Aapresid. Destacan que la recarbonización del suelo es clave para que no se degrade



Ronald Vargas, especialista de la FAO habló de la importancia de la carbonización orgánica de los suelos

Ronald Vargas, oficial de suelos de la FAO y secretario de la Alianza Global del Suelo, participó del XXVIII Congreso de Aapresid, “Siempre Vivo, Siempre Verde”. Destacó que “la mayoría de los alimentos que consumimos son producidos en los suelos” y en esa línea señaló que una de las claves para cuidarlo es el aumento del carbono orgánico.

El especialista dijo que el suelo es un aliado fundamental en el avance de la agenda 2030 por su contribución al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS), por ello es importante generar prácticas que lo mantengan, saludable y no se degrade.

“Las herramientas e incentivos destinadas a los agricultores son esenciales para que puedan adoptar buenas prácticas de manejo y así lograr mayor cantidad de almacenamiento de agua, nutrientes, biodiversidad y productividad, ellos son los agentes de cambio en este camino”, amplió.

La Alianza, puesta en marcha por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), reúne a diversas organizaciones dedicadas a la protección y la gestión sostenible del suelo en todo el mundo.

Los suelos, según dijo Vargas, son clave para contribuir a la seguridad alimentaria. “Es importante tener en cuenta no solo la cantidad que se produce sino también su calidad”, sostuvo durante su participación en el panel “La recarbonización de los suelos globales” de la que participaron también Peter Smith, especialista de la Universidad de Aberdeen, Reino Unido, y Miguel Taboada, del Instituto Nacional de Tecnología Argentina (INTA).

Para avanzar en este camino una opción viable es el secuestro de carbono. La Alianza Mundial por el Suelo de la FAO impulsa Recsoil, un programa para fomentar la recarbonización de los suelos a través de buenas prácticas. El aumento de carbono orgánico del suelo, a través de prácticas de manejo sustentable, constituye una solución factible para mejorar el balance de este elemento en el planeta.

La recarbonización da lugar a la implementación de prácticas sostenibles de manejo de suelo a gran escala enfocadas en mantener el carbono del suelo y aumentarlo donde exista potencial.

Para poder medir el secuestro de carbono del suelo es necesario contar con metodologías estandarizadas, comunes a todos los países. Para eso, la FAO junto con una compañía argentina realizó un protocolo de medición (GSOC-MRV) para la captura de carbono de suelos agrícolas y ganaderos de todo el mundo que contó con la contribución de expertos de todo el mundo.

La consultora ambiental argentina Carbon Group-Agroclimatic Solutions, que se encargó de hacer los estudios a través del programa Recsoil, sostiene que se permitirá disminuir la degradación de la tierra, restaurar ecosistemas, certificar suelos en marco a una gestión sostenible de los recursos naturales y acceder a financiamiento internacional.

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2