Aumenta la nafta: desde mañana, YPF sube otro 6% los precios de los combustibles


Desde mañana, YPF incrementará 6% promedio los precios de sus combustibles en todo el país. En la Ciudad de Buenos Aires, se espera que la suba sea mayor, de 6,3%. El resto de las marcas de estaciones de servicio –Shell, Axion y Puma Energy– acompañará el incremento.

El mes próximo también habrá un nuevo aumento, que completará el tramo final del alza de 18% promedio país que anunció la petrolera con control estatal el mes pasado. De este total, ya se aplicó en marzo una suba de 7% (en CABA fue de 7,9%) y, por lo tanto, el próximo aumento de mayo sería menor al 5%.

En lo que va del año, los precios de la nafta y el gasoil aumentaron seis veces, y acumulan una suba de 27,2%, muy por arriba de la inflación estimada para el mismo periodo, de alrededor 16%. Las razones que explican esta suba es la actualización del impuesto a los combustibles, que autoriza la Secretaría de Energía; el aumento de los biocombustibles, que se utilizan en la refinación para cortar el petróleo; el alza del precio internacional del barril de crudo, y la devaluación acumulada.

Para lograr que el Gobierno autorice estos aumentos –aunque el sector no está regulado, YPF no mueve sus precios sin el consentimiento de la Casa Rosada–, fue clave la gestión del nuevo presidente de la petrolera, Pablo González, exvicegobernador de Santa Cruz durante la primera gestión de Alicia Kirchner. El patagónico explicó al Presidente y a la vicepresidente Cristina Kirchner que YPF necesitaba recomponer urgente sus ingresos para poder invertir en la producción de gas y petróleo.

Para convencerlos, enfatizó que si continuaba la declinación de estos suministros, en el largo plazo implicaría que aumenten más las importaciones, lo que sería perjudicial para la economía porque significaría una salida de dólares para financiar esas compras del exterior, en un contexto en el cual escasean las reservas del Banco Central.

Por el lado de los costos, YPF lideró una negociación con las petroleras para adquirir el barril de crudo a un valor de US$55, por debajo de los US$67,74 a los que cerró la cotización internacional (Brent), que se toma de referencia en la Argentina.

Este acuerdo de palabra entre las refinerías –que incluye también a Raízen (opera las estaciones Shell) y a Trafigura (Puma Energy)– y las productoras (Pluspetrol, Vista Oil y Sinopec, entre otras) se cerró hasta junio. El objetivo del sector es arreglar internamente la problemática que generó el brusco salto que pegó el valor del crudo (pasó de US$40 a US$70 en poco tiempo), y de esta forma evitar la intervención del Estado que, como ocurrió varias veces anteriormente, podría establecer un “barril criollo” y fijar el precio.

Los precios de la nafta y el gasoil aumentaron en seis oportunidades

Sin embargo, en la Secretaría de Energía están diseñando una nueva ley de hidrocarburos que podría incorporar algún mecanismo para ajustar internamente los precios cuando aumenta o disminuye la cotización internacional.

“No hay una cuestión definida sobre qué hacemos con el precio interno. Una posibilidad es que se establezca un mecanismo automático, de determinación y/o con la incorporación del impuesto a los combustibles líquidos, de forma de amortiguar el impacto de un aumento; que funcione como un mecanismo paulatino de acompañar, como un acordeón en el tiempo”, dijeron en el Gobierno, consultados por LA NACION.

“La otra alternativa es no incorporar ninguna cuestión de esta característica. Hoy el precio es libre. Las empresas dicen que tienen la obligación de vender el barril de petróleo al export parity (precio de paridad de exportación), pero en el país nunca funcionó ese esquema. Tal vez es mejor un mecanismo que establezca parámetros para que no haya sorpresas. En general todas las productoras valorarían mecanismos previsibles. Pero no es algo que esté resuelto”, agregaron.

Desde hace casi dos años que el Frente de Todos está prometiendo que habrá una ley de hidrocarburos, que mantiene expectante a la industria. No solo lo anuncian los ministros, sino que el presidente Alberto Fernández anticipó que mandaría el proyecto de ley al Congreso en dos oportunidades: en las dos aperturas de sesiones ordinarias. Por ahora, en la Secretaría de Energía indican que hay varios borradores, pero ningún documento en concreto.

Según pudo saber LA NACION, en el proyecto de ley se tendrán en cuenta los anteriores borradores que ya habían diseñado el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y Guillermo Nielsen, expresidente de YPF, así como también los conceptos que recomendó la actual gestión de la petrolera.

En la cartera que dirige Darío Martínez no confirman ningún proyecto en particular. “Hay mil borradores y cada uno tiene un interés concreto. Estamos teniendo reuniones con todos los actores para diseñar la mejor ley”, comentaron.

Conocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *