su nuevo libro, la situación de Agüero y el “chato” fútbol argentino

Futbolista, hoy ya retirado de la actividad profesional, médico sanitarista deportólogo, periodista y escritor. Todo eso es Juan Manuel Herbella, aquel zaguero surgido de Vélez que pasó por varios clubes de nuestro país, pero también por el fútbol venezolano, ecuatoriano, brasileño y se retiró a mediados de 2011 en Ferro. “Cumplo distintas funciones en distintos espacios”, resume su presente en charla con Olé.

No miente. “Estoy en el área médica del Fútbol Juvenil de Huracán, comento fútbol en ESPN y Star Plus, soy el subdirector de la carrera de especialidad de Medicina del Deporte en la UBA, trabajo vinculado al bienestar y la actividad física y escribo columnas en Perfil”, detalla. En sus épocas de jugador, acomodó los tiempos para recibirse con honores, pero recién cuando colgó los botines comenzó a ejercer como médico.

El costado periodístico fue casi contemporáneo con el retiro: todavía no había dicho adiós cuando sacó “Futboloscopia”, un libro dedicado al ascenso a Primera de Quilmes en 2010. Mientras que luego llegarían “Último pase” (donde relata sus vivencias como jugador) y “Entre Cyborgs, fumados y locos” (una adaptación de sus crónicas en Perfil). También tiene una participación en “Pelota de Papel”, un libro de cuentos escrito por los propios protagonistas, y a principios de agosto sacó “No me corten el pie: historias clínicas de superación y dolor de futbolistas”​, que ya está a la venta en todas las librerías.

Mirá también

-¿Con “No me corten el pie”, tu último libro, lograste unir tus pasiones: el fútbol y la medicina?

-Sí, esa fue un poco la idea. Se trata de 11 historias que dan cuenta de este vínculo entre la salud, el deporte y la ciencia. Son todas historias verídicas, de distintas épocas, contadas en más de 143 testimonios. Para explicar rápido el libro, siempre digo que tiene cuatro patas: una médica, otra con formato de crónica deportiva, también es como un libro de autoayuda, porque si alguien está transitando algo similar a las historias de esos jugadores puede ser un empujón para superarlo, y una última que es la parte solidaria, porque todas las regalías van a la Fundación Frexler, la cual hace un gran trabajo en lo que tiene que ver con la oncología infantil.

La frase de Toranzo después del accidente en Venezuela fue la que le dio nombre al libro. (Foto: Instagram).

La frase de Toranzo después del accidente en Venezuela fue la que le dio nombre al libro. (Foto: Instagram).

-El título del libro es la frase que dijo Pato Toranzo cuando el plantel de Huracán sufrió el accidente en Venezuela, ¿no?

-Sí, eso le dijo a Fernando Locaso (NdeR: médico del Globo) en la puerta del quirófano, después de volver de Venezuela. Es que lo recomendado, si no estuviéramos hablando de un futbolista al que le cagás la carrera, podía haber sido la amputación porque es la forma de asegurarse que no haya una infección y que se gangrene…

Mirá también

-Obviamente que la de Toranzo es una de las 11 historias. ¿Y las otras diez?

-La de Pumpido con el dedo, un traumatismo de cráneo del Checho Batista al chocar con Pedro Monzón en un Argentinos–Independiente en el 87, lo que le tocó vivir a Gago, a Mirko Saric, la fractura de codo del Pocho Lavezzi en la Selección, la afección cardíaca de Marcelo Bravo en Vélez, las lesiones de Battaglia en Boca, Luciano Galletti que tuvo que ser trasplantado, Jonás Gutiérrez y el cáncer y una fractura de cráneo de Campagnuolo en México. Hablan los protagonistas, que cuentan la historia, en el caso de Mirko su familia, y después mucha gente que rodea cada situación y cada caso.

-Lo que le está pasando al Kun Agüero podría ser una historia más…

-Sí, pero es algo que puede ocurrir en el corazón de un atleta porque sufre transformaciones debido a la actividad física intensa. Como hipertrofiás una pierna por patear, con el corazón pasa lo mismo por bombear mucho. Y si a eso le agregás el Covid, que está comprobado que incrementa las chances…

Mirá también

-¿Creés que va a poder volver a jugar?

-Creo que sí porque hay muchos antecedentes de jugadores que volvieron a jugar sin inconvenientes. Yo hace poco charlé en mi canal de YouTube con Hernán Pellerano, que tuvo que terminar operándose porque el Covid le dejó una arritmia, quizá sea el caso más emblemático, y él volvió a jugar.

-Saliendo del médico y del ex jugador. Como espectador, ¿mirás fútbol? ¿Qué te gusta?

-La verdad que el fútbol argentino no lo estoy mirando mucho. Lo veo chato, muy mal. Lo que veo es que, comparado con los que nos rodean, estamos mal. Salvo el oasis que termina siendo River, con una realidad distinta, lo clubes viven muchas tensiones. Sacaron el descenso para, supuestamente, potenciar juveniles y generar una mejor impronta, pero eso mató el desarrollo competitivo, el nivel es bajo y los jugadores se quieren ir… Hoy el fútbol argentino no invita a verlo y como por laburo me está tocando hacer mucho MLS y el Brasileirao, miro mucho más eso. Después la Champions, las competiciones internacionales de Europa, las miro.

-¿Creció tanto como dicen la MLS? ¿Puede llegar a ser una potencia?

-Está creciendo mucho, sí, pero no sé si para ser potencia. Todavía tiene algunas facetas de desarrollo que tiene que encaminar y hay otras ligas que le compiten. Pero tiene la impronta del espectáculo norteamericano: los equipos tienen que dar espectáculo, pierden o ganan por tres goles, todos van a atacar, se dan vuelta resultados sorprendentes… No se encierran atrás, son muy pocos los equipos que lo hacen y, por lo general, son a los que peorcito les va. Es una liga en la que se cometen errores, pero tiene muchísima dinámica y eso la hace entretenida. No te aburrís nunca…

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *