Aporte. Un tercio de los alcanzados por el “impuesto a la riqueza” irá a la Justicia para no pagarlo


Una tercera parte de los 15.000 contribuyentes alcanzados por el llamado “impuesto a la riqueza” presentará amparos o acciones declarativas de inconstitucionalidad para evitar pagar lo que consideran un abuso. En un futuro se les unirán aquellos que decidieron pagar, pero que luego exigirán su devolución mediante una acción de repetición, con lo que la cifra de los que intentarán esquivar el aporte ascenderá a un 50%.

Hoy viernes venció el plazo obligatorio para pagar el tributo en cuestión, por eso fueron muchos los que se apresuraron a hacer sus presentaciones alegando “confiscatoriedad”. Pero, según explicó el César Litvin, CEO y socio del estudio Lisicky, Litvin y Asociados, no era necesario iniciar ya las acciones judiciales, porque bastaba con presentar una multinota en la AFIP manifestando que no se iba a abonar. “Luego, una vez que la AFIP hace la intimación, ahí corre el plazo para presentarte ante la Justicia”, indicó el especialista a LA NACION.

Por el momento, la Justicia solo corrió vista de 80 casos a la AFIP, pero, según opinan los especialistas consultados, esa cifra debería ser mucho mayor.

Litvin aseguró que era esperable que hubiera mucha judicialización, porque el impuesto es exorbitante. “En algunos casos llega a 7,5% sobre bienes. Por eso, porque lo sienten como un abuso por parte del Estado, hay mucha gente que, aunque no esté acostumbrada a esto, por primera vez va a hacer un juicio de este tipo”, remarcó el tributarista. Y acotó que hay dos factores por los que se produce la rebeldía: lo exorbitante del impuesto y la desconfianza en el uso del destino de los fondos.

En línea con las cifras de otros especialistas que asesoran a clientes que fueron a la Justicia, Gabriel Hermida, socio de Auren Argentina, calculó que un 33% de los alcanzados por el impuesto a la riqueza iniciaron su reclamo ahora. Proyectó que cuando se les sumen los que eligieron pagar para “repetir” después, la cifra de los que se habrán enfrentado judicialmente al tributo llegará a 50%.

Los que vayan por esta acción de repetición van a perder contra el fisco y van a ir al Tribunal Fiscal, pero sin multas y sin intereses, que sí pagarán los que fueron directamente a la Justicia. “Para mí el mejor camino es el de pagar y después repetir, porque me evito el escrache y pagar las costas e intereses. Aunque, siempre hay que aclarar que al final del día esto es caso por caso, porque el elemento más importante acá es que la confiscatoriedad sea manifiesta, es decir, que supere el 33% de la renta”, explicó Hermida.

Cecilia Goldemberg, socia de Andersen en la Argentina, estimó que algo más del 50% de los alcanzados por el aporte están presentando declaraciones juradas o pagando pero “bajo protesto”, a la expectativa de requerir la devolución de los importes pagados más adelante. “Quienes litigan, en general, son personas para quienes el aporte es claramente confiscatorio por absorber, junto con el impuesto, bienes personales y ganancias una porción significativa de la renta obtenida en 2020″, contó la especialista.

Además, según agregó Goldemberg, también litigan quienes cambiaron de residencia fiscal en 2020, por considerar inconstitucional la cláusula legal que ordena asimilarlos a residentes para tributar sobre bienes en el exterior. Para la especialista, la gravedad del peso del conjunto de gravámenes sobre cada situación individual será lo que marcará la mayor o menor probabilidad de éxito. “Mientras tanto, aquellos que obtengan una medida cautelar, en tanto no fuere desautorizada por la Cámara, no deberán ingresar el aporte hasta que el juez interviniente dicte sentencia previa evaluación de la prueba aportada. Más que los argumentos, el factor que podrá definir la suerte en cada caso será la acreditación fáctica de la exagerada incidencia del aporte”, concluyó la especialista.

Conocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *