Cócteles en bolsa y tintura on demand. La reinvención de dos emprendedoras



Vicky Stefani, Sofía Terrile (LA NACION) y Mona Gallosi Crédito: Fabián Malavolta

Hay rubros que se vieron más impactados que otros por la pandemia del Covid-19, ya que no pudieron abrir sus puertas, como locales gastronómicos y peluquerías. Pero las trabas estimularon la creatividad de dos emprendedoras que le encontraron la vuelta a la difícil situación pensando en sus clientes y equipos de trabajo.

Una de ellas es Vicky Stefani, dueña de una peluquería que lleva su nombre, quien rápidamente se volcó a la red social Instagram para no perder el contacto con sus clientas y clientes ante el cierre por la cuarentena.

“De entrada tuve un pánico total. No entendía qué pasaba, pero con el tiempo entendí que me tenía que reinventar. Mi angustia era la desvinculación con la gente y cómo hacer para que los vínculos siguieran vivos con la parte física cerrada. La verdad es que no le daba bola a Instagram, pero me lo puse ‘a cococho'”, afirmó en el evento “Empresas”, organizado por LA NACION.

Lo que hizo fue hacer lives llamados “SOS canas en cuarentena” para que clientes y no clientes le enviaran fotos del crecimiento de sus raíces y así poder asesorarlos acerca de cómo teñirse y qué color usar.

Vicky Stefani mudó su pulequería a Instagram Crédito: Fabián Malavolta

“Por cada vivo que hacía tenía que contestar 300 fotos. Fue un boom. No solo había clientas, sino gente de todas partes a las que mandaba a la farmacia o al super chino y les decía comprá tal color”, relató, y dijo que luego surgió la idea de hacer kits de color personalizados.

“Armé un chat con mis tres coloristas llamado ‘Aguante el color’ para que participaran. Me di cuenta de que Vicky Stefani se desarmó y se volvió a armar de otra manera”, dijo, sobre el proceso que vivió.

En tanto, la bartender Mona Gallosi contó que no sintió pánico ni miedo ante el cierre de su salón PuenteG, pero sí experimentó “mucha conciencia”.

“Disfruté de mi hijo y de mi marido, y, después de 30 días, cuando tuve que pagar 12 sueldos, mantener la estructura y vi que el dinero se iba acabando, me puse a pensar y comencé a mirar qué tenía. Un gran capital en botellas de alta gama, insumos no perecederos y máquinas de envasar al vacío que usaba para llevar bebidas en bolsas a eventos. Era algo de vanguardia que podía funcionar o no”, contó.

La bartender Mona Gallosi apostó por el delivery de tragos Crédito: Fabián Malavolta

Armó cócteles listos para consumir en bolsas que solo había que cortar y servir. Pero pensó que necesitaba que el negocio tuviera volumen y entonces creó la tienda online “Mona en casa”, herramienta que compartió con colegas.

“Entendí que era entre todos. No solo a mí me tiene que ir bien. Es todo un área que sufre. Si se mantiene esto va a seguir rodando. Es un trabajo de hormiga con el colega. Ver si necesita algo, si quiere trabajar. Saqué Good Urban Food que es la cocina de PuenteG y como un colega estaba medio a la deriva ahora lo está haciéndolo él”, cerró.

El desafío de idear el futuro

Del encuentro también participó el creativo Carlos Bayala vía Skype. Desde sus oficinas de Londres habló del éxito de su curso “cuarenténico” online de comunicación “Bayala Gratis” y de lo que persistirá tras la pandemia.

“Lo que más pide todo el mundo es el abrazo. Si bien hay una gran demanda de tecnología, hay una necesidad de volver a lo analógico de manera brutal. Hay una mega explosión de herramientas muy interesantes, como Zoom, pero mi sensación es que no hay que guiarse por el presente. Están sobrevaluadas”, afirmó, y sumó: “Esas experiencias van a tener un lugar, pero se va a revalorizar la experiencia física del estar y de los sentidos”.

Carlos Bayala Fuente: LA NACION – Crédito: Fabián Malavolta

“No hay que subestimar el futuro de los negocios que involucran experiencias como la hospitalidad, hacer paseos o encontrarse con la gente. Van a tener un revival”, concluyó.

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2