Te Ponzio en la espalda


Nelson es metalúrgico y Mariano, mecánico del rubro petrolero. Están cómodos en el lobby del hotel Loi Suites, donde toman mate mirando al cordón cordillerano Chapelco. Los picos más altos están nevados: el día anterior no estaban tan blancos. La madrugada fue brava. Llovió. Hizo frío. Pero, para ellos, lo más importante de la noche del martes fue el encuentro que tuvieron con Leo Ponzio. “Tenemos una agrupación que lleva su nombre. Queremos ser filial”, le explican a Olé, humildes pero contentos. Uno, en chomba; el otro, en camiseta deportiva. La calefacción lo permite: puertas afuera, los 8 grados de térmica no invitan a la manga corta…

Mirá también

Nelson y Mariano viajaron desde Cutral Có sólo para conseguir ver de cerca a Leo. El hombre que prometió apadrinar a su agrupación. El que quedó impactado cuando vio que Mariano, de 36 años, tenía su espalda tuneada con su imagen junto a la de un león. “Vos estás loco”, fue la primera reacción del capitán. “Me lo firmó. Ahora tengo que ir a tatuar su autógrafo, ja”, comenta el fanático del club al hablar de la obra de arte que decora su espalda, una que le demoró cuatro sesiones de tattoo durante un mes. Dolor, sacrificio para homenajear al hombre de Las Rosas.

Mariano es integrante del staff de una agrupación que no sólo alienta: ayuda. Porque ha realizado, durante sus ya dos años de vida, cenas solidarias, colectas de ropa y juguetes para quienes peor la pasan en la ciudad… Están en todo. Jugadores de toda la cancha que hicieron económicamente un esfuerzo para estar alojados en el complejo ubicado dentro del Chapelco Golf & Resort.

El fanático de Ponzio que conoció a su ídolo.

“Tuvimos que tarjetear, pero bueno. Era el esfuerzo para estar acá”, dicen a coro. Recuerdan cuando el mail de confirmación de la reserva les generó un cosquilleo en el estómago. Sabían que tendrían, a partir de ese correo electrónico, la oportunidad de acercarse a los jugadores. A Ponzio. A Enzo Pérez. Y a Lucas Pratto, claro, quien les firmó una careta de Oso traída desde Buenos Aires.

El fanático de Ponzio que conoció a su ídolo.

Mirá también Mirá también

SAN MARTIN DE LOS ANDES (ENVIADO ESPECIAL).

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *