Claudia Faena. La hermana arquitecta de Alan que tiene en cuenta la energía vital para diseñar



Claudia Faena junto al panel en la fábrica de Fontenla Crédito: Pablo Aharonian

“No creo que solo la arquitectura sea un refugio, debe ser capaz de excitarte, calmarte y hacerte pensar”, es una de las frases dijo de Zaha Hadid y que Claudia Faena la usa como su frase de cabecera. Es la mano derecha de su hermano, Alan Faena. Estuvo a cargo de la obra y diseño de los interiores del Hotel Faena y del edificio Faena Aleph. Luego de una investigación sobre frecuencias y vibraciones, presentó en 2018 en la 57ª Feria de Diseño de Milán el primer panel, y luego en la Bienal Nacional de Arquitectura en la Usina del Arte, que en ese momento era un elemento decorativo como un cuadro o un separador de ambientes para armonizar el lugar mediante ondas visuales.

Tiempo después se unió con el director y dueño de la firma Fontenla Furniture, Roberto Fontenla, para poder industrializar su diseño. “Quisimos llevar el arte al alcance de todos. Este diseño cumple dos funciones, una es decorativo y la otra que es una fuente de energía vital para cualquier espacio donde se lo coloque”, dice Fontenla, quien reconoce llevar en la sangre la industrialización.

“Nosotros al crear lugares para que las personas trabajen o vivan, trabajamos también con su energía y a la vez estamos trabajando con la holografía. Porque si uno piensa en el átomo, éste tiene la misma estructura y es parte del sistema solar, y a la vez es parte de una galaxia. Todo es holográfico, cada parte que forma el total es igual a la totalidad”, explica la arquitecta.

Faena aplicó este estudio a la arquitectura fusionando la palabra, las vibraciones y los mantras que armonizan. Cuenta que lo pudo experimentar con un cliente que le dejó su oficina para que la rediseñe como más le guste. “Mi cliente me comentó que era lo que necesitaba para su oficina. Buscaba que impacte”, dijo. De esa manera decidió experimentar con lo que venía estudiando y buscó impactar desde lo energético.

Los paneles están hechos de diferentes materiales: madera, vidrio, luz y cintas pegadas. “Las cuales, de la manera en que están colocadas para un lado y para el otro, cruzándose entre sí, generan una sensación cinética”, explicó.

Oficinas vidriadas con el diseño de Claudia Faena Fuente: Archivo

Para Faena hoy existe una nueva figura de consumidor mucho más responsable con su calidad de vida donde predominan las líneas, la naturaleza y la luz. Una de las grandes pasiones de Faena es transformar la vida de la gente, ya sea en sus casas como en sus oficinas. Lo hace utilizando la relación de los espacios con la luz y elevando su vibración de distintas maneras.

En un futuro cercano ve que la mayoría de las oficinas tendrán en su interior líneas suaves y orgánicas, donde sea la luz y la naturaleza la que defina los espacios. “La fuerza de lo invisible definirá lo visible y etéreo. Incorporar las últimas tecnologías va a ser lo más importante. El confort será sinónimo de glamour y estará dando las soluciones de las cosas prácticas de la vida”.

“Las fachadas también son importantes – agrega Faena – porque anticipa lo que es el espacio interior. Pero es mucho más importante el interior, que es donde las personas pasan gran parte del día. Para ella una casa, en la actualidad, es un lugar para vivir y debe proporcionar confort, debe ser el lugar donde cada ser se conecta. Antes, las casas estaban diseñadas para mostrar. Hoy son para vivirlas. Lo mismo con los lugares de trabajo”, concluye.

Cuando la llaman para rediseñar un lugar, lo primero que busca es que tenga mucha luz natural para poder conectar con la naturaleza. Por ejemplo, cuenta: “Cuando estoy en un lugar y surge un espacio amplio y luminoso solo me resta poner los paneles. Si en el lugar hay muchas puertas vidriadas decido poner rayas sobre el vidrio o en las paredes para que empoderen el espacio”.

Esas rayas onduladas, según Faena son “la representación visual de distintas palabras o referidas a la función principal de ese lugar. Son matrices energéticas que trabajan con la energía de las personas que habitan ese espacio”, especificó.

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *