Bienes Personales: el Gobierno sorprendió con medidas para alentar la repatriación de activos



Las personas que tengan bienes en el exterior y que antes del 31 de marzo próximo traigan al país activos por al menos el 5% del valor total de ese patrimonio, quedarán liberadas de pagar la alícuota diferencial incrementada del impuesto sobre los Bienes Personales, que llega hasta el 2,25% (la tasa máxima de imposición para activos en el país es de 1,25%).

Esa opción para los contribuyentes, que intenta alentar una repatriación de activos, es una de las novedades que trae el decreto reglamentario de la ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva, que se publicó hoy en el Boletín Oficial. El requisito para acceder a la alícuota general y liberarse de la diferencial es que las divisas se ingresen al país durante los próximos tres meses y queden depositadas en el sistema financiero al menos hasta el 31 de diciembre de 2020. Esas fechas son las que corresponden por el ejercicio fiscal 2019, pero la normativa establece que el beneficio será para los años siguientes también.

Los bienes que podrían ser repatriados para quedar al margen de la tasa agravada son las tenencias de moneda extranjera y los montos generados por la venta de activos financieros en el exterior.

“Alguien que tenga un patrimonio de 1 millón de dólares en el exterior, por ejemplo, si trae al menos US$50.000 va a estar alcanzados por la alícuota vigente para los bienes en el país; eso no estaba previsto en la ley, sino que se incorpora ahora, y es un beneficio para los contribuyentes con patrimonio en el exterior”, explica el contador Iván Sasovsky, que agrega que la opción rige ya para el impuesto que se determinará por este año, 2019, cuya declaración e ingreso del pago deberán hacerse durante 2020.

Según establece el capítulo sobre Bienes Personales incluido en el decreto 99, para la parte del patrimonio que las personas tengan en el exterior regirán alícuotas que van del 0,7% al 2,25%. Esa fijación de tasas se hizo en función de la delegación de facultades que la ley 27.541 le dio al Poder Ejecutivo y que prevén que el nivel de imposición pueda incrementarse hasta un 100% en el caso de bienes en el exterior, respecto del vigente para los activos en el país.

Según la reglamentación conocida hoy, el Gobierno no utilizó en un 100% su atribución de incrementar la alícuota, ya que el nivel de imposición dispuesto quedó por debajo del máximo que se le había permitido disponer. Y hay, a la vez, una apuesta por lograr que ingresen divisas al país y sean depositadas en cuentas locales, contra un alivio impositivo.

De esta manera, si deducida ya la base no imponible, de $2 millones, el patrimonio total es de hasta $3 millones, la alícuota desde este año será de 0,5% para bienes en el país y de 0,7% para los ubicados en el exterior. Si el patrimonio que excede a lo no imponible es de entre $3 millones y $6,5 millones, las alícuotas serán de $15.000 más el 0,75% de lo que excede de $3 millones en el primer caso, y de 1,2% en el segundo. Si los bienes totales gravados son de entre $6,5 millones y $18 millones, entonces por la parte en el país se pagará $41.250 más el 1% de lo que exceda de $6,5 millones y por los del exterior, 1,8%. Y, por último, si el patrimonio alcanzado es superior a los $18 millones, entonces el gravamen anual sobre lo ubicado en la Argentina será de $156.250 más el 1,25% sobre lo que exceda de ese monto, en tanto que lo que esté fronteras afuera tributará con una alícuota de 2,25%.

El valor del patrimonio no imponible, que está establecido en 2019 en $2 millones, en tanto, será en primer lugar computable contra el patrimonio en el país. Es decir que ese valor se restará para lo que está gravado con las alícuotas más bajas, dentro del esquema del tributo.

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *