Román conducción – Olé


Los botines los tiene ahí, siempre a mano, para sacarse el gusto de algún pase milémetrico o de algún caño en los picados con amigos que juega los sábados en el Tigre, muy cerca de donde vive (suele compartir esos momentos con el Tano Gracián, el Ogro Fabbiani, el humorista Martín Bossi, el ex tenista Martín Vasallo Argüello y algunos periodistas de su confianza). Pero el domingo, acaso por primera vez, Román disputará un partido en la Bombonera sin ponerse sus guantes mágicos. Esta vez la Bombonera lo verá en un palco y no adentro, pero es una verdad indiscutible que el choque ante Independiente, además del debut oficial de Russo como DT y de la disputa de tres puntos vitales para pelear el título cabeza a cabeza con el River de Gallardo, será el inicio de una nueva era: la de Riquelme conducción. Y por eso JR ya empezó a jugarlo…

Mirá también

¿De qué forma? Primero, compartiendo el almuerzo del miércoles con el plantel, fortaleciendo el vínculo con jugadores con los cuales tuvo un contacto cercano en este tiempo y, acaso, dando su bendición en la previa a un estreno que no será uno más para la vida de Boca: la era Riquelme despierta una gran esperanza en el hincha xeneize, que lo eligió para cambiar una historia de decepciones que pegaron duro en el último tiempo. Por eso, que Román haya estado en estas horas con el equipo no es menor. Incluso, también estuvo charlando con Miguel, el entrenador que él eligió para lanzarse a su nueva aventura, el hombre que dirigió a Boca rumbo la sexta Libertadores, la que ganaron juntos, la última que consiguió el club, la obsesión que ya es urgencia. Desde que fue electo vice 2º, Riquelme tuvo muy pocas apariciones públicas. De hecho, no viajó con el equipo para los amistosos en San Juan. Tampoco estuvo en la presentación de Russo, justamente. Ni siquiera en la de Pol Fernández (sí lo hizo su amigo Marcelo Delgado, intengrante del consejo del fútbol). Y todo a pesar de que ambos llegaron por su gestión. Su trabajo, en este tiempo, fue totalmente desmediatizado. Es decir, el modo Román dirigente fue muy diferente al modo Román en campaña, donde apareció hasta en un programa de la farándula como Intrusos. A favor: no saca rédito mediático de su trabajo. En contra: muy poco se sabe de sus movimientos, de cómo es, de cómo gestiona.

Mirá también

Por eso, cada aparición ahora genera tanta o más repercusión que antes. Igualmente, en el club aseguran que Riquelme es un dirigente muy activo, que va seguido al predio de Ezeiza (no tanto a la Bombonera) y que hasta muchas veces se carga de trabajo por demás. “Hay veces que no te deja nada. Quiere hacer todo él”, cuentan en su círculo íntimo. Y son habituales las respuestas en su entorno: “No sé, eso lo está manejando exclusivamente Román”. El respeto, en ese sentido, es supremo. A veces, reverencial.

De todos modos, que el 10 haya estado ayer con el plantel no fue circunstancial. El propio presidente Ameal le contó a Olé que el hombre que fue determinante para ganar las elecciones de diciembre se encargó de charlar uno por uno con cada integrante del equipo. “Román habló con todos los jugadores del plantel, sin excepción. Y lo hizo en privado, lógicamente. El, con Cascini, Delgado y Bermúdez les están inculcando cosas que ellos lograron. Y eso ya se nota. También habló con los chicos de Inferiores. Es un trabajo que no se ve, pero que él está haciendo. Es un dirigente presente”.

En ese marco, su última aparición pública fue en la presentación de la camiseta de adidas. Después, se mantiene al margen de los medios: no volvió a dar notas y eligió el silencio casi como medio de comunicación. Una filosofía de trabajo o, acaso, una forma de ser que ahora mantiene en otro rol. “Román, incluso siendo jugador, siempre salió a hablar cuando las cosas fueron mal o cuando debía defender al equipo. Después, no era de declarar mucho”, recuerdan en su entorno.

La otra decisión está vinculada a la atracción que genera su figura: en este tiempo, JR entendió que mostrarse con el equipo podía provocar que él fuera más protagonista que quienes deben ser los verdaderos protagonistas. Y por eso eligió no ir a San Juan o no mostrarse en alguna conferencia, en las que las preguntas iban a ser más para él que para quien estuviera a su lado de manera circunstancial (fuera un refuerzo o el propio DT).

Habrá que ver, eso sí, qué postura adopta Riquelme en los viajes por la Copa. Si ahí sí acompañará al plantel como vice, responsable del fútbol y, acaso, embajador de la Libertadores. O si mantiene este perfil. Lo que está claro es que la Bombonera lo espera el domingo para verlo jugar otra vez. En esta ocasión no será adentro, en el patio de su casa. Y acaso esté ahí su máximo desafío: romperla también desde afuera…

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *