tres días para el replanteo y la reunión con la AUF

Y pensar que todo nació en una sala de espera. Fue en el aeropuerto de Carrasco, en Montevideo, en junio de 2012: Enzo Francescoli se encontraba de casualidad con Marcelo Gallardo, que acababa de dejar la dirección técnica de Nacional, y se impresionaba por lo preparado que se mostraba su amigo y ex compañero para ser un flamante entrenador. Después de esa charla fortuita y de otra que se daría meses después en un restaurante de chivitos en La Lucila, el Príncipe anotaría su nombre con marcador indeleble en su block de notas.

Mirá también

Esta vez la sala de espera es mucho más grande. Está Enzo, pero también están millones de personas. Está la dirigencia del CARP, los candidatos opositores a las próximas elecciones, los jugadores, los empleados del club, todos los hinchas de River que empiezan a autoconvocarse pidiendo por su continuidad, todos los hinchas de Boca, todo Uruguay, los presidentes de distintos clubes del mundo. El que todavía no está es Gallardo. O, en todo caso, Gallardo es el avión. Y la incertidumbre pasa por saber si despegará o no.

Las declaraciones del Muñeco luego del último título que tachó en su lista todavía resuenan en el Monumental. Sobre todo después de que el deté prefiriera no hablar tras el empate del domingo 2-2 en Rosario con Central. Y los tres días de descanso que decretó el propio técnico como premio al plantel luego de ganar la Liga evidentemente le servirán también a él para aislarse por 72 horas de cualquier ruido y hacerse preguntas a él mismo. Algo similar a lo que hizo a fines de 2016, cuando viajó a Punta del Este para meditar una decisión en la que terminó ganando su corazón, el que ahora también le pide seguir en el club de sus amores.

Mirá también

Pero si ésta “seguramente será la decisión más difícil” de su vida, es porque la razón es la que hace fuerza para ponerle fin al ciclo más maravilloso de la historia de River y también de la historia del propio Gallardo. Porque ya le dio “todo al club”. ¿Hay algo más que esto? En estas horas, con su almohada como única testigo, saldrá la respuesta.

La propuesta de Uruguay a Gallardo y más

En el medio, desde la AUF siguen insistiendo por él: a las declaraciones de Jorge Casales (miembro del Comité Ejecutivo) y de Luis Bruno (dirigente de Nacional durante la era MG y actual intermediario para sondear al deté), que hablaron de “buenas señales” y hasta de un “65% de chances de que acepte”, durante la entrega del Balón de Oro fue el mismísimo Luis Suárez el que le metió fichas al Muñeco para que dirija a la Celeste.

Mirá también

Así y todo, y a la espera de una reunión en persona con el presidente Ignacio Alonso -que en las últimas horas recibió amenazas de muerte de parte de hinchas de Peñarol y acusaciones del club Manya de torneo amañado-, los que conocen al Muñeco en la intimidad creen que de no continuar en River elegiría descansar un tiempo como hizo aquella vez tras el encuentro casual con Francescoli en Montevideo. Así, menos correría la chance que se le volvería a abrir para dirigir a un Flamengo que este lunes acordó la salida de Renato y que ya lo quiso hace dos años.

Mirá también

En ese contexto, la CD de River tiene hoy la misma incertidumbre que todos los hinchas. Puertas adentro incluso se preguntan cuándo hará el anuncio el entrenador más ganador de la historia, teniendo en cuenta que el del domingo contra Defensa y Justicia podría ser el último partido de MG en el Monumental y la última chance, entonces, para despedirse de la gente si quisiera irse, a menos que el club abriera la cancha el 9/12 o habilitara la inauguración de su estatua, algo de lo que por ahora nadie en la directiva quiere hablar en la previa a las elecciones.

Hoy Gallardo está solo con él mismo haciendo su replanteo. Del otro lado, la sala de espera más grande del mundo.

Mirá también

Mirá también

Mirá también

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *