River, una final y una visita de riesgo al Bicho

¿Cuál es la motivación de River para lo que queda de un año tan decepcionante a nivel juego y a nivel resultados? En un club que en todos estos años se ha acostumbrado a festejar y a jugar partidos decisivos, no resulta difícil adivinar que jugar los últimos seis partidos del año con el único objetivo de clasificar a la próxima Copa Libertadores sabe a muy poco. En todo caso, el incentivo de River para lo que falta debiera ser evitar lo que en términos futbolísticos no estaría muy lejos de la palabra papelón: dar el presente en el certamen continental (que durante la era MG lo tuvo al CARP con asistencia perfecta y siempre, además, en playoffs) es poco menos que una obligación deportiva, pero también económica. Y es que el presupuesto del ejercicio de 2023 contempla a un River llegando, al menos, a octavos de final de la CL y embolsando u$s 8.100.000 por premios (al valor que Conmebol les puso para 2022), una cifra a la que sólo se acercaría si llegara a la final de una eventual Copa Sudamericana según la escala actual de la Confederación.

Mirá también

Ya sin la chance de entrar por la Copa Argentina, la obligación parece aún mayor por contexto, porque los rivales de River en la pelea por ingresar a la próxima edición de la Copa no la pasan mucho mejor que el equipo de Gallardo: el jueves Gimnasia (ganó sólo uno de sus últimos cinco juegos) apenas empató con Barracas, el viernes Estudiantes volvió a perder (tercera caída al hilo) y lo hizo frente a un Colón que estaba en la lona y este sábado Huracán, que venía mejor, cayó en el derbi barrial con San Lorenzo.

Mirá también

River, de año muy flojo, siente la obligación de clasificarse a la Libertadores 2023. (AFP)

River, de año muy flojo, siente la obligación de clasificarse a la Libertadores 2023. (AFP)

Así las cosas, el partido de este domingo en La Paternal es una final en sí misma: Argentinos Juniors, que viene de golear en Santa Fe, está solo a tres unidades de River en la tabla anual y va a intentar aprovecharse de la coyuntura para igualar la línea en la que están el CARP y GELP, los últimos que se meten por ahora en la Copa por la vía de la clasificación general de la temporada. Una clasificación que a lo sumo podría darles un guiño de acceso a los tres clubes si, por ejemplo, Racing o Boca -que están por encima en esa tabla- salieran campeones de la Liga y habilitaran un cupo más, algo que podría no suceder por la sumatoria de puntos si el ganador del título fuera Atlético Tucumán (líder de la LPF, por su floja primera rueda hoy se ve afuera, incluso, de puestos de Sudamericana).

Mirá también

En cualquier caso, es un juego de riesgo el que tendrá River en el Diego Maradona, una cancha siempre muy complicada más allá del historial favorable del ciclo MG (un empate y dos triunfos, el último en octavos de la Libertadores el año pasado). Un historial favorable, claro, con otros equipos: éste, su versión 2022, no dio la talla en ninguna de las paradas bravas de la temporada y por eso el pronóstico siempre es reservado para un 11 que nunca fue confiable. Será La Partonal.

Mirá también

Mirá también

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *