“Contra las mafias”: el mensaje de apoyo de Patricia Bullrich a una pyme láctea


Luego del bloqueo, en marzo pasado, por parte de la Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera de la República Argentina (Atilra) a la pyme láctea Mayol, en Gobernador Udaondo, en el partido de Cañuelas, la presidenta de PRO, Patricia Bullrich, visitó la empresa.

Días atrás, Paulina Mayol, una de las dueñas, realizó un posteo contando que el conflicto gremial lejos de llegar a una solución continuaba. La empresa había suspendido a unos trabajadores, de manera preventiva, ante una denuncia penal por robo, daño y amenaza ocurrido durante el bloqueo de cinco días a la planta.

“Nos consideramos totalmente desprotegidos porque el Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires dictó una conciliación obligatoria, imponiéndonos a reincorporar los empleados suspendidos los mismos que están sospechados de robo, amenazas y desobediencia”, señaló en las redes sociales.

Durante cinco días, en marzo Atilra bloqueó el ingreso a la planta. El conflicto gremial se generó a raíz de que el sindicato de General Rodríguez exigía que la mitad de los 14 empleados que posee la empresa sean recategorizados e incorporados como afiliados de su sindicato.

Días después, bajo el lema “Udaondo Unido”, más de cien vecinos de ese pueblo que tiene solo 300 habitantes y gente de la zona, se convocaron en el cruce de las rutas 215 y 16 en la entrada a la ciudad para brindar apoyo a la pyme láctea. Luego de casi una semana de tener impedida la entrada a la fábrica, el Ministerio de Trabajo bonaerense dictó la conciliación obligatorio y el gremio liberó el acceso al predio. Después, el gremio dio a conocer un acuerdo con la compañía y habló de un “correcto encuadramiento” al que accedió la firma.

A principios de marzo pasado, la planta láctea sufrió un bloqueo por el lapso de cinco días por parte del gremio Atilra. Bullrich en la visita a la planta

Junto a la abogada Florencia Arietto, Bullrich brindó su apoyo a la familia propietaria y pidió a las empresas que venden leche y demás insumos básicos que no dejen de proveerle a Mayol para que pueda seguir funcionando como desde hace 85 años.

“La familia Mayol lleva adelante su fábrica desde 1936. Por el apriete sindical producen a media máquina, con la amenaza de perder su lugar de trabajo. Vine a apoyarlos y a mostrarles que estamos contra las mafias. Queremos un país de gente honesta y no de extorsionadores”, dijo en su cuenta de Twitter.

Por su parte, Marcelo Peretta, en representación de la Confederación de Trabajadores y Empleadores (CTE), y parte también de la comitiva, dijo que “ahora que la empresa cumplió con el reconocimiento del sindicato y la aplicación del convenio laboral de la actividad, los trabajadores tienen que defender su lugar de trabajo, sin patoterismo ni delincuencia”.

“Es muy difícil conseguir trabajo registrado en la Argentina, es hora de poner el hombro. No sirve de nada un sindicato fuerte con una empresa cerrada”, señaló.

Por último, Mayol agradeció la visita de los dirigentes y remarcó: “Nos encontramos desprotegidos, hasta el momento el único poder del Estado que ha dado curso a nuestras presentaciones fue la justicia penal, porque decidimos denunciar los hechos de violencia, amenaza y robo de los que fuimos víctimas”.

LA NACIONConocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *