Cómo aumentar las exportaciones aquí y ahora



Dada la situación existente en el sector externo, no es difícil explicar el interés que tiene el Poder Ejecutivo en que aumenten las exportaciones de mercaderías y servicios. No dije el deseo, que pertenece al plano de los objetivos, sino el interés, que plantea la cuestión en el plano instrumental.

Se busca que aumente el valor de las exportaciones, pero como rara vez la Argentina puede afectar los precios internacionales, lo que el Gobierno puede intentar es que suba el volumen de las ventas al exterior. Lo cual implica aumentar la producción de productos exportables y disminuir su absorción interna.

Concentrémonos en el caso de la soja, un producto para el cual existe demanda internacional y la absorción local es insignificante, lo cual implica que el desafío se centra en aumentar la oferta sin generar un conflicto en la distribución del ingreso.

¿Qué deben hacer las autoridades? Diferenciar entre la respuesta inmediata, la de corto y la de largo plazo. La respuesta inmediata pasa por exportar lo que ya se cosechó o se está por cosechar; la de corto plazo es la que cabe esperar utilizando la actual maquinaria, fertilizantes, riego artificial, etc.; mientras que la de largo plazo es la que resulta de aumentar el esfuerzo, asumir más riesgos, etc.

Los agricultores que tienen soja guardada en silobolsas pueden apurar su venta al exterior si el Gobierno les pone un revólver en la cabeza o amenaza con estropearles lo que cosecharon y también si reduce de manera drástica y transitoria el correspondiente derecho de exportación. Si se anunciara que toda la soja que se exporte antes de fines de octubre no pagará derechos de exportación, seguramente que veremos algún aumento inmediato de las ventas al exterior.

Pero por una sola vez. Para aumentar de manera continua el flujo de exportaciones tendrá que convencer a los productores de que su esfuerzo tendrá sentido para ellos. Lo cual implica modificar la actual política de tipos de cambio múltiples, de derechos de exportación, terminar con las amenazas a la propiedad, etc., y hacerlo de manera creíble, para que los anuncios puedan servir para tomar decisiones.

¿Y si no? Seguiremos como hasta ahora o peor. En la década de 1960 el mundo no nos compraba más productos, no existían los mercados financieros internacionales, y se decía que los productores agropecuarios no respondían a los incentivos; nada que ver con la actualidad.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1