Agroindustria y tecnología: una relación necesaria y sin límites


La tecnología abre camino para la adopción de nuevas formas de trabajo, aplicación y desarrollo de conocimientos. Nuevas maneras de comunicación, de conectarse con otros. Es mucho más que lo que pasa en el campo. Son todas las cadenas de bienes y servicios que se originan en la fotosíntesis y dan por resultado activos biológicos para usos muy diversos.

La integración productiva y eficiente es un desafío de todos los eslabones de cada cadena que tiene un impacto trascendente en la humanidad, ya que de la agroindustria depende la alimentación humana, los biocombustibles, la fijación de carbono, en un marco de mantenimiento de los ecosistemas en donde nos toca operar.

Comparado con sus pares a nivel global, el campo argentino es un adoptador temprano de tecnologías. Pese a ello, las tecnologías digitales en el campo recién están comenzando en relación a otras industrias relevantes como la financiera o las de servicios.

Las tres macrotendencias específicas que transforman la agroindustria a diario son: la ambientalización (todo lo que hacemos tendiente a la producción sostenible), la industrialización (mejora de los procesos productivos, optimización y mejora continua) y la transformación digital ( las tecnologías aplicadas que generan nuevos modelos de negocio atravesando desde el productor hasta el consumidor, pasando por toda la cadena comercial, de fiscalización y control).

Internet de las cosas, Inteligencia Artificial y Big data nos llevarán a medir muchas más cosas de las que medimos hoy, a poder evaluar muchas más alternativas de las que tenemos, a modelizar mejor, optimizar y todo ello para mejorar la sostenibilidad del sistema productivo y mejorar los servicios ecosistémicos de los lugares de producción.

Tecnologías como la realidad aumentada, robótica, mejoras en los sensores, etc nos van a permitir hacer trabajos más precisos y bajar el impacto ambiental negativo, disminuir enormemente la cantidad de errores y poder ajustar los sistemas para manejar individualmente cada factor de producción y mejorarlo aún más.

Estas tecnologías, además, van a ir cambiando las cadenas comerciales con tendencias de desintermediación como así también aumentando la trazabilidad y sostenibilidad de los productos.

Todas las tecnologías van a ir permeando en la agroindustria, pero la innovación tecnológica requiere también una fuerte innovación institucional para que éstas no generen ganadores y perdedores estructurales. Y en cada organización la tecnología va a ir generando cambios a los que uno puede resistirse, o liderar.

Queda entonces preguntarnos qué se necesita para lograr un mayor crecimiento, y potenciar aún más la agroindustria. La respuesta es simple: que los que actuamos sobre las cadenas nos enamoremos de los problemas y no de las soluciones que se nos ocurren.

El contexto macro de nuestro país no ayuda; pero el contexto global sigue siendo de oportunidades para la agroindustria en la región. Por esto, resultan necesarios espacios de interacción e incubación de proyectos para la generación de soluciones de la agroindustria.

Las tecnologías digitales que llevan a la transformación digital están dando sus primeros pasos en las cadenas agroindustriales. Una tendencia irreversible y deseable para potenciar el campo argentino. Necesitamos generar los espacios que se requieren para pensar en conjunto, discutir, proponer y accionar para saber dónde estamos y qué nos falta para llegar a donde queremos como: individuos, pymes, comunidad, sociedad y sobre todo como país.

El autor es director de la Certificación Avanzada en Agroindustria de la Escuela de Innovación del ITBA

Conocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *