un déficit a atacar en el mercado

Es, seguramente, otro momento para tener serenidad. Parar la pelota, no sacar conclusiones rápidas dejándose llevar por la bronca que generó un golpazo como fue el del miércoles para River, eliminado a manos de Tigre y sin respuestas futbolísticas. Ahora bien, pensando en lo que viene -y antes asegurando la clasificación a octavos de la Libertadores mediante-, hay un ítem que resalta como un déficit: la falta de variantes en la delantera.

Que River necesita más delanteros no es una novedad. Tampoco que tener más jugadores de área no necesariamente implica más goles o un equipo más ofensivo: de hecho, en este semestre irregular fueron los volantes los que más gritaron. Ahora bien, lo cierto es que el CARP necesitará reforzar el puesto, aún más que en enero: con Julián Álvarez ya vendido al Manchester City y jugando sus últimos partidos en el club, Gallardo no tiene variantes confiables en el plantel.

Claro, Matías Suárez es un delantero top que en buenas condiciones no sólo es titular sino que pelea por ser MVP del equipo, pero hoy al cordobés no se lo puede contar como una fija por las dificultades físicas que arrastra desde hace rato, especialmente después del toilette quirúrgico al que fue sometido el año pasado en su rodilla derecha por una sinovitis crónica, que trae lógicas réplicas musculares como la que sufre desde hace diez días: en la previa al viaje a Brasil para enfrentar a Fortaleza, MS7 fue dado de baja por una distensión en el sóleo derecho. El pronóstico para el cuerpo técnico, en ese sentido, debe contemplar que Suárez probablemente siga teniendo altibajos físicos de aquí en adelante.

Suárez, con altibajos físicos. (AFP)

Suárez, con altibajos físicos. (AFP)

El único punta disponible que tiene el Muñeco también es un caso aparte: desde hace tiempo que Braian Romero atraviesa una curva descendente de rendimiento y está cada vez más lejos de ser el goleador de números top que fue en Defensa. Más allá de que se le valora el sacrificio para presionar y molestar a los defensores rivales, al 19 se lo nota bajo de confianza, con un juego que no fluye, resolviendo con uno o dos tiempos más de lo que pide el equipo y de lo que él mismo demostró que puede hacer en aquel arranque con goles clave como los que le hizo a Argentinos Juniors en la Libertadores.

Así, por momentos del semestre se lo vio a contramano del equipo y Gallardo parece evaluarlo en consecuencia: de los 360 minutos que lleva River en la Copa Libertadores, BR sólo jugó los últimos 10’ del 2-0 a Fortaleza en Núñez.

Braian Romero, bajo de confianza. (Prensa River)

Braian Romero, bajo de confianza. (Prensa River)

El otro delantero del plantel profesional también representa un enigma por la seguidilla de lesiones en Reserva: Flabián Londoño Bedoya, que por estos días sigue recuperándose de una fractura de clavícula y todavía no debutó en Primera, lejos está aún de ser una certeza para lo que necesita el entrenador.

Si a ese panorama se le suman las bajas que ya tuvo en ese puesto, quedará aún más a la vista que por allí estará el objetivo central del próximo mercado de pases: Girotti se fue a Talleres, que compró el 50% de su ficha; Fontana, sin haber estado a la altura, pasó cedido a Defensa; Auzqui, otro punta que estaba a disposición en el verano, apenas se entrenó unos días que fueron una escala para emigrar al Ferencváros húngaro; y Rollheiser, sin acuerdo para la renovación de su contrato, ya no forma parte del plantel y se irá libre en junio.

Los nombres que ya sonaron para reforzar la delantera de River

Así las cosas, River tendrá salir al mercado a encontrar al menos un par de delanteros, pero deberá ajustar mucho la mira en su búsqueda: los que lleguen tendrán que ponerse la camiseta y rendir de entrada como en su momento hizo Lucas Alario. El Pipa, acaso el preferido de la gente, por ahora no dio demasiadas señales de querer pegar la vuelta, sino más bien todo lo contrario.

Alario, el preferido de la gente (AFP).

Alario, el preferido de la gente (AFP).

Por lo demás, no parece haber demasiado misterio en torno a quien seguramente será el principal apuntado: Valentín Castellanos, otra vez. Sin haber llegado a un acuerdo con el City Group en el verano, las urgencias de River ahora no son las mismas y por eso está todo dado para que el club vuelva a la carga aún más fuerte por el mendocino que juega en el New York City de la MLS.

Mirá también

Como en febrero, su pase sigue cotizado en 15 millones de dólares y, aunque el jugador ya dijo públicamente que se muere por usar la Banda (y estaba dispuesto a resignar dinero), el CG tiene como prioridad ubicarlo en el mercado europeo. Si no aparece una oferta tentadora del Viejo Continente en los primeros días de la ventana de transferencias, las acciones de River podrían subir.

Castellanos, poco menos que una obsesión de mercado (AP).

Castellanos, poco menos que una obsesión de mercado (AP).

Una alternativa que está a mano y que es más que probable es la del regreso de Lucas Beltrán, cedido hasta diciembre en Colón: el cordobés, de buen nivel en el Sabalero, tiene una cláusula para interrumpir su préstamo a mitad de año sin que River tenga que resarcir al club santafesino.

Un nombre que podría ser reincidente en la búsqueda también es el de Ezequiel Bullaude: el mediapunta de Godoy Cruz gusta desde hace tiempo, aunque no sea un centrodelantero clásico. ¿Otra alternativa tan recurrente como difícil? Sebastián Driussi, que ya quiso volver desde Rusia el año pasado sin éxito: hoy, figura en Austin, no suena fácil pensar su salida, pero… Claro, hay otros nombres que gustan como el de José Manuel López de Lanús y hasta en Colombia en las últimas horas se mencionó el apellido de Borja, actualmente en Junior.

Driussi, un viejo anhelo...

Driussi, un viejo anhelo…

Lo cierto es que si este jueves el CARP asegura su pase a octavos de final, los cañones empezarán automáticamente a apuntar a reforzar la delantera. Claro, no será lo único que haya que tocar: la muy factible salida de De la Cruz y el riesgo que supone que un pesado europeo venga a pagar la cláusula de rescisión de Enzo Fernández también invitará a buscar jugadores en la zona media, con los siempre latentes (y complicados) sueños de repatriar a productos de la casa como Manuel Lanzini o Roberto Pereyra.

Mirá también

De cualquier modo, la reinvención del equipo deberá ser a otra escala, que va más allá de los nombres. La falta de delanteros es apenas una arista de un problema más general, que Gallardo ya ha resuelto decenas de veces a lo largo de estos ocho años. Tocala de nuevo, Muñeco.

Mirá también

Mirá también

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *