Tibio, tibio, tibio




El equipo de Scaloni, todavía de baja intensidad, ni tan pobretón como para mandarlo a la papelera de reciclaje ni tan promisorio como avizoran los que deducen que un día de estos empieza a ganar, golear y gustar y no para hasta el Mundial de Qatar.



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *