duda de si se va a compensar de algún modo a los que tengan el secundario virtual. Hay chicos de las escuelas técnicas, que muchas entregan títulos habilitantes, que tienen que asistir para incorporar ciertos contenidos”, señala Navajas.

Joaquín Gardel, miembro de Padres Organizados de la provincia de Buenos Aires, dice que un vecino suyo, que tiene a su hijo en un colegio de la ciudad de Buenos Aires, el lunes podrá volver a estudiar en el aula, mientras que sus hijos, que van a una escuela de la provincia, deberán asistir de manera virtual.

“Yo soy de Vicente López y tengo hijos de dos, cuatro y seis años. Estamos indignados y un poco resignados, aunque seguimos luchando, pero no creemos que vaya a volver la presencialidad en el corto plazo porque esto se convirtió en algo político pero, lamentablemente, están nuestros hijos en el medio. Nosotros terminamos en un lugar de opositores pero solo somos padres que queremos que nuestros hijos vayan al colegio. Queremos más datos, sino parece que todo es una cuestión de fe mientras los chicos tienen la infancia en pausa”, argumenta Gardel.

Gustavo Iaies, especialista en educación, explica que los estudiantes deben volver a las aulas cuanto antes: “Los chicos vienen sufriendo problemas emocionales y de aprendizaje. En la provincia [de Buenos Aires] es un tema grave, en un momento hay que asumir que la virtualidad es teórica, hay que apurar los tiempos porque los chicos no pueden seguir estando afuera de la escuela. El costo emocional es muy grande y de esto ya va más de un año. Los pibes están perdiendo la posibilidad de tener un proyecto personal. Lo social también va a ser difícil de recuperar, en la adolescencia, donde estas separándote de tu familia y pensando qué vas a hacer de tu vida, el encierro tiene un costo muy grande. Los chicos necesitan certezas, los chicos tienen que estar en la escuela”.

El Ministerio de Educación porteño estableció el mes pasado un esquema en el que se describían cuatro escenarios posibles respecto de la presencialidad en las aulas. Si empeorara la situación sanitaria por la pandemia, el próximo escenario, aunque no está definido si este va a ser el orden en el que avanzarán las restricciones o si tomarán medidas más drásticas, se le daría mayor prioridad a los alumnos que tienen menor autonomía para hacer las actividades escolares y necesitan del cuidado permanente de un adulto. Cuando diseñaron este plan, desde el Ministerio de Educación porteño explicaron que este grupo etario es el que presenta los índices más bajos de contagios.

Así, seguirían teniendo presencialidad quienes concurren a los jardines maternales, el nivel inicial, los que requieran educación especial, la primaria y las prácticas del nivel superior, pero se restringirían aún más las clases de los alumnos del secundario.

El último escenario, en el que sería posible tener solo algún grado de presencialidad, establece una reducción del 73% de los alumnos que asistirán a las aulas. Los 205.536 estudiantes que podrán ir a la escuela serán los que estén transitando el cambio de un nivel a otro, es decir, los que están en maternal, sala de 5; 1°, 2° y 7° grados de primaria, y el primer año de secundaria, o que participen del Centro de Acompañamiento a las Trayectorias Escolares.

Si se llega a esta etapa, también se haría una revisión de los horarios de ingreso y egreso de los estudiantes en los establecimientos, aunque agregaron desde la ciudad de Buenos Aires que todas las escuelas permanecerán abiertas para garantizar tareas pedagógicas y administrativas.

Conocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *