“Si nadie intenta copiar la velocidad de Messi, ¿por qué sí le quieren pegar como Tapia?”

Licenciado. Jugador profesional. Entrenador de Gran Bretaña. Coaching. Comentarista. Y hasta pehuajense -la ciudad de Belasteguín-. El currículum vitae de Mauricio Andrini es diverso pero todas las aristas tienen el mismo anclaje: el pádel. Hace siete años le dio luz a un proyecto disruptivo: una plataforma de enseñanza del deporte del 20×10 pero en inglés. Desde ese entonces Hello Pádel -así lo bautizó- desembarcó en diferentes países de Europa y fue clave con su aporte a la expansión de la disciplina en la zona nórdica.

Desde Barcelona, ciudad en la que reciben a jugadores y entrenadores de los países más impensados para capacitarse (“la semana que viene llega una dupla de Emiratos y Arabia Saudita”), Andrini explica con conocimiento de causa por qué el pádel creció tanto en territorios como Suecia o Dinamarca, donde se construyen clubes cerrados con 20 canchas como si nada. A su vez analiza qué falta para meter al pádel en China y Estados Unidos.

Se mudó de Pehuajó a Londres para aprender inglés y fundó una academia de pádel que se instaló en cinco países.

Se mudó de Pehuajó a Londres para aprender inglés y fundó una academia de pádel que se instaló en cinco países.

– ¿Cómo nace Hello Pádel?

Los inicios fueron de la manera más insólita. Después de terminar mi carrera universitaria me mudé a Londres para aprender inglés. Un día veo a una persona que cruza la calle con una paleta en su mochila, entonces lo corro y le pregunto dónde había un club porque, hasta ese entonces, no había visto nada. Dio la casualidad que era a cinco cuadras de donde yo paraba. Voy a ver, jugué un rato y a los cuatro meses era el número uno de Gran Bretaña. Y sí, en el país de los ciegos, el tuerto es el rey. Para ellos era sorprendente: de buenas a primeras apareció un zurdito argentino que jugaba pádel real y mi imagen empezó a crecer. Pero como al principio mi inglés no era fluído, yo sabía dos palabras que todos entendían: “Hello” y “Pádel”. Inicialmente mi idea fue hacer un blog pero con el tiempo mutó a una academia que se instaló en cinco países con una plataforma online de aprendizaje para jugadores y profesores en inglés.

– ¿Con qué te encontrás cuando llegás a países no tan arraigados al deporte? ¿Realmente hay que arrancar desde cero?

En ese entonces, siete años atrás, los profesores enseñaban mal el globo, la bandeja, la posición en la pista. De repente dicen “este flaco sabe de pádel, habla bien inglés y lo explica fluido”. Debo reconocerte que había mucho por enseñar. Mucho. Pero hoy en día los países ya fortificaron una base y lo que necesitan son programas de entrenamiento para Juniors para crear el futuro de los jugadores, pero el nivel promedio de conocimiento del deporte subió drásticamente. ¿Falta mucho? Sí, porque que lo entiendan no quiere decir que todavía lo jueguen…

– En Suecia, Dinamarca o Noruega, ¿lo proyectan como un deporte para profesionalizarse o todavía lo ven como un esparcimiento o hobbie?

Estos países van decididamente en serio. Un coach quiere ser coach del número uno del mundo. Son muy meticulosos en la forma en la que trabajan y se van a acercar al nivel de los jugadores actuales a una velocidad más rápida de lo que se cree. El nivel en poco tiempo ha subido mucho: tenemos parejas suecas que gana el primer partido de la pre previa como si nada. Y viven en Suecia, no en España. Pero te hago esta comparación: hoy hay 500.000 jugadores en Suecia que llevan, como mucho, cinco años en el deporte. En cambio, en España los que llegan a pre previa traen más de veinte años entrenando. El futuro se acerca. No será mañana pero cuidado la semana que viene.

– ¿No deberíamos ver más suecos, daneses o noruegos en el circuito profesional?

¿Sabés cuál es el problema de la expansión? Que hoy los suecos, por ponerte un caso, quieren ser el número uno del campeonato de Suecia. Alguno te juega un World Padel Tour cuando las fechas se lo permiten, pero las condiciones todavía no están dadas para tener un “campeonato del mundo”. Y te lo paso a explicar: los patrocinios que tienen estos jugadores son por jugar en Suecia, no World Padel Tour. ¿Por qué? Porque a una empresa de agua sueca o una cadena de restaurante sueca no le interesa salir en World Padel Tour, que se ve principalmente en España, Argentina y México. Ellos quieren salir en Suecia. Entonces al no tener todavía multinacionales pisando fuerte en el pádel se mantendrá esta tendencia. Cuando llegue Coca Cola o VISA, ahi sí daremos el siguiente paso.

– ¿Creés que si finalmente se da ese paso habrá más nacionalidades dentro de los primeros veinte del mundo?

Hoy te digo que no porque falta camino por recorrer. El ‘boom’ ha sido global y Argentina – España siguen siendo referentes como semillero del deporte. ¿Un sueco se filtrará ahí? Probablemente. Pero revertir esta tendencia que lleva 25 o 30 años llevará más tiempo.

– Se habla de que el pádel está en una etapa de estudio y constante evolución. ¿Cómo se hace para cambiar todo el tiempo los manuales de enseñanza?

Los golpes y las tácticas que se enseñan hoy tienen poco que ver con lo de hace siete años. El deporte, y no sólo el pádel, se va construyendo con la práctica del mismo. Nosotros somos relativamente jóvenes pero el crecimiento generó que todo el tiempo aparezcan más conceptos. Y a eso sumale los cambios tecnológicos: bolas más rápidas, paletas más livianas o más duras, etcétera. El juego indefectiblemente va a cambiar. Entonces al enseñar conceptos del pádel ‘viejo’ quizás le estás generando un bloqueo al jugador. Por eso me sorprenden los deportistas como Bela, Sanyo o Lamperti porque llevan 15 años compitiendo arriba: lo raro no es que jueguen bien sino que logren adaptarse a las nuevas condiciones sin perder su esencia.

Casualidades de la vida: Belasteguín y Andrini comenzaron a jugar al pádel en las mismas canchas de Pehuajó.

Casualidades de la vida: Belasteguín y Andrini comenzaron a jugar al pádel en las mismas canchas de Pehuajó.

– Belasteguín dijo que ve al pádel como “el deporte del futuro”. ¿Coincidís con esa afirmación o no y por qué?

El deporte de raqueta del futuro sí. Ya compararnos con el tenis es medirte con el hermano mayor. Hoy debe ser nuestro reflejo: en lineas generales podríamos apuntar al mismo público. Yo considero que, como viene va la mano, si fuese el tenis estaría bastante asustado. El pádel comió mucho mercado a nivel Europa y Oriente y la espectacularidad de algunos momentos de juego hacen que el deporte crezca más: que salga por ‘3’, un jugador la traiga desde afuera de la cancha y el punto siga es algo que se torna super atractivo. Y a esto le quedan dos años más para terminar de explotar: si la puerta se llega a abrir un poquito en Estados Unidos o China, estamos ante un boom impensado. La explosión tiene tres grandes sostenes: la táctica, la técnica y el negocio. La táctica porque un gordo de 50 años que entiende el juego puede competirle a un chico de 20 que entrena todo el día. La técnica porque con poco ya estás jugando, en cambio en el tenis si no sabés sacar, no podés ni arrancar el partido. Te fuiste a tu casa. Y el negocio porque en la dimensión de una cancha de tenis te entran dos de pádel. Y el 95% de los partidos de tenis son singles, al revés de lo que pasa en el pádel. Ahí tenés una clave: dos personas contra ocho en un mismo espacio. Lo que sí creo es que va a faltar un poquito en el idioma porque somos demasiado hispanohablantes.

– A eso quería apuntar: vos sos un bicho raro en el medio. ¿Cómo vamos a hacer para pisar en Estados Unidos y China?

Esto lo hablé con el 90% de los jugadores profesionales, y si miento que te escriban. Les dije que si ustedes quieren que se internacionalice tiene que poner su grano de arena y aprender a hablar inglés. En el tenis hasta Rafa Nadal habla inglés. Si ésto no pasa, será difícil generar proximidad con cierto público. Pero en cuanto a estructura, en todos estos países ya hay empresas de ahí que construyen canchas, clubes y demás. Esa parte está hecha, como la de las plataformas online donde aprender. Pero en el otro aspecto sí vamos un poquito detrás: por más que seas Bela o Sanyo, si yo soy inglés y vos me hablás como “YES. A LITTLE. IN FRONT OF” no te voy a dar bolilla. Es como si vienen a explicarte fútbol y te dice “PATEAR. ALTO. CUERPO ESTAR”. Naaa, duro cinco minutos en la clase. Mientras los jugadores no aprendan inglés me van a seguir llamando a mí, ja…

– Te traslado un minuto al amateurismo. ¿Notás cierto apuro en la adquisición de conceptos? De querer ‘imitar’ a los profesionales sin tener toda la otra base.

Voy a hablar con conocimiento de causa y es algo que repito frecuentemente: normalmente la gente quiere imitar a Tapia, pero pocos a Sanyo. Y por ésto el deporte vende: un flaco que está en la oficina ocho horas pretende disfrutar de ‘la espectacularidad del deporte’ del tener los demás fundamentos. Osea, lo hace porque lo vio en un video viral pero no termina de comprender qué va a ganar haciendo eso. Hay que entender que el pádel es un deporte táctico, no técnico. ¿Hay que saber pegarle y ejecutar golpes? Lógicamente sí pero me interesa más que sepas adónde tirarla, a qué velocidad y en qué momento que cómo lo hacés. Son dos cosas que claramente van de la mano: sin técnica es muy difícil que puedas ejecutar correctamente una táctica, pero no sé en qué otro deporte un gordo de 50 años que sabe tirar un golpe y juega parado le gana a un pibe de 20 que corre para todos lados.

Cuando trato de explicar ésto me dicen “pero Ale Galán se para a medio metro de la linea de saque”. Sí, pero Galán juega contra Paquito, que con la salida de pared no te deja otra alternativa. Vos jugás contra otro gordo que si implementás la táctica de Galán en tu categoría, no sirve. Si nadie intenta copiar la velocidad de Messi, ¿por qué si le quieren pegar como Tapia?. Aunque ellos lo hagan parecer sencillo, si vos pretendés imitarlo probablemente pierdas 6-3 y 6-2. Te lo firmo donde quieras. Ésto es lo más importante a la hora de construir tu metodología de juego: mi trabajo más difícil es hacer que el jugador comprenda el deporte. Los que son metódicos y estrictos aprenderán los golpes mediante la repetición, pero cada vez que la pelota cruza por encima de la red hay que tomar una decisión. “¿Voy a la red? ¿Me quedo? ¿Globeo? ¿Voleo? ¿A la reja? ¿Plano al fondo?”. Son decenas de opciones entre las que debo elegir…

– ¿Pensamos al pádel como algo mucho más difícil?

Que te quede este consejo: intentá aguantar una más. Una más. Prefiero que después del punto digas “podría haberlo ganado antes” antes de “¡para qué me apuré!”. Que tu cabeza espere un golpe más. Cuando te venga y digas “a ésta la reviento”, desacelerá el brazo. Porque así Belasteguín fue número uno 16 años y ganó 227 títulos. Es un deporte de decisiones, el tema es que para decidir hay poco tiempo. Entonces cuando más conocimiento tengas del deporte, menos tiempo va a necesitar tu cabeza para saber cuál es la mejor opción.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *