regreso tras 253 días y clave en el 2-0

Del 28 de febrero al 8 de noviembre. 253 días que parecieron interminables. De ese partido contra Sarmiento de Junín, la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda, la operación a la que concurrió Miguel Russo, el largo camino de regreso que le consumió ocho meses y un poco más. Por eso sorprendió el nivel con el que Eduardo Salvio recuperó su status de futbolista activo. Porque volvió pleno, físicamente rápido, con el cambio de ritmo en velocidad que fue -es- uno de sus sellos, lúcido, bien con la pelota, como si nunca hubiera dejado de jugar.

Salvio festeja el segundo gol de Boca (foto MARCELO CARROLL)

Salvio festeja el segundo gol de Boca (foto MARCELO CARROLL)

Ingresó por la lesión de Agustín Almendra a los 19’ del segundo tiempo y no tardó nada en hacerse notar. Siete minutos después, apareció como un rayo por la derecha, llegó justo a tirar el centro (la pelota estuvo a centímetros de salir), que Villa tomó con un tiro que sacó Devecchi, pero no impidió la llegada vacío de Cardona​ para anotar el segundo gol.

Pero hubo más de esas apariciones en el área rival que tanto rédito le dieron a Boca con sus goles clave, aunque esta vez no se le dio. Primero, un remate de afuera que el arquero de Aldosivi le sacá abajo. Casi enseguida, demoró la definición cuando buscó sacarse de encima un rival con un engancha. Y finalmente, cuando aceleró por el medio con otro pique tremendo, y un tiro de zurda que otra vez De Devecchi le sacó afuera.

Un refuerzo

Así, Toto demostró que es un refuerzo de categoría, una ausencia que no pasó inadvertida en estos tiempos tumultuosos para un Boca que, mientras Salvio estuvo lesionado, sufrió la eliminación de la Libertadores, su suerte errática en la Liga, el cambio de entrenador, la inclusión de muchos jóvenes, una búsqueda de un nuevo equipo que hará que la presencia de un jugador de jerarquía como él sea muy necesaria.

Ahora bien, su futuro en el club no está tan claro. Salvio tiene contrato con Boca hasta junio del 2022, y es uno de los casos que Boca tiene que resolver (como con Cardona y Pavón) en los próximos meses. Cerca de Toto marcan que el jugador está muy a gusto en el club, aunque a principios de año, antes de la lesión, manifestó su intención de cambiar de aire.

Ahora, recuperado de la lesión, el mediocampista siente el deseo de devolverle algo al club luego de tantos meses de ausencia. Pero no será fácil. Salvio cobra un contrato europeo, una cifra que en este contexto del fútbol argentino es insostenible. En este marco, la negociación será muy complicada. El deseo está, Toto también. Sano y Salvio.

Mirá también

Mirá también

Mirá también

LOS GOLES DE BOCA EN MAR DEL PLATA

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *