Riquelme hizo bajar del micro a los jugadores de Boca

La noche de la Bombonera tuvo un montón de imágenes. Casi todas, por supuesto, en relación a Diego Maradona. Desde la fiesta que armó la gente de Boca con cotillón, cantos y mucha emoción, pasando por los globos que se enviaron al cielo con la 10 azul y oro, y hasta Dalma recibiendo una camiseta enmarcada en manos de Izquierdoz y el Pulga Rodríguez festejando su gol y besándose la cara de Diego en la camiseta. Sin embargo, hubo una imagen que, pese a todo eso, retumbó más que todas

Cuando terminó el partido y los jugadores de Boca ya estaban subidos al micro para irse al hotel donde concentran y tienen sus autos, ¡Juan Román Riquelme! los hizo bajar a todos, los metió en el vestuario y hubo charla grupal.

La imagen fue elocuente. Y llamativa. Porque mientras el micro esperaba en el playón de la Bombonera, el vicepresidente bajó del palco en el que vio el partido, encaró al bus de frente acompañado solamente por una persona de seguridad, se arrimó a la trompa del vehículo y desde allí hizo un gesto con sus manos. Ese mismo gesto bastó para que el grupo de futbolistas que se había subido se bajaran inmediatamente.

¿Qué pasó en el vestuario? Riquelme, que antes de esto habría charlado con Jorge Ameal, mostró su descontento no solamente por el partido que Boca perdió con Gimnasia y por la falta de respuesta, sino también porque, internamente, le molestó muchísimo que apenas media hora después de haber perdido la mayoría ya estuvieran bañados, cambiados y listos para irse.

“La charla fue durísima, desde afuera se escuchaban las puteadas. Los zamarreó”, le dijo a Olé alguien que vio entrar como una tromba a Román.

Mirá también

Lógicamente esta exposición que Riquelme hizo delante de la gente y de muchos medios que presenciaron toda la secuencia, se dio a 72 horas de una final para Boca, que pese a que es una semi con Argentinos de Copa Argentina definirá muchas cosas: desde la suerte (o no) de Boca en la próxima Copa Libertadores y hasta el futuro de Battaglia…

La charla en el vestuario duró entre 15 y 20 minutos y, según pudo averiguar Olé, fue un monólogo de Riquelme, que no es la primera vez que se pone cara a cara con el plantel, de hecho ya lo había hecho en Ezeiza antes del cruce con River en Copa Argentina.

La cara de Riquelme durante la caída con Gimnasia.

La cara de Riquelme durante la caída con Gimnasia.

Román está caliente, se le notó en su conducta y sobre todo en la charla del vestuario, de la que no habría participado Battaglia, más allá de que se cree que en estas horas JR y el León tendrá una reunión. ¿Cómo seguirá esta historia? ¿Cómo pegará en la intimidad del plantel? ¿Tendrá efecto el miércoles? Lo único claro por ahora es que Riquelme los mandó abajo del micro…

Mirá también

Noticia en desarrollo…

LOS VIDEOS DE BOCA 0-GIMNASIA 1

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *