Valentini y Boca: todos arriesgan :: Olé

A una fecha del final de la fase regular de la Liga Profesional y con los grupos de la Sudamericana en juego, Boca le puso un freno que hizo ruido a uno de sus pollos de Inferiores. A uno que tuvo su tiempo de préstamo casi anónimo en Aldosivi, que volvió, que la peleó y que hasta supo jugar una final de Libertadores contra Fluminense en el Maracaná. ¿Es exagerado que a Valentini lo congelen por no haber renovado su contrato que vence a fin de año? ¿Está bien?

Es una movida de riesgo la de Juan Román Riquelme prescindir del central que es suplente, con el colchón de tener a Rojo, Figal, Lema y ahora a Anselmino (desgarrado). El presidente tiene experiencia en esto. Ya pasó con Almendra, Barco (llegaron a ni ponerlo en Reserva, hasta que se resignaron a una cláusula baja para que firmara) y Pavón (problema heredado de la gestión anterior): arriesga con las herramientas que tiene a mano.

En estas historias no hay santos ni demonios, es una etapa de tire y afloje en la que las dos partes pierden. Boca, por no contar con el futbolista, consciente de que ya estamos a mediados de abril y que su posición es desventajosa ante un contrato que está por terminarse: cuando se llega a esta situación, sin resolverse, los clubes saben que mucho dependen de la voluntad de los jugadores para negociar y bajar algunas pretensiones. Y Valentini, por perder ritmo justo en la previa de los Juegos Olímpicos y luego de haber sido convocado por Scaloni: es resignarse a firmar un contrato que no lo satisfaga tanto o aguantar hasta fin de año parado para quedarse con su pase, que es millonario teniendo en cuenta que el defensor central tiene solo 23 años y ya es seguido desde Europa.

Hoy lo sufren todos en Boca, el club y Valentini, que debe mantener la cabeza fría y recibir buen asesoramiento de su entorno. Aunque hagan doler, cada uno juega sus cartas. No es la primera batalla ni será la última.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *