Autos 0km. Por el dólar y los faltantes, advierten que habrá más subas de precio



Las terminales y concesionarios prevén más aumentos para los autos 0km

Hoy comprar un auto sigue siendo un buen negocio. Quizás no tan rentable como en junio pasado cuando la brecha cambiaria crecía y los valores de lista se movían muy lentamente: delicias para aquellos con dólar cash. Hoy, con un mercado recalentado por las expectativas de devaluación, faltantes de autos por las dudas que genera el costo de reposición, problemas para importar, y una incipiente escasez de insumos y piezas por la recuperación poscovid, los precios subirán.

No hay un número mágico sobre cuánto aumentarán los 0km. Pero varios CEO’s de terminales y hombres del canal comercial coinciden en que habrá un piso para esas subas: será de 4% cada 30 días en los próximos meses. Se trata de un porcentaje vinculado a la devaluación oficial. En rigor, un poco por encima de ese movimiento. El margen extra hace de cobertura futura en tiempos de inestabilidad macro local.

El problema de desabastecimiento de piezas es global. Volkwagen y Bosch, por ejemplo, afirmaron que el viernes pasado en China que el freno que provocó la pandemia en las fábricas durante las cuarentenas está produciendo hoy cuellos de botella y faltantes de partes, entre ellas, chips importados para piezas electrónicas, unidades de control electrónico y programas de estabilidad electrónica. “La chapa está volando”, contó un industrial del mundo del acero a LA NACION la semana pasada en la conferencia industrial de la UIA, que cerró en la fábrica de Quilmes.

Pablo Di Si, presidente de Volkwagen en América latina, y Thomas Owsianski, CEO en la Argentina, ven también esa situación global en la Argentina. Así lo aseguraron en una charla con los medios tras la inauguración de una nueva planta de pintura en el Centro Industrial Pacheco. “Noviembre fue muy fuerte”, dijo Owsianski sobre el mercado local. “La demanda es más alta que la producción posible. La cadena de valor no puede suplir la demanda. Ese es el desafío más grande en este momento”.

“Lo que ocurrirá en los próximos meses es que van a haber problemas en la cadena productiva. El acero y otros commodities están en falta, y los precios internacionales ya están en alta”, explicó Di Si sobre el panorama global. “Va a haber una inflación a nivel mundial por la demanda reprimida y las capacidades restringidas. A nadie le gusta la inflación, pero la inflación por una alta demanda implica que la economía y el sector productivo se están moviendo”, justificó el ejecutivo afincado en Brasil.

“La situación es similar”, dijo Owsianski sobre lo que pasa en el mercado local. “Volkswagen tiene los mismos problemas en la Argentina que el mundo. Claramente, los proveedores van a querer aumentar precios. Están en ese proceso”, dijo el alemán. “Tenemos una presión de costos que no es poco. Son valores altos, de un 20% y 30% en dólares a nivel mundial. La industria no va a poder absorber esos costos”, detalló Di Si.

En la Argentina la brecha cambiaria es el motor de ventas, lo que genera una burbuja y distorsiones en el mercado Fuente: Archivo – Crédito: Ricardo Pristupluk / LA NACION

Dos CEO’s de terminales automotrices coincidieron con los ejecutivos de Volkswagen. “Lo aumentos acompañan el dólar. Quizás un poquito más por el hecho de no tener volumen. No veo algo muy grande a futuro. Creo que acompañará la devaluación del dólar, unos 4 puntos por mes”, dijo el CEO de una firma europea en la Argentina. “Tenemos faltantes. Un poco de todo. Sí hay muchos problemas en Brasil. Hay faltantes de piezas, pero es general. Hay algunos proveedores que no están entregando”, agregó.

“Los precios van a seguir subiendo en diciembre y en enero seguro. Las alzas son principalmente en la Argentina y siguen al dólar o la inflación, lo que sea más alto. Ahora apareció también un problema con el acero, pero se va a solucionar rápido. Acá los precios subirán por el riesgo cambiario. Nadie quiere quedarse con pesos en la Argentina”, afirmó a este medio otro número uno de una marca global.

En Volkswagen estimaron para el año que viene un mercado de entre 350.000 o 400.000 autos contra los 320.000 de este 2020. Dependerá de los dólares necesarios para importar. En Acara, entidad que reune a los concesionarios, son más optimistas: ven un mercado de 410.000 0 420.000 0km para 2021.

Ricardo Salomé, presidente de esa entidad, también cree que los precios aumentarán. “Va a ser todos los meses al ritmo de la devaluación o más. Las terminales aprovechan y se cubren por las dudas”, afirmó el directivo que ve ente 20.000 y 22.000 livianos venidos en diciembre y un piso de 50.000 para enero.

Las concesionarias trabajan hoy con un stock mínimo. Allí explican que mientras las terminales tienen limitaciones para importar autos tienen aún acceso al mercado de cambios oficial a través del comercio exterior. En cambio, la red de comercialización trabaja en pesos, lo que genera problemas por el costo de reposición y necesidades de cobertura. El dólar, para ellos es el auto, en medio de la presión por cubrir las cuotas que la cadena impone.

“El mes pasado ya hubo un retoque (de precios), pero no veo para adelante aumentos desmesurados más allá de cómo se vaya dando la devaluación”, dijo el dueño de un concesionario, que acuerda con que el piso será lo que ocurra con el dólar en el país.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *