Salidas en falso, el punto débil de Armani

Es como encontrarle una falla mecánica a una Ferrari. Franco Armani es una máquina confiable, tanto que un error suyo causa extrañeza. Ahora bien: si los yerros se repiten, esto no sólo sorprende sino que a la vez preocupa. Es lo que está sucediendo con el arquero que hizo historia en River. El casildense de 35 años, que aspira a jugar su segundo Mundial con la Selección Argentina en Qatar 2022, no está en modo Pulpo. Y frente a Talleres, como le había ocurrido contra Banfield y -en menor medida- contra Argentinos, esto quedó en evidencia.

Su desesperada y desprolija salida este miércoles en Córdoba, en la que chocó con Maidana y le dejó servida la pelota a Girotti -el punta finalmente no logró patear con fuerza desde el piso- es acaso un botón de muestra que evidencia ese bajón que parece estar transitando el portero. Pues no transmitió la habitual seguridad ni en ese intento de despeje ni en la mismísima jugada del gol de Valoyes, cuando pudo haber intentado bloquear el centro de Girotti.

Un error similar al que cometió al no atinar a interceptar el centro que derivó en el gol de Ávalos frente a AAAJ y que se alinea con lo ocurrido el domingo en el Florencio Sola, cuando no consiguió atenazar un pase largo y frontal de Nico Domingo, dejando muerta la pelota para que Perales marcara. Ahora bien, en Córdoba hubo un atenuante que pudo haber jugado en contra de Armani: le tocó custodiar el arco complementando a una defensa alternativa conformada por Mammana (primera vez de titular desde su regreso), Maidana (cada vez sufre más la falta de competencia), González Pirez (aún con la pesada mochila de su error en el Súper sobre su espalda) y Elías Gómez, quien ataca mejor de lo que defiende. De todos modos, en contextos similares las respuestas de Franco -ante Talleres con el brazalete de capitán por la ausencia de Enzo Pérez- habían sido efectivas hasta hace muy poco. Y es eso lo que genera sorpresa independientemente de que sólo se trate de un mal pasaje.

Armani, rendido ante la definición de Valoyes. Dudó en salir y lo pagó caro. Foto: Fotobaires

Armani, rendido ante la definición de Valoyes. Dudó en salir y lo pagó caro. Foto: Fotobaires

En River nadie duda de él, a punto tal que se le renovó su vínculo hasta diciembre de 2024 con una mejora salarial, cosa que le podría permitir -de respetar su contrato- meterse en el top 3 de arqueros con mayor cantidad de presencias en River detrás de Amadeo Carrizo y Fillol (le quedan otros 29, más 28 minutos, para superar a Comizzo).

En plena etapa de definiciones el margen de error se achica. En esos contextos Armani supo ser una Ferrari. En Núñez esperan que -pese a algún ruido- la máquina vuelva a rendir como siempre.

Mirá también

Mirá también

La mejor cara de Armani en 2022

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *