Córdoba: entró en default y negocia para evitar una demanda de acreedores



Schiaretti negocia buscando un acuerdo antes del jueves, cuando vence el plazo de la última propuesta. Fuente: LA NACION

CORDOBA.- Después de cinco ofertas rechazadas por los bonistas, este lunes se le acaban los 30 días de gracia a la administración de Juan Schiaretti para renegociar la deuda y entra en default. El monto a pagar por intereses era de US$25 millones; el primer plazo venció el 9 de diciembre. La mayor incertidumbre es que los tenedores decidan iniciar una demanda contra la provincia, como ya lo hicieron con Entre Ríos.

Aunque los bonistas son duros en los comunicados, el diálogo con el ministro de Finanzas Osvaldo Giordano continúa; el objetivo es llegar al jueves con un acuerdo con la mayoría para que permita la reestructuración de los US$1685 millones en tres bonos.

Ese día, el 14, vence el plazo de la quinta oferta realizada. Antes de esa fecha podría haber una mejora en la propuesta que sea determinante para alcanzar el 66% de adhesión necesaria del global y el 51% de cada bono. La clave por estos días pasa por los intereses a pagar tanto este año como el próximo.

Para Córdoba el mayor desafío es el vencimiento de capital del PDCAR21 que es en junio próximo y alcanza los U$S 720 millones. El proceso de reestructuración comenzó en setiembre pasado.

El principal grupo es el Ad Hoc de Tenedores de Bonos -representa a la mitad del total- que, en un comunicado, indicó que la caída en default fue “una elección y no una necesidad” de la Provincia. Plantea que el gobierno de Schiaretti negocia “de mala fe”.

Hace semanas que viene señalando que los números permiten a la Provincia mejorar las condiciones que ofrece; fuentes oficiales indican que prefieren la “cautela” porque no esperan un salto sustancial de la economía durante este año.

El default de Córdoba generó la reacción de la oposición política. El legislador provincial radical Marcelo Cossar asegura que “los acreedores rechazaron las cinco propuestas elevadas por el gobierno provincial porque entienden que Córdoba tiene maneras de cumplir con los acuerdos. En otras palabras, saben que el presupuesto 2021 fue un dibujo, que hay fondos que se están utilizando en otras cuestiones menos relevantes y que diferir los plazos de los tres bonos que se negocian es ‘patearle’ el problema al gobierno que sigue”.

Señala que “entre la oferta presentada en el presupuesto y la nueva hay un aumento de intereses de US$ 229 millones; lo que refleja la frágil condición en la que se encuentra negociando la provincia de Córdoba”.

Mario Negri, presidente del interbloque de Juntos por el Cambio en Diputados, indicó que “el nivel del gasto, la presión impositiva y un desmedido endeudamiento en dólares tendrían consecuencias gravísimas para la provincia. Hoy Córdoba está en default y en la mira del kirchnerismo. El Gobernador debe dar una explicación creíble y urgente”.

El presidente de la bancada de Hacemos por Córdoba en la Legislatura, Francisco Fortuna, les respondió que Córdoba se endeudó “para realizar obras que son imprescindibles para su crecimiento y no es lo mismo haberlas hecho, a que hoy fueran materia pendiente” y repasó el financiamiento tomado por Cambiemos a nivel nacional. “Es importante pagar, pero hay que hacerlo con racionalidad y en este nuevo contexto, en donde todo el mundo pelea por refinanciar sus deudas en el marco de la pandemia y de sus efectos recesivos. El escenario cambió. Seguimos negociando y veremos qué ocurre”, dijo.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *