Tomás Martínez: de su anécdota con Pirlo a la chapa de Gallardo


-¿Extrañas Argentina, Tomi?

-Sí, extraño un montón. Al país y a River. Pica un poco. Pero ahora estoy enfocado en Houston, donde me quedan dos años de contrato con opción de extenderlo otro más.

-¿Por qué no te pudiste asentar?

-Había bastantes jugadores adelante mío y eso me dificultaba tener minutos. Me quedaron las ganas de jugar bien en Argentina por lo menos dos torneos seguidos. Y me gustaría volver para demostrar lo que no pude por la falta de partidos. Incluso en Defensa, cuando lo estaba demostrando, me vendieron al Braga. Entonces, no terminé de brillar. No me hubiese gustado nunca irme de River, pero es así. Me hubiera gustado que me vendieran como a Palacios. Pero no hay rencor: el club me dio los mejores años de mi vida.

-En el Houston Dynamo no te va mal.

-La MLS está buena. Llegué a mediados de 2017 y lo que creció fue impresionante. Están contratando jugadores jóvenes como el Pity y también están vendiendo a Europa. A veces se la subestima, pero es una liga competitiva.

-Digamos que le falta pasión…

-No sé si la palabra es pasión. Sí que lo que se vive en el fútbol argentino no se vive en ninguna otra liga. El olor a choripán, la gente tocando el bombo, los micros llenos de gente, no se ven en ningún lado.

-¿Estuvo difícil con el tema del inglés?

-Sí, ni te digo ja ja. Al principio me costó muchísimo, estaba peor que Tévez. No hablaba ni una palabra y, si bien mejoré un poco, sigo flojo. Este año le voy a meter a full, no puedo salir de Houston sin hablar una sola palabra.

-Igual convengamos que la zona no te ayuda mucho…

-Claro, está lleno de mexicanos y de centroamericanos. Encima el entrenador anterior era colombiano, así que también se hablaba mucho castellano.

Mirá también

-¿A los 24 años te sentís asentado por primera vez en un club?

-Sí, hace tres años que estoy acá siendo titular y en el 2018 le pudimos agregar un título. En el club me quieren y me tienen cariño, como yo a ellos.

-¿Tuviste alguna propuesta en este mercado?

-Defensa me quería porque juega la Libertadores, pero a préstamo. Y si me largan sólo sería por una venta.

-Lo bueno de la MLS es que compartís cancha con varias estrellas…

-Obvio. Lo mejor fue cuando jugamos contra el New York City de Pirlo en el 2017. No podía creer tenerlo enfrente, así que no bien terminó el partido me tiré encima para pedirle la camiseta: me dijo que me la daba en el vestuario, pero le dije que me la diera ahí. Y me la dio. Después me cargaban mis compañeros… A Ibrahimovic por ejemplo lo dejamos afuera de los playoffs en el 2018.

Mirá también

-¿Qué recuerdos te dejó haber entrenado con Gallardo?

-Yo ya le noté chapa en el primer entrenamiento. Él estaba decidido, no vino a ver qué pasaba. Vino con mucho impulso y se veía que iba a ser buen entrenador. Tiene una personalidad bien marcada y lo bueno es que te dice todo en la cara, ya sea lo que tenés para mejorar o lo que hacés bien.

-¿Y notás una evolución en Gallardo desde el 2014 hasta hoy?

-Obvio. Así como uno creció como jugador, él lo hizo como técnico. El hecho de cambiar le sienta cómodo, por eso le va bien.

Mirá también

-Formaste parte de los planteles de la Sudamericana 2014 y Libertadores y Recopa 2015, pero jugaste poco. ¿Te sentiste campeón?

-Sí, eso es algo que aprendí estando afuera, porque adentro quizás no te das cuenta. Un plantel lo conforman entre 25 y 30 jugadores, y yo estuve en los que ganaron esos tres torneos. Los que quizás no les toca jugar tanto hacen que los titulares sean mejores y son fundamentales para conseguir objetivos. Ahora que estoy jugando, no sería tan bueno si no tuviera a los que no son titulares atrás mío.

-¿Y cómo ves al River actual?

-Es un equipazo. El mejor del fútbol argentino y juega en cualquier cancha como si estuviera en el Monumental. Me gusta mucho el hecho de la presión después de la pérdida, cosa que ya hacíamos nosotros hace unos años. Hay un sistema de juego bien armado en la mitad de la cancha, con los volantes que se sueltan y los delanteros marcando diagonales. Obvio que no se le puede dar todo, como el hecho de haber sido bicampeón de la Libertadores.

-¿Cómo creés que saldría un partido del equipo 2014/2015 contra el de hoy?

-Y, con Teo y todos esos jugadorazos no se, eh… Jugaba muy bien aquel equipo. Pisculichi estaba bien, Carlos Sánchez… No tengo dudas de que sería un partidazo. Creo que el de los primeros seis meses jugaba excelente. Y éste también juega bien, pero es más europeo: tiene movimientos similares a los del Liverpool.

-¿Con tu nivel de fanatismo por River se puede decir decir que en Houston varios ya son gallinas?

-En Houston saben todos lo que es River por mí, je. Yo me pongo a ver los partidos en mi casa, donde tengo un aparatito medio pirata. A Philippe Senderos, un suizo con el que me había hecho amigo, le hablaba tanto de River que me dijo que algún día quería que lo llevara a ver un partido en el Monumental. Y todavía estoy esperando que me pague la apuesta por la final de la Copa con Boca…

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *