Russo, en qué está disconforme y qué busca


Fue el domingo por la noche. Después de la décimo tercera victoria de su ciclo, la novena seguida en la liga local. Después de haber cortado una racha negativa de Boca de nueve años sin ganarle a Newell’s en Rosario. Después de haberse anotado en la historia de Boca como el único técnico que no perdió en sus primeros 16 partidos. Miguel Ángel Russo se paró frente a las cámaras y explicó por qué gritó tanto desde el costado del campo de juego: a pesar de todo lo conseguido, se había enojado por distintas situaciones observadas durante los 90 minutos. Los triunfos, para el entrenador xeneize, no tapan todo.

Desde que se aseguró una fecha antes el primer puesto del grupo H de la Copa Libertadores, Russo empezó a preparar a su equipo para los octavos de final, por lo que aprovechó cada ensayo, cada amistoso y cada partido para optimizar el rendimiento y tratar de recuperar el nivel alcanzado en marzo, cuando la pandemia paró al país, al fútbol y a su Boca. “Desgraciadamente, con el parate fuimos los que más lo sentimos, veníamos en un envión… Volver a ser lo que fuimos en marzo es muy difícil”, aseguró el DT, que siente que de no haber parado no tendría tantos problemas para solucionar sobre la marcha.

Mirá también

Miguel viene probando distintas variantes en busca del funcionamiento ideal (Prensa Boca).

Mirá también

Porque para Russo el nivel que logró el equipo en la Superliga, con esos siete triunfos consecutivos que permitieron arrebatarle el título a River, no se repitió desde la reanudación de las competencias. “A este equipo hay que agregarle muchas cosas más”, avisó el entrenador el domingo, en ese contexto detallado más arriba, y señaló que en estas presentaciones se enojó porque su equipo por momentos tiró pelotazos, no achicó y permitió que el rival crezca. ¿Inconformista? ¿Perfeccionista?

El técnico usó estos partidos como prueba. Tres tubos de ensayo en tres encuentros.

En la búsqueda de su ideal, en el cierre del grupo y en las dos fechas de la Copa de la Liga apareció el laboratorio de Miguel para probar jugadores, a unos que no venían siendo titulares y a otros en distintas posiciones, e intentar mejorar aún más. Primero, frente a un rival como Caracas en la Bombonera, cuidó a Campuzano y probó con Pol Fernández en esa posición junto con una rueda de auxilio como Capaldo, y por primera vez probó con Cardona por la izquierda.

Luego, frente a Lanús, cambió por el doble 5 corredor con Campu-Capaldo, siguió Cardona por la banda (de visitante) y apareció Ábila en lugar de Soldano para sumar presencia en el área rival en lugar de sacrificio por el equipo, por lo que Tevez jugó más retrasado en la misma línea o por detrás de Wanchope.

Y el fin de semana, en la gran victoria contra Newell’s en Rosario, mantuvo el doble 5, incluyó a Villa y su velocidad/recorrido por la izquierda, Cardona de mediapunta y Tevez de nueve. Tres tubos de ensayo en tres partidos.

Mirá también Mirá también Mirá también

Ahora, la baja de Salvio no es un detalle menor. Porque la banda derecha lo tenía como único dueño, era un puesto en el que el DT no tenía que preocuparse ni buscar variantes, y en estos días tendrá que empezar a hacerlo por si Toto no llega entero a la ida contra Inter. Porque pierde a uno de los dos máximos goleadores del equipo, desequilibrio, presencia en el área rival y socio del Apache.

De los ensayos pasados y los que vendrán en los próximos dos partidos frente a Talleres y Lanús, saldrán las distintas estrategias y sus protagonistas para jugar ante el Inter. Una para la ida en el Beira Rio de Porto Alegre, posiblemente equilibrada entre marca y juego, con más dinámica en el medio, ida y vuelta por las bandas y un esquema cercano al 44-2 clásico que hasta ahora siempre usó de visitante. Y otra para la vuelta en la Bombonera, donde siempre apostó mucho más por el manejo de la pelota.

El objetivo final está clarísimo. Solucionar los problemas más importantes y encontrar los mejores intérpretes para la Libertadores. Porque, por más récords y rachas conseguidas, parece que sólo la Séptima podrá calmar el apetito de Russo y todo Boca.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *