River, Boca y un Súper que promete un choque de fuerzas

Ya se juega. ¿Se juega? No fueron pocos los superclásicos en los que últimamente ese término es casi una manera de decir. Tal vez haya sido el cambio de paradigma que significó ese Big Bang que fue la final de la Copa Libertadores 2018 en la capital de España el que condicionara los partidos subsiguientes. Tal vez, también, hayan sido los momentos: un ciclo completamente asentado, con una identidad y una idea de juego muy claras, contra un equipo que a veces da la sensación de estar en reconstrucción permanente, en una búsqueda en loop, con cambios de entrenadores, de jugadores y de premisas. River y Boca.

Mirá también

Tal vez ese contraste haya conspirado contra ver a Boca medir fuerzas con el River de Gallardo en el tú a tú, en el proceso que engloba a todo el fútbol argentino desde hace años y que es cada vez más acentuado: en estos partidos el miedo a la derrota suele ser bastante más pesado que la ilusión por la victoria. Pero llegado a este punto, hay razones para creer que el partido de esta tarde-noche de domingo (19 horas) en el Monumental puede ser un poco más vistoso.

Battaglia y el Muñeco, en el último Súper en el Monumental (AFP)

Battaglia y el Muñeco, en el último Súper en el Monumental (AFP)

Aunque por los últimos antecedentes una derrota impactará mucho más en Boca que en River, las nubes de tormenta de la Pantera Rosa que parecían perseguir a Battaglia se alejaron en los últimos días. Y el técnico encontró en su último partido un cambio que no es cualquier cambio: la decisión del entrenador de ubicar a Pol Fernández en el centro de la mitad de la cancha a lo Enzo Pérez, como un 5 moderno, va en el sentido de pensar en una intención de juego más sofisticada, de mayor tenencia, de defenderse con la pelota. Incluso la movida por volver a jugar con un enganche que esta vez volverá a ser el chico Aaron Molinas significa toda una definición de estilo. Entre el nuevo 10 y el nuevo 5, Ramírez y Medina garantizan buen pie y movilidad.

Mirá también

Claro, habrá que ver si el esquema y la intención de Boca van en sintonía con los nombres que propiciaron un salto de calidad en el triunfo contra Estudiantes en La Plata: en el último clásico en el Monumental el 4-3-1-2 que plantó el actual deté fue más conservador de lo que podía preverse, con un plan de juego que se agudizó en su estrechez y quedó desenmascarado con la expulsión de Marcos Rojo por la que SB sacó de la cancha a su jugador más creativo, que era Cardona.

Mirá también

Habrá que ver, también, si River permite que Boca despliegue ese fútbol aspiracional que imagina su técnico o si lo llevará a la fuerza (a los pases y a la intensidad para recuperar bien alto) a replegarse y buscar salir de contragolpe con la velocidad de Villa y la jerarquía de un Benedetto que aún sin estar al 100% es uno de los delanteros más peligrosos del país. “No somos Estudiantes”, dijo Gallardo sin ser despectivo sino meramente analítico: tiene razón; el Pincha practica un fútbol más directo, que no hace culto de la posesión.

Aunque todavía no haya hecho el “click” que pidió MG para encontrar esa velocidad crucero de buen juego con la que terminó desfilando en la última Liga Profesional, el nivel del CARP viene en alza, con un segundo tiempo casi perfecto contra Gimnasia el domingo pasado y con puntos altos en cada línea entre un asentado Paulo Díaz atrás, el playmaker que es Enzo Fernández en el medio y la electricidad de un Barco que se va adaptando rápido y que empieza a formar una dupla insoportable con Julián Álvarez.

Mirá también

El Araña, superhéroe del pasado derbi, posiblemente juegue el último River-Boca antes de volar a Manchester y todavía sin la sintonía fina que lo llevó a ser el killer admirado por Guardiola será seguramente una de las grandes preocupaciones de marca de Rojo y Zambrano, que estará desde el arranque por la sensible baja del Cali Izquierdoz.

Mirá también

Sí, ya se juega. Y, a mediados de la Copa de la Liga, sin tanto riesgo, hay razones para pensar que los dos equipos medirán, de una vez por todas, sus fuerzas evitando especulaciones. ¿Ambos confían en lo que tienen para hacerlo? Gallardo, seguro: por algo el Muñeco adelantó su alineación 48 horas antes en conferencia de prensa, como pocas veces sucede. ¿Y Boca? Más allá de haber tomado la supuesta recomendación ¡de un chamán! para usar su camiseta alternativa y de haber puesto el foco en el arbitraje para intentar abrir el paraguas, en lo futbolístico debería tener fe. Por algo son los dos clubes más grandes del país.

Formaciones de River y Boca

River: Armani; R. Rojas, P. Díaz, González Pirez, Casco; E. Pérez; S. Simón, E. Fernández, De la Cruz; Barco y J. Álvarez.
Boca: Rossi; Advíncula, Zambrano, Rojo, Fabra; Medina, G. Fernández, Ramírez; Molinas; Villa y Benedetto.
Árbitro: Darío Herrera.
TV: Televisan TNT Sports y Fox Sports Premium.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *