Alquiler: los departamentos de 3 ambientes son los que más aumentan



La progresiva pérdida de poder adquisitivo es patente para todos y en todos los rubros. Cuando hablamos de alquiler, sin embargo, analizar la relación entre el salario y el costo de un alquilar es especialmente importante la brecha. Según un informe del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO), ese nexo está sumamente deteriorado. El alquiler y los gastos que conlleva ocupan una porción de los ingresos muy alta y preocupante.

Según el centro de estudios, esa relación es especialmente desconcertante en el caso de los monoambientes. En dicha categoría, el precio gravita en unos $26.000. Pero si se le añaden las expensas, que pueden rondar en un 20% del alquiler, el valor aumentaría a unos $31.200. En comparación, el último Salario Mínimo Vital y Móvil equivale a $24.408. Es decir, para alquilar (con expensas) un monoambiente en Buenos Aires hace falta destinar un salario mínimo entero, y luego sumar un 22% extra. Es un número, además, que no tiene en cuenta el valor de los servicios u otros costos de vida cotidiana. “El año pasado el Salario Mínimo había quedado muy retrasado. Este año debería evolucionar un poco mejor, y si los alquileres se mantienen relativamente estables, la relación entre salario mínimo y alquiler -en este caso de un monoambiente- no debería seguir aumentando”, aventura Nicolas Pertierra, economista jefe del CESO.

Teniendo en cuenta los precios relevados, el estudio concluye en que el alquiler de un monoambiente aumentó 4% con respecto al mes pasado. En términos interanuales, la suba fue del 45,3%.

Por otra parte, el mismo estudio arroja que el promedio de un departamento de dos ambientes ronda los $30.000, y el de un tres ambientes, los $45.000. Lógicamente, en cada categoría los precios varían en función de otras características (tales como antigüedad, si posee cochera, etc.) y de su ubicación y entorno (infraestructura, disponibilidad de transporte, cercanía a centros comerciales entre otras), pero en todo caso la tendencia es clara. Al comparar con los precios del mes pasado, se percibe que el alquiler de un dos ambientes aumentó, en promedio, un 3,3%. En el caso de un tres ambientes, la suba fue de 7,1%, considerablemente por encima de la inflación mensual. En comparación con el 2020, para los departamentos de dos ambientes la suba fue del 50%, y para los de tres, un 60,7%. Los números que la semana pasada hizo públicos el sitio especializado Reporte Inmobiliario son similares: un 53,66% y un 56,35% para las unidades de dos y tres ambientes, lo que constituye la mayor suba interanual de los últimos 12 años. En ese periodo (abril de 2020 a abril de 2021), la inflación fue de 46,3%, según el INDEC.

En cuanto a la composición de la oferta de departamentos en alquiler, la mayor parte está constituida por unidades de dos ambientes, las cuales alcanzaron el 44,2% del total de las publicaciones, de acuerdo con un estudio de la Dirección General de Estadísticas y Censos porteña, con datos del sitio Argenprop. El segmento de los monoambientes (29%), por su parte, superó ampliamente el peso del conjunto de departamentos de tres ambientes (19,5%). Sobre la ubicación geográfica, en tanto, la oferta muestra un alto grado de concentración. Cuatro de cada 10 publicaciones se ubican en Palermo, Recoleta o Caballito.

Conocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *