Racismo y reacción en Platense

La imagen de Harrinson Mancilla llorando sobre el hombro de su entrenador Israel Damonte, que lo contiene y consuela, está dando la vuelta al mundo para ilustrar una de las peores noticias de este domingo. En verdad, Mancilla lloraba de dolor y frustración: acababa de entrar para jugar menos de diez minutos y, en un lance del partido, tuvo una mala caída y se lesionó un brazo. El DT lo tuvo que reemplazar.

Pero esa imagen de Mancilla llorando quedó asociada a la otra herida, la que le infligieron casi en seguida desde la platea de Platense, cuando se dirigía con su tristeza a cuestas al banco y le gritaron insultos racistas, vinculados a su condición de colombiano de raza negra. Esa es la info que anoche se replicaba por todas partes.

Hinchas de la misma platea reprueban al que insultó a Mancilla.

Hinchas de la misma platea reprueban al que insultó a Mancilla.

Mirá también

Suplentes, cuerpo técnico y auxiliares de Sarmiento, el equipo de Mancilla, saltaron a defender a su jugador, y hasta cruzaron al plateísta agresor, lo señalaron y fuerzas de seguridad se acercaron a llevárselo de la platea.

Casi no hay ya nuevos comentarios o calificativos para quienes vomitan expresiones discriminatorias; en todo caso, recordar que el ámbito futbolero no ha hecho su deconstrucción cultural y sigue creyendo que la cancha, durante un partido, suspende todo valor, la educación, el significado de las cosas, y cualquier barbaridad se disculpa en que el insultado es un enemigo, juega para el otro.

Mirá también

Algo nos puede inducir a pensar que no todo está perdido. Cuando los demás plateístas de Platense identificaron al ofensor, ellos mismos fueron a reprochárselo. Esta última es también una conducta inusual que podría devenir un gesto de salud social, el principio de algo.

No estaría mal que el club hiciera ver con alguna declaración y alguna medida, que Platense se parece más a esos hinchas que reaccionaron, que al desubicado que todavía no entendió el tiempo y el mundo en que vive.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *