Banco Central: aprovecha el veranito estacional para comprar dólares



El Banco Central aprovecha el veranito financiero para comprar dólares, pero no son suficientes para fortalecer las deterioradas reservas Fuente: Télam

La tranquilidad cambiaria del último mes del año y el endurecimiento en las restricciones a las importaciones permitió que el Banco Central comprara más de US$200 millones en los últimos días, a diferencia de lo que ocurría en los meses previos, donde debía intervenir en el mercado con una posición vendedora. Este veranito financiero, sin embargo, es estacional y los economistas proyectan que solo puede durar hasta mediados de enero.

Con el cierre del mercado cambiario de hoy, el Banco Central logró comprar dólares en las últimas 10 jornadas de forma consecutiva. En el mes acumula un saldo positivo de US$130 millones, ya que en los primeros días del mes debió vender US$82 millones.

Esto ocurre, además, en un contexto en el cual hay menos liquidación de divisas de las que hubo en noviembre para esta altura de diciembre. Para comparar con el mes anterior, al 18 ya se habían liquidado US$70 millones más y el Banco Central llevaban vendidos en el mercado cambiario US$120 millones.

En el BCRA ven que están funcionando los filtros que se aplicaron para canalizar importaciones (a pesar de que las compras del exterior crecen con respecto de los mismos meses del año pasado) y que está resultando efecto la obligación que impusieron a las empresas de reestructurar sus deudas si tenían vencimientos de más de un millón de dólares.

Para el economista Gabriel Caamaño, de la consultora Ledesma, las consecuencias de las mayores restricciones ya afectan la actividad. “Las importaciones aumentan porque hay mayor absorción de transable: como no se pueden comprar dólares, las personas compran autos, ya que perciben que están baratos en dólares, porque están valuados al tipo de cambio oficial. Sin embargo, ¿durante cuánto tiempo más se puede mantener esta tensión de restringir las importaciones sin afectar a la actividad?”, comentó.

También remarcó que, si bien el Banco Central está comprando dólares, el saldo positivo que acumuló no alcanza a compensar las ventas que le está haciendo al Tesoro para que pague los vencimientos de US$206 millones con organismos internacionales, lo que implica que las reservas netas igual siguen cayendo.

Pablo Repetto, economista de GRA Consultora, explica que la compra de reservas está “relacionada con la estacionalidad de la liquidación de la cosecha fina, influenciado por los frenos a los pagos de importaciones y también porque diciembre tiene la particularidad de que hacen falta muchos pesos en el mercado”.

“Este mes es particular y tal vez haya menos empresas que necesitan comprar bienes importados, lo que hace que haya menos demanda de dólares. Es un equilibrio inestable, puede parecer que está todo muy calmo, pero hay que ver si se convierte en una calma consistente o una calma chicha, que genera nuevos rounds más adelante. Mientras que el BCRA tenga que asistir al Tesoro como lo hace, con una demanda de pesos que está exhausta, hay riesgos de que haya un problema con las reservas más adelante”, agregó Repetto.

Juan Ignacio Paolicchi, economista de Empiria Consultores, coincide en que siempre este mes, hay un veranito financiero dado por el aumento de la demanda estacional de pesos. “Las familias y las empresas necesitan pesos para pagar gastos de vacaciones, para pagar aguinaldo y algunos bonos de fin de año. Eso explica la baja en la brecha cambiaria, que cayó de 90% al 70%. A su vez, esta caída generó que las empresas importen menos y por lo tanto el BCRA tiene que vender menos dólares para satisfacer esas necesidades”, indicó.

El economista destaca que el problema de fondo no se terminó con este veranito financiero y que las reservas netas del Banco Central todavía están en un nivel crítico, en torno a los US$3000 millones. “Con estos niveles, comprar 20 o 25 millones de dólares promedio por día definitivamente no es una buena noticia. Es una buena noticia que haya dejado de vender, pero no se terminó el problema, porque en febrero esto pega la vuelta y la gente no quiere más los pesos, sino que quiere comprar dólares. El Banco Central tendrá que manejar de manera muy prudente el excedente de liquidez del último año, si no quiere que la brecha vuelva a subir”, concluyó.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *