Suárez, el delantero de River con nivel de titular que es suplente

Cuando Matías Suárez siente que está para jugar “un ratito más” no se basa en sus condiciones futbolísticas sino a su físico, que es el único motivo por el cual no es titular en el River de Gallardo. De lo contrario, sería una fija en el 11 como lo fue antes de que la sinovitis crónica en su rodilla derecha se agravara y lo forzara a pasar por el quirófano. Sin embargo, el cordobés tiene tanta jerarquía que aún en un porcentaje mínimo de su potencial es un delantero decisivo, que en este 2022 promedia un gol cada 100,6 minutos en los 14 partidos que jugó, es el quinto goleador del equipo en el año con cinco gritos y trepó al octavo puesto en la historia entre los que más la metieron tras ingresar: sumó 8 en una lista que encabeza Ramón Díaz con 17.

El valor futbolístico de Suárez en este River se nota a simple vista. En la calidad premium de cada toque, en sus controles orientados que hasta el propio Francescoli comparó con los suyos y, sobre todo, en su oportunismo y efectividad para cambiar el rumbo de un partido en pocos minutos, como lo hizo en la Copa Libertadores ante Alianza Lima (1-0), Colo Colo (1-0) y Vélez, aunque en el caso de la revancha de octavos se lo anularon mal a instancias del VAR.

El gol del triunfo contra Independiente no hizo otra cosa que ratificar que el cordobés de 34 años es el mejor delantero del equipo del Muñeco, bastante por encima del pibe Beltrán y del tan experimentado como aún en adaptación Colibrí Borja. El objetivo del Oreja de lograr mayor continuidad coincide con el deseo del entrenador, quien aspira a tener al 7 en plenitud pero se choca con la realidad de que la condición física del punta no volvió a ser la misma después de la última operación en la rodilla, en octubre del año pasado, ya que para no cargarla y suele forzar otros músculos, lo que deriva en complicaciones por desgarros como los que por caso tuvo en el isquio o el sóleo.

Mirá también

El inconveniente es que desde su regreso en febrero MS7 apenas promedió 36’ en cancha en 14 juegos, pudo ser titular cuatro veces y sólo completó los 90’ en una oportunidad, en el 2-1 ante Banfield en el que metió el gol de la victoria.

Un panorama que contrasta con el del 2021, por caso, cuando en el pico de su rendimiento había tenido una media de casi el doble de minutos en campo (64,5) y jugado de entrada en 16 de los 23 partidos (ocho goles) que disputó.

Lejos de esa plenitud física y de su nivel futbolístico top, el cordobés igual sigue siendo una pieza fundamental para River y continúa aumentado sus contundentes números en el ciclo Gallardo, ya que con el gol a Independiente alcanzó los 34 festejos de Mora, quedó a uno del Pity Martínez, a tres de Scocco y a siete de Alario (de los 54 de Julián y los 55 de Borré todavía está bastante lejos).

Titular suplente, aunque sea en cuentagotas y cuando su rodilla se lo permita, Suárez sigue demostrando que es un delantero distinto. Tan distinto que sobresale hasta en inferioridad de condiciones.

Los goles decisivos de Suárez en 2022

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *