ya se licitan las primeras obras

Con el objetivo primordial de renovar el campo de juego del Monumental ya cumplido, la CD que finalizará su mandato el martes que viene realizó un balance de la gestión y, en ese marco, informó que el gobierno entrante de Jorge Brito asumirá con todo listo para iniciar la primera fase de la segunda etapa de la remodelación del estadio: la construcción de las tribunas bajas inferiores de las plateas laterales San Martín, Sívori y Centenario.

Mirá también

Las obras aún no cuentan con una fecha estimada de comienzo, pero sí está previsto empezar cuanto antes con la apertura de sobres para evaluar las ofertas de licitación. Una vez concluido ese paso, se procederá a retirar las lonas que se colocaron en reemplazo de la antigua pista de atletismo para avanzar con las plateas que quedarán al borde del campo de juego. Por el momento, en el sector de la platea Belgrano “no se tocará nada hasta que mudemos el Instituto, ya que en allí están las aulas del colegio”, explica Mariano Taratuty, presidente de Obras e Infraestructura del club.

Las nuevas plateas bajas San Martín, Sívori y Centenario reemplazarán a las lonas actuales.
Foto: Rafael Mario Quinteros - FTP CLARIN MRQ-04389.JPG Z

Las nuevas plateas bajas San Martín, Sívori y Centenario reemplazarán a las lonas actuales.
Foto: Rafael Mario Quinteros – FTP CLARIN MRQ-04389.JPG Z

Mirá también

A la vez, también está proyectado arrancar con el reemplazo de butacas en las plateas medias y bajas de la San Martín, Belgrano y Centenario, los nuevos palcos, que serán 76 en la Sívori y Centenario medias (donde van a desaparecer las escaleras) y se sumarán a los 104 de hoy, y un restaurante similar al del Santiago Bernabéu de Madrid. Sí, el estadio en el equipo de Marcelo Gallardo le ganó la Copa eterna a Boca el 19 de diciembre de 2018. En el Monumental, el lujoso restó estará ubicado en la Centenario del lado de la San Martín que tendrá acceso independiente con vista al barrio River y que se mantendrá abierto los días de partido.

Mirá también

El proyecto tiene la premisa de cambiar la disposición de plateas y generales: los anillos altos pasarán a ser, en las cuatro tribunas, sectores para plateístas mientras que las populares estarán en las cabeceras bajas, que se dividirán en baja inferior y superior, ya separadas de las medias por la anulación de las escaleras, en un diagrama acaso más europeo.

Mirá también

Así, se cambiará la proporción de 55% plateas y 45% popus a otra de 75-25. Y la capacidad actual de 72.054 se elevará a un total de 81.000 espectadores: el Monumental será, entonces, el estadio con mayor volumen de aforo en Sudamérica, por delante del Morumbí (66.795) de San Pablo, del Mané Garrincha (72.800) de Brasilia, del mítico Maracaná (78.838) de Río y del Monumental de la U en Lima (80.093). Y si más adelante se aplicara la regulación FIFA para que todo el estadio tenga butacas, quedarían 70.000 plateas como capacidad total.

Mirá también

La ampliación de las gradas será el leit motiv de la nueva obra, pero el plan comprende varios puntos más. Por empezar, una de las grandes deudas de las últimas dirigencias: renovar el 100% de las butacas de madera, que hoy están en un estado alarmante, en muchos casos rotas, ya obsoletas. Es un reclamo de los socios y de todo el arco opositor desde hace tiempo, cada vez más urgente. Más adelante, habrá otros cambios: 

La etapa final, en espera

La última fase de la remodelación Monumental será la construcción de tres pisos de un estacionamiento que aumentará su capacidad de 500 a 1.300 vehículos y ése será el punto inicial por el que se ingresará a una circulación de 360 grados en las tribunas medias por la construcción de un puente que conecte con la SM para no colapsar el anillo ni los ascensores del hall central. A eso se sumará la mudanza del Instituto River Plate a la calle Sainz Valiente, que tendrá como finalidad bajar el Departamento Médico, hacer una zona mixta en la Belgrano con su propia sala de espera y un hospitality para los jugadores de la Primera donde hasta ahora funcionan las aulas.

Mirá también

Se trata de un  trabajo que, estiman, demandará alrededor de un año para completarse pero que, dicen desde el área de Infraestructura, tendrá una ventaja que la diferencie de la que se hizo el año pasado: el equipo no perderá la localía porque se hará por fases que en ningún caso afectarán al campo de juego; se irán cerrando parcialmente las partes de tribunas afectadas en cada momento.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *