River, sin goles ni refuerzos: aceleran negociaciones

Cero victorias, cero goles a favor, cero refuerzos. De todos los ceros que hacen al presente de River en este inicio de semestre, evidentemente el que más inquieta por estas horas a Marcelo Gallardo es el del mercado de pases. Es, al mismo tiempo, el más complejo de revertir a esta altura del asunto: el deadline para presentar la lista de buena fe actualizada a Conmebol para encarar los octavos de final de la Copa Libertadores tiene por delante apenas una semana.

Y si bien es cierto que para la serie contra Vélez contará con Julián Álvarez en su propio Last Dance, el escenario no es el que idealmente diagramaba el entrenador.

Por caso, esperaba ya contar hace dos o tres semanas con un Lucas Beltrán que a este paso difícilmente llegue antes del primero de julio y entonces, como Colón parece decidido a mantenerlo en su nómina copera, quedaría vedado para lo que resta de esta edición de CL. Lo que sí sabía el Muñeco es que éste no sería un mercado fácil: la ventana de transferencias es un dolor de cabeza para River con un par de variables de contexto que juegan muy en contra.

Mirá también

Por un lado, con una búsqueda muy acotada en el medio local (no consideran que haya demasiadas alternativas válidas por nivel para jugar ponerse la Banda), el atraso cambiario del dólar argentino de por sí es una complicación para tentar a un futbolista que juegue en el extranjero. Por otro, el calendario también conspira como nunca: que la gran mayoría de los libros de fichajes en Europa recién cierren a fines de agosto es decisivo para mal, especialmente cuando en nuestro país la pelota ya rueda desde hace rato.

Mirá también

En el caso de River, rueda pero no entra al arco rival: con el gol que hizo el jueves Gaspar Servio (sí, un arquero y un ex) para que Rosario Central le ganara 1-0 a Godoy Cruz, el CARP es el único de los 28 equipos (sí, 28 equipos) de la Liga Profesional que todavía no gritó, en lo que representa una marca histórica de inicio de campeonato (sólo igual a la del torneo 18-19), que podría agravarse si no levanta cabeza mañana otra vez en Santa Fe: si Unión, como sucedió en la última Copa de la Liga, le gana, podría dejarlo último en la tabla.

Mirá también

Para que eso no ocurra, el arco tendrá que abrirse y para eso necesitará mejorar no sólo la puntería sino el funcionamiento. Pero al corto o mediano plazo será también imprescindible traer delanteros: si aún con Julián parece faltarle un recambio confiable para abrir los partidos, proyectar este panorama cuando el cordobés ya se entrene en Manchester es poco menos que desolador. Porque durante los tres partidos que jugó el equipo en esta Liga el “Hagan un gol” fue tendencia en Twitter, pero también lo fue “Traigan un 9”.

Los refuerzos que busca River en el mercado

Aún con las dificultades ya mencionadas a cuestas, River lo intenta. Más allá del sueño de Luis Suárez, por el que el club llevó adelante tratativas casi artesanales hasta el punto en que ya no depende de la seducción del CARP sino de una decisión personal de la estrella uruguaya que se hace esperar, la CD apunta a tener en estos días mayor “agresividad en las negociaciones”, como pidió públicamente Gallardo y como exigió en privado en las últimas horas. Por eso se trabaja en silencio en varios frentes abiertos.

Uno es el de Miguel Ángel Borja: ya con un guiño de parte del jugador, ahora entra en la sintonía fina de conversaciones con Junior, que más allá de haber quedado fuera de carrera en la Sudamericana y en el torneo colombiano -con MAB apuntado por la opinión pública como principal responsable- tampoco parece tan convencido de desprenderse de su goleador.

Borja, por el que River pisa más fuerte.

Borja, por el que River pisa más fuerte.

El club de Barranquilla pretendería recuperar más de la mitad de la inversión de u$s 3.500.000 que hizo para comprarle a Palmeiras el 50% de la ficha de Borja hace seis meses: no largarán su parte por menos de 5 millones de dólares y en principio pedirían un plan de pagos riguroso con una primera cuota muy fuerte al momento de la firma. “Si la oferta es buena, no le voy a cortar la carrera a Borja”, aceptó al respecto Juan Cruz Real, su DT, en diálogo con La Red. ¿Le abren las puertas?

En paralelo, Matías Arezo es otro futbolista que interesa más como una apuesta a futuro que como una garantía para reemplazar a Julián: el uruguayo de 19 años ya dijo que se muere por ponerse la Banda y el Granada, ya con un presupuesto de Segunda, estaría dispuesto a negociarlo pero no a regalarlo: invirtió cerca de € 7.000.000 en la mitad de su ficha. A favor de River, que buscaría un préstamo con opción, juega su representante, Paco Casal, de estrecho vínculo histórico con Núñez.

Mirá también

En cuanto a Valoyes, desde Córdoba trascendió ayer que por pedido expreso del jugador Talleres empezó a bajar sus pretensiones: River había salido espantado cuando Fassi pidió más de diez millones de dólares por el colombiano (que tramita su ciudadanía argentina) o el 50% que aún conserva el CARP de Girotti, el préstamo de Palavecino (!) y dinero. Ahora, con un panorama más abierto, podrían volver a sentarse a negociar.

Algo que podría pasar también con Nahuel Bustos si el Girona el domingo no le gana al Tenerife en las Islas Canarias por el ascenso a LaLiga: aunque el ex Talleres tiene como prioridad seguir en el fútbol europeo, desde el City Group, dueño de su ficha, no ven nada mal un paso a River como relanzamiento de su carrera.

Bustos y Arezo, dos que gustan en España.

Bustos y Arezo, dos que gustan en España.

Lo cierto es que por ahora el número de refuerzos, como de goles y de triunfos, es cero. Y que el mundo River, con Gallardo a la cabeza, empieza a inquietarse. Cero o no ser…

Mirá también

Mirá también

Mirá también

Mirá también

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *