Contra la explicación permanente – LA NACION



Martina Rua: “La exploración de caminos nuevos requiere un cambio de enfoque” Crédito: Ana Monti

No tuvimos mucha opción. Casi todos, en mayor o menor medida, tuvimos que buscarle la vuelta a lo que veníamos haciendo de una manera hasta febrero de este año. En el mes de marzo del año de la pandemia nos vimos obligados a ensayar, probar, intentar o explorar modos distintos de seguir adelante. Ya pasaron nueve meses y son tantas las habilidades que hemos desarrollado este año que creo que solo con el tiempo podremos dimensionar nuestra gran adaptación al contexto y también nuestro ADN sobreviviente que nos llevó a renacer en el medio del duelo.

Esta semana asistí a una conversación virtual organizada por la escuela de negocios de la Universidad de San Andrés (UDESA) titulada “Esenciales” en los que la institución nos invitó a reflexionar sobre el valor de cinco habilidades importantes que desarrollamos este año y a proyectar su valor de cara a lo que viene. Explorar, decidir, aprender con otros, re aprender y conectar, fueron las habilidades elegidas. Hoy quiero contarles sobre la que se eligió para abrir la conversación: el valor de explorar.

El que habló de esta habilidad es Javier Bajer, que nació hace 55 años en Buenos Aires y hace más de 30 que vive en Londres, especialista en acompañar a gobiernos de ciudades y a organizaciones a encarar cambios profundos en su cultura. Lo conocí hace dos años buscando argentinos con carreras extraordinarias en el exterior y esta semana esta conversación nos volvió a cruzar.

Algunos ejemplos de los desafíos en los que ha trabajado Javier incluyen haber acompañado a una fuerza policial del Reino Unido que necesitaba cambiar su relación con los ciudadanos debido a la reputación de discriminación que tenía, transformación de una minera de Mozambique que quería emprender el camino hacia políticas que mejoren la calidad de vida de los obreros o el trabajo con un gobierno municipal argentino que buscaba un cambio de cultura interna y con los ciudadanos sobre el reciclado de residuos, entre otros.

La exploración de caminos nuevos requiere un cambio de enfoque. Su propuesta fue abandonar la postura de la explicación constante, la queja hacia el otro, hacia un comportamiento nuevo con foco en aprovechar las cartas que nos tocaron este año. Doctorado en psicología social y con un máster en neurociencias, Bajer cree que el cambio se trabaja desde las creencias. Para esto nos invitó a dejar de justificar todo lo que nos pasa y pasar a una etapa de exploración de las nuevas posibilidades.

“Ya pasaron todos los Zooms en los que hablamos de prepararnos para vivir en tiempos de incertidumbre. Ya estamos acá, eso ya pasó, tenemos que intentar no quedar atrapados en la explicación, esto es realmente una oportunidad para mover el árbol y que caiga todo lo que no tiene que estar ahí. La normalidad pre Covid en muchos sentidos no estaba buena, no busquemos volver a eso”

Bajer cree que luego de decenas de años de prácticas organizacionales que no nos animábamos a cuestionar, en pocos meses se avanzó hacia una transformación irreversible. ¨Como argentinos tenemos momentos de lujuria para ver quien tiene la culpa, pero hay q salir de esa trampa. Aquellos que están en modo exploración están sacando ventaja. Por ejemplo, para quienes temían que perderíamos la cultura corporativa por no ir a la oficina, se comprobó que no estaba ahí. Está en las personas¨, dijo.

Un “modo” exploración tiene más que ver con lo que vamos a dar que con lo que vamos a recibir. Esta velocidad que se dio para explorar no se hubiera dado sin la pandemia. “La gente se cuestionó en serio el para qué, pudimos explorar sobre el propósito, pero no desde el slogan, la cultura no se habla, se vive. Y esto está empezando a ocurrir porque este duelo se despertó el para qué mas grande, por eso crecen los divorcios y cambios laborales y años sabáticos”.

Un mito que Bajer buscó despejar es que cambiar lleva demasiado tiempo. Para el especialista se trata mucho más de coraje y de entender desde qué miradas del mundo partimos, cómo está armado el sistema de creencias. Y cerró con una mirada optimista, reparando en la cantidad de encuentros virtuales y colaboraciones globales que están ocurriendo. “La pandemia nos animó a que nos soltemos un poco del borde y nademos a nuevas posibilidades. Aprovechemos este shock, porque esto se acaba y tenemos la posibilidad de no volver a lo mismo”, advirtió. Hasta antes de 2020 la exploración parecía optativa. Pero este año fue el salvavidas que nos dejó flotar y llegar a una nueva orilla a muchos.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *