Barcelona: un equipo autodestructivo que perdió casi toda chance de ser campeón



Barcelona se pincha. Apenas cinco puntos sobre los últimos doce en juego. Bajones de rendimiento que le cuestan goles en contra, como en los increíbles partidos contra Granada y Levante, dos equipos con un presupuesto varias veces inferior y con otras prioridades. Futbolistas fuera de su mejor versión, como Gerard Piqué o Serginho Dest. Un entrenador que, si bien no es cuestionado por lo que implica en la historia reciente del equipo, no supo cómo hacer para evitar el bajón de sus dirigidos. Contra Levante, por ejemplo, la orden era mantener la intensidad del primer tiempo. Hicieron todo lo contrario. Este Barcelona tiene los genes de un equipo autodestructivo. Como si no quisiera ser campeón.

Ronald Koeman no supo cómo hacer para que su equipo mantuviera la intensidad del primer tiempo frente a Levante, y los valencianos empataron 3-3 un partido increíble.PAU BARRENA – AFP

Si Barcelona fuera a terapia, cualquier psicólogo le diría que es el peor enemigo de sí mismo. Un Barcelona masoquista, que hizo un curso acelerado en complicarse la vida. Los partidos con Levante y Granada aportan varias instantáneas de esas complicaciones: tanto Jorge Molina (Granada) como Sergio León (Levante) anotaron goles en sus primeros remates al arco. Ambos acababan de entrar al partido. La defensa catalana, ausente. En el segundo gol de los valencianos, incluso, ocurrió lo impensado: un error de Lionel Messi en un pase atrás. Las fallas colectivas terminan impactando hasta en el capitán.

La prensa española, sin embargo, rescata a Messi del hundimiento. “La actuación barcelonista fue una broma de mal gusto que delata su falta de personalidad y el desatino de Koeman. El entrenador se equivocó tanto con los cambios que ni siquiera el ambicioso Messi logró poner remedio a un resultado que descabalga definitivamente al Barcelona de la Liga”, escribe Ramón Besa en El País de hoy.

Los dos periódicos deportivos de Cataluña, Sport y Mundo Deportivo, hablan de “siete pecados capitales” del equipo, cuyo precio será dejar de pelear por el título de liga, una lucha que ahora aparece reservada a Atlético y Real, los dos equipos de Madrid. Pero también anticipan que habrá a corto plazo una reunión cumbre entre el presidente del club, Joan Laporta, y Ronald Koeman, el entrenador con contrato hasta 2022. Dicen los diarios que la máxima autoridad de la institución quiere saber de primera mano cómo se encuentra el holandés, y si cree que los futbolistas le responden en la cancha.

Hasta hace unos días, y luego de conseguir entrar en la pelea por el título liguero cuando parecía destinado a verla por televisión, Koeman (al igual que Messi) era la piedra angular del proyecto deportivo para la próxima temporada. Ahora es tiempo de una evaluación. Al entrenador le achacan, por ejemplo, su decisión de “cerrar los partidos” en lugar de buscar más ventaja. Prueba de ello son los cambios defensivos contra Levante, cuando a ocho minutos del final retiró de la cancha a Antoine Griezmann y Ousmane Démbelé. “Es un error de novato porque, si te meten el empate ya no tenés con quién reaccionar”, sentencia Xavier Bosch en Mundo Deportivo.

La cercana relación entre el presidente Joan Laporta y Lionel Messi parece ser la llave para que el capitán blaugrana renueve su contrato con el equipo catalán, que termina el próximo 30 de junio.AP – AP

La pregunta es por qué Barcelona no es confiable. Qué le pasa durante los partidos que provoca en los rivales una sensación de superioridad. Equipo que lo ataca, equipo que le convierte. Eso hizo, por ejemplo, que Granada se llevara hace unos días la primera victoria de su historia del Camp Nou. Si los blaugranas se imponían, levantar el título de campeón sólo hubiera dependido de ellos. Fallaron. Volvieron a fallar contra Atlético de Madrid y repitieron falencias individuales (groseras) y colectivas contra Levante. Y no dependen de sí mismos para ganar la liga, el gran objetivo que les quedaba.

LA NACIONConocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *